HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Float, izquierda

HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Solo para mayores de 18 años


Float, izquierda
-
______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________







______________________________

______________________________

______________________________

______________________________


El conservador 1



Me llamo Sonia tengo 28 años y si tuviera que describir mi físico seria como el de una mujer atlética, alta 1.73 y con unas medidas mas que aceptables 95-65-90 eso unido a unos ojos azules y una cabellera rubia trigueña, que desde niña me he acostumbrado a llevar larga dan de mi una imagen bastante buena.

Antes de conocer al que es mi marido Pablo, siempre fui muy activa sexualmente, hace tres años que nos conocimos, al principio el “exceso” de respeto y la falta de interés en el sexo me llevaron a pensar, en que quizás tenia alguna duda sobre su “orientación sexual” pero no, el caso es mucho mas simple que todo eso, simplemente es que recibió una educación muy conservadora.

Es muy atento me quiere mucho y siempre esta pendiente de mí excepto en el tema del sexo, eso se reduce desde que nos casamos a un polvo cada vez que lo requiero en la posición del “misionero” y después un “buenas noches cariño” lo he pasado muy bien.

En el año que llevamos casados no he tenido ni un orgasmo, he tenido que fingir unos cuantos para que el se quede tranquilo, pero ha llegado un punto en que tengo que encontrar una solución al problema porque ciertamente lo es.

En todo este tiempo en varias ocasiones me ha pasado por la cabeza encontrar un amante, algo que no me seria difícil pero el caso es que lo quiero a él, cuando hablamos de sexo su respuesta siempre se reducen a lo mismo.

Soy afortunado de tenerte, me gustas mucho y para que complicar las cosas si así estamos bien.

Regenta su propia empresa de Informática y económicamente nos va bien, voy al gimnasio tres veces en semana y un día en el vestuario oí a dos compañeras que creían que estaban solas o que no les importaba hablarlo, una decía a la otra.

Los dos días que no vengo al gimnasio son para que me den un “Masaje Tailandés”.

La otra pregunto si es que tenia algún tipo de molestia, a lo que le respondió que eran masajes eróticos y que gozaba con ellos de una forma bárbara.

Pocos días después Pablo llego a casa quejándose de un dolor en la espalda, era una contractura le comente que fuera a tomar un masaje. Algo que declino diciendo que andaba justo de tiempo y que acudir a un centro para eso le descuadraba toda la agenda, que ya se pasaría.

Busque en Internet y contacte con un centro de “masajes con final feliz” me interese por la posibilidad de recibir atención domiciliaria, algo que sin ser lo usual no descartaban, encargue un servicio para esa noche, a partir de las siete que es cuando suele llegar Pablo, la chica de no mas de 23 años llego un poco antes con una camilla plegable.

Cuando hablamos un poco me comento que se llamaba Liu y que la camilla estaba obligada a traerla, pero que el masaje era mucho mas efectivo en la cama, fue cuando le di instrucciones y fueron muy claras.

Mi marido es muy conservador, quiero que le hagas todo lo que sepas pero no podrá ser hoy, vendrás al menos tres veces y en esta primera te limitaras a darle un masaje relajante y rozarte con el de forma fortuita, nada explicito no quiero que rechace el resto “del tratamiento”, mañana vendrás antes y primero me relajaras a mí pues realmente estoy tensa y fue cuando me dijo.

Bueno el asunto es que los dos próximos días los tengo libres, nos turnamos así entre semana para estar todas disponibles para el fin de semana que es cuando mas trabajamos.

¿Para ti seria un problema venir unas horas estos dos días y cobrar el servicio en su totalidad mas un plus por las molestias? porque si no puede ser así tendría que llamar a la agencia para que enviaran a alguien que sí trabaje los tres días seguidos.

¡No! no se preocupe, si necesita que venga lo haré encantada y en cuanto a usted la puedo relajar ahora si quiere.

No hoy no es de mí de quien tienes que ocuparte es de mi marido pero recuerda, no lo asustes y no lo digo en broma.

Pocos minutos después llego Pablo, le comente que había hecho venir a una masajista, me miro con cara de disgusto pero no protesto, solo me beso y me dijo.

Bien tú ganas, eso se habría ido solo. No era necesario llamar a una masajista seguro que hay gente que la necesita mas que yo.

Diciendo eso se puso en manos de la masajista quien le indico que se desnudara y se colocara un amplio kimono, mientras ella extendía una sabana impermeable sobre la cama, lo coloco bocabajo y sentándose sobre sus riñones tras descubrirle la espalda fue clavando sus dedos en la carne subiendo por la espalda hasta el cuello proporcionándole un agradable masaje.

Para llegar ahí pues Pablo mide casi 1.90 la única opción fue clavarle los pezones en la espalda, aunque ella iba cubierta pero sólo con una tenue bata corta de seda.

Cuando parecía que Pablo se había dormido pues su semblante con los ojos cerrados así lo indicaba, la chica se dio la vuelta, y separándolas comenzó primero con una pierna y después con la otra, eso puso a Pablo en alerta pues el kimono ya no cubría nada.

Las separadas piernas dejaban al descubierto su esplendido sexo que en reposo había quedado hacia abajo, como colgando pero que ahora sus mas de 22 Cm. se mostraba en su máximo esplendor pugnando por erguirse sin conseguirlo chocando contra la cama, por lo que seguro que le molestaba.

La chica fue muy discreta siguiendo mis instrucciones y no “toco” nada mas que lo imprescindible, termino y después de sacarle totalmente el kimono, le aplico por toda la espalda cintura glúteos y piernas una loción o aceite que lo acabo de relajar, la chica se levanto y le pidió que permaneciera así al menos por diez minutos tras cubrirlo con el kimono.

Paso junto a mí y mientras se quedaba desnuda del todo para después de limpiarse las manos con una toallita húmeda, comenzar a vestirse me pregunto si me parecía correcto el tratamiento y lo que ella podía ofrecerme.

Mañana recuerda venir antes y me relajaras antes a mí si te parece.
El servicio de ese día estaba pagado en el centro mediante tarjeta de crédito le di 100€ como propina y aliciente.

Esa noche cuando pregunte a Pablo como estaba, me respondió que el masaje le había hecho bien y al acostarnos esa noche, el sexo fue algo mas intenso pero poco.

La tarde siguiente espere a la masajista con una bata también de seda y sin nada debajo. Al llegar me pregunto si podíamos comenzar, coloco la sabana sobre la cama, se desnudo y me quito la bata, me ayudo a colocarme sobre la cama y arrodillada a mi lado, masajeaba el torso con el suyo, esos pechos pequeños pero duros me pusieron mucho mas tensa de lo que ya estaba.

Con gran maestría por su parte se coloco entre mis piernas y comenzó un masaje en el vientre, desde el final de mis pechos hasta las ingles, cuando comencé a temblar como una hoja fue cuando apoyada en mis tetas que comenzó a manipular con esos dedos que mas parecían tentáculos, al mismo tiempo parecían estar en todas partes igual presionaba los pezones que amasaba las tetas.

Se dedico a lamer los alrededores de la entrada al coño hasta que me penetro con su afilada lengua, fue una sensación sublime, nunca había estado con una mujer pero eso era, era muy diferente a cualquier cosa que pudiera imaginar.

Alcancé un orgasmo maravilloso, además de ser el primero en tres años, mientras me recuperaba lentamente de semejante situación, ella siguió masajeando ahora sí de “forma mas tradicional” Tailandés, con sus pechos todo mi cuerpo, cuando llego a los míos me atravesó una replica del orgasmo anterior.

Se dejo caer encima de mí para que la acariciara, tal y como estaba cruzada encima de mí metí el dedo índice en su depilado coño y el gordo en el culo y trate de juntarlos como si de una pinza se tratara, de joven lo había hecho alguna vez pero nunca apreté tanto como en esa ocasión.

Me miro con cara de suplica y entonces metí la otra mano entre nuestros cuerpos para alcanzarle un duro y diminuto pezón, para poder sujetarlo tuve que clavar mis uñas en el tironeándolo hasta que un suspiro se escapo de sus labios, afloje ambas presas y cuando pudo se levanto de encima mío.

Nos duchamos juntas y ella siguió con su rol de darme placer, me enjabono pero todos sus movimientos estaban cargados de sensualidad, al final optamos por salir pues faltaba poco para que llegara Pablo, cuando lo hizo estábamos sentadas las dos en bata la suya corta, tomando un refresco pero al mío había añadido algo de ron.

Cuando Pablo nos vio pregunto en plan gracioso.
¿Hoy abra dos masajistas?

A la que ella rápidamente respondió.
¡No! solo yo daré el masaje pero ella tendrá que aprender, mañana vendré por ultima vez, si no es que me precisan en un futuro y su esposa será quien le haga los masajes, mañana se lo haremos entre las dos, siempre que no le importe.

Diciendo esto ayudo a Pablo a desnudarse pero no le dio el kimono, Pablo se sorprendió un poco pero ella le aclaro que era su trabajo y que no había problema, lo ayudo a colocarse bocabajo bien sobre la sabana que era limpia, la cambio cuando terminamos nosotras y se saco la bata quedando completamente desnuda, así se sentó sobre los riñones de Pablo quien me miro inquisitivamente, yo solo le guiñe un ojo y le dije que todo estaba bien.

La chica en esta ocasión paso directamente a masajearlo con los pechos de forma que Pablo comenzó a tener una erección mas que notable, cuando comenzó a ponerse rojo, le tome una mano y la metí dentro de mi bata, cuando noto que no llevaba bragas se sorprendió pero la dejo ahí hasta que la chica decidió darle la vuelta, cuando se lo comunico le dijo.

Si lo desea puedo cubrirle la cara con un pañuelo de seda o simplemente los ojos con un antifaz si le molesta verme hacer mi trabajo.
Pablo con los ojos vidriosos y con una erección de caballo musito que no era necesario por lo que la chica continuo, primero sobre su torso, comprobando con las manos que la contractura ya no estaba presente, después siguió bajando hasta alojar la gran polla de mi marido entre sus pequeñas tetas.

En ese punto comenzó a pajearlo con ellas de forma que pude ver en los ojos de el que la eyaculación estaba a punto, ella también se dio cuenta por lo que procedió a seguir el recorrido y bajar por sus piernas casi hasta los pies, al llegar se dio la vuelta con lo que quedo arrodillada entre sus piernas, yo me sitúe junto a su cabeza y lo bese al tiempo que ella se metía la gran polla en su diminuta boca, esa mujer todo lo tenia pequeño pero admitía lo que fuera.

La sorpresa de Pablo fue grande pero como yo lo estaba besando en ese momento y no pare, no pudo hacer nada por evitar lo inevitable, se corrió en la boca de la chica la cual dada su gran experiencia fue succionando todo hasta no dejar huella de su trabajo, al terminar masajeo las piernas bajando hasta los pies y después salio de la cama, se sitúo frente a mí y me pregunto como si el no estuviera delante.

¿Lo ha visto bien, sabrá repetirlo al menos dos veces o más durante la noche? Es muy importante para que acabe de desaparecer la contractura.

Dirigiéndose entonces a Pablo le dijo.

Con el final del tratamiento mañana siempre que su esposa cumpla bien con esta fase durante esta noche, es muy posible que pueda hacer frente a situaciones de estrés sin demasiados problemas y cuando surjan ella lo podrá relajar.

Y ahora si no necesitan nada mas me iré.
Lo cubrió ahora sí con el kimono para que no se enfriara y salí con ella, al llegar al salón que es donde tenia la ropa antes de vestirse, abrió mi bata y me sorbió primero uno y después el otro pezón después me dijo que yo también estaba muy tensa.

Con eso era posible que se me pasara un poco. Le tome la cara con las manos y le di un profundo beso, metiéndole la lengua hasta los rincones mas profundos de su boca, después retorcí sus pezones y ella hizo lo propio con los míos aunque al ser el doble de grande que los suyos no necesito clavarme las uñas como yo a ella, quedamos que al día siguiente llegaría un poco antes.

Le di además de la “tarifa completa” que cobraba el centro por sesión, otros 100€ de propina, lo cierto es que se los había ganado.

Cuando regrese a la habitación, Pablo estaba aún en la cama con los ojos cerrados y medio cubierto con el kimono, al oírme abrió los ojos y me pregunto.

¿A que ha venido esto, era necesario que me hiciera eyacular en su boca y que lo tragara?

Lo que tendrías que preguntarte es otra cosa, ¿Qué tal te encuentras ahora? Su respuesta solo podía ser una y dijo.

He de ser sincero, me encuentro muy relajado, no solo de la contractura, hoy ha sido un día especialmente difícil, por causa de un cliente al que viniendo estaba dispuesto a enviarlo a paseo, todo y ser muy importante para la empresa.

He pensado fríamente y antes de que entraras he decidido aguantar sus impertinencias y eso gracias al estrés que ha desaparecido. No entiendo muy bien como ha sucedido, yo sabes que estas cosas no me atraen pero desde el punto de vista terapéutico doy fe que funcionan, debo estar equivocado.

Se ducho antes de vestirse para cenar, pero esa noche nos acostamos pronto y cuando le dije que iba a practicar lo que había aprendido de la masajista no puso inconveniente, el ponerlo a mil con una “cubana” no me fue difícil, tengo las tetas bastante mas grandes que las de Liu y antes de conocer a Pablo había hecho unas cuantas, bueno esas y muchas otras cosas.

Cuando llego el momento de mamarsela para “ordeñarlo” me entretuve con caricias, besos en el capullo y magreo de los huevos de forma que cuando engullí la polla el estaba mas que dispuesto a recibir el “masaje” prolongue todo lo que pude su eyaculación.
Cuando no pudo mas tubo el mayor orgasmo que había experimentado hasta el momento, que se reducían a simples eyaculaciones, que al comenzar se detenía para que salieran solas, sin gozar del subidón y después del relax que proporciona.

Me tendí a su lado y sin decirle nada durante un rato espere a que el hiciera o dijera algo, por fin note que se giraba hacia mi y me beso en el hombro primero y después avanzo hasta un pecho, los pezones se irguieron como pequeñas antenas y torpemente comenzó a acariciarme, esa fue la primera noche que tuvimos sexo de verdad.

Cuando noto que los pezones reaccionaban tanto ante las caricias, se dedico a acariciarme todo el cuerpo en busca de zonas erógenas externas, descubrió sin preguntar que el vientre para mí igual que para una gran cantidad de mujeres es muuuuuuuuuy erógeno y cuando acabo los descubrimientos en solitario me pregunto.

¿Soy un cretino verdad? darle tan poca importancia al sexo, porque en mi educación solo han intervenido unos reprimidos, ha sido una perdida de tiempo, ayúdame porque lo necesito, te necesito.
Cuando a mi alrededor todos estos años he oído y visto el sexo en otros, siempre los consideraba “raros” cuando el raro soy yo.

Sin pasarme, pues era la primera vez que se habría en ese sentido pero le mostré unas cuantas de las cosas que me gustan del sexo.
A las seis de la madrugada me dijo.

Hoy no iré a trabajar, me quedare contigo descansando y aprendiendo y después puedes llamar a la masajista pues ya no la necesitamos.

Pablo mejor que venga y termine “su tratamiento” nos ira muy bien a los dos, a ti para aprender a gozar y a mí para reeducarme un poco, en estos tres años que llevo contigo te quiero mucho pero me he oxidado, para eso te iras de las 17.30 hasta las 19.00 para que ella me explique algunas cosas que quiero preguntarle.

Cuando llegue, le dejaremos hacer su trabajo que será placentero para ambos y si mas adelante nos interesa la podemos llamar para que “nos haga un recordatorio” y de esta forma no será necesario salir a buscar quien nos satisfaga las fantasías que sin duda también tendrás, yo las he tenido siempre aunque desde que te conozco me las he guardado muy hondo.

Su respuesta fue.
Tienes razón cariño, como siempre.

Me atrajo hacia el me beso y después de acariciarme tiernamente me indico donde le “dolía” y le hice la cuarta mamada.
Después sin ducharnos nos dormimos.

Continuara.



© Acapucio

cain6666@hotmail.es

Ver más obras del autor

________________________________________________

Queda expresamente prohibida la publicación y la distribución de todo o de parte del contenido de la presente obra, sin previo y expreso consentimiento del autor

________________________________________________


0 Comentarios

______________________________

______________________________



______________________________

______________________________



NOTA

En este sitio Web no se evalúa ni censura ninguna obra, respetando de este modo a sus autores.

Por esto se publican “Tal Cual”, no realizándose ningún cambio en el texto original enviado.

______________________________





______________________________

ESTIMADO LECTOR



Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.



______________________________



Historias de Seducción pretende ser un portal para todos aquellos que gusten escribir en el genero erotico y para los que gusten el leerlo.
El erotismo un poco desprestigiado y confundido con pornografía hoy en día, esta lejos de ella por requerir del juego sutil de sentimientos, imaginación y de seducción antes de llegar a un posible y no imprescindible contacto físico de sus personajes.



______________________________