HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Float, izquierda

HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Solo para mayores de 18 años


Float, izquierda
-
______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________







______________________________

______________________________

______________________________

______________________________


EXTRANA VENGANZA (CONTINUACION)



Cuando Natacha entro al baño yo salí de mi escondite y me acerque a Victor, este casi se muere del susto, sus ojos casi se salen de las orbitas, no sabia que hacer o que decir, le hice señas para que no hablara en voz alta, rapidamente le explique todo, que era un plan de Natacha para vengarse por lo que le habían hecho en la fiesta él y Maritza, ella quería humillarlo y vejarlo pero el juego se había pasado de la raya porque Natacha también se quería vengar de mí también y yo no pensaba seguir su juego.

- Ella solo iba a seducirte y excitarte y el juego terminaba allí, pero tambien quiere vengarse ahora de mí por que me vio besándome con Maritza en la fiesta por eso no detuvo el juego cuando debía.

- Estoy muy sorprendido por todo, dijo Víctor aun entre asustado y sorprendido.

- Cuando regrese, dile que hable contigo y te conté todo y que me fui molesto nuevamente a la fiesta, por que se había pasado de la raya y por que se estaba vengando también de mí, si quiere estar contigo entonces que lo haga pero sin mí, yo me esconderé detrás de esa cortina en el balcón, dile que yo me regrese a la fiesta muy molesto con ella, que logro humillarme a mi también, quiero ver como reacciona, no me falles Víctor y no me vallas a traicionar.

- Esta bien Henry, hare lo que tu dices, lo que tu quieras mi amigo, eso si, no te vallas a poner agresivo si pasa algo con lo cual no contabas, dijo cínicamente, creo que Natacha esta a punto de serte infiel, creo que el juego se les escapo de las manos a ambos, yo conozco a las mujeres y se que Natacha quiere estar conmigo estés tu presente o no y he de confesarte que siempre le he tenido muchas ganas y tu lo sabes bien. ¿Tengo tu aprobación y tu consentimiento para lo que sea, si las cosas no salen como tú piensas y si Natacha decide quedarse conmigo?.

- No te aproveches de la ocasión Victor, no la obligues a nada, quiero ver que hace cuando piense que me he ido bravo, le dije muy serio.
Además quiero saber si puedo confiar en ella. Y que es capas de hacer, es una buena prueba la que le voy a poner. Auque confío en ella completamente y se que se ira inmediatamente, eso te lo puedo asegurar, yo la conozco bien.

Víctor se encogió de hombros y me dijo:

- No estés tan seguro de ella Henry, en las mujeres no se debe confiar.

Dicho esto cambie de escondite, le hice seña a Victor que iba a estar en el balcón detrás de la cortina.

Víctor se acerco a su equipo de música, coloco otro CD. y le subió un poco mas el volumen al equipo, se sentó en el mueble nuevamente se sirvió un trago y me guiño un ojo, estaba vez estábamos frente a frente.

Natacha salio del baño, se había maquillado y se había echado colonia, camino hacia Víctor con pasos cortos e inseguros, un poco tímida, en la penumbra de la sala se divisaban sus perfectas curvas, se veia que estaba mareada.

- Te estaba esperando preciosa dijo Victor parándose del mueble y extendiéndole las manos hacia ella.

- Víctor, me siento un poco mareada ya tengo ganas de irme lo siento, dijo ya con voz medio enredada por los efectos del alcohol. Me busco un rato con su mirada, camino hacia la cocina donde yo estaba anteriormente escondido, vio hacia el pasillo y se extraño de no verme por ningún lado.

- ¿A quien buscas, a Henry?, le pregunto Víctor maliciosamente.

- Ella se sorprendió, casi salto, y tú como sabes que Henry esta aquí? dijo ella extrañada.

- Cuando estabas en el baño, él salio de su escondite y me contó todo con lujo y detalle. Me contó tu plan de venganza hacia mí y te voy a confesar que en verdad me éxito mucho, no te imaginas cuanto me gustas Natacha, me tienes hechizado desde que te conocí.

- ¿Y donde esta Henry? ¿Que se hizo? Pregunto ella un poco angustiada.

- Se regreso a la fiesta, se fue molesto contigo por lo ultimo que hiciste, no estuvo de acuerdo con el beso que nos dimos.

- Bueno entonces tengo que irme, voy a regresar a la fiesta a buscarlo, no valla a ser que se desahogué con Maritza, llévame allá Víctor o me voy sola, dijo enérgicamente.

- Pero cual es el apuro, siéntate y hablemos un poco, si no quieres seguir tomando no tomes, le dijo él acariciando su cabellos, ven sentémonos aquí un momento, se acerco a su oído y le dijo: tengo un secreto que contarte es muy importante y te interesará mucho.

- Dime Víctor cual es ese secreto tan importante que tienes que decirme, por quiero irme ya, si Henry no esta aquí yo tampoco debería estar a solas contigo y menos mareada como estoy.

- Ya Natacha cálmate, ven bailemos un poco así sudaras y se te pasara rápido el mareo y te diré el secreto al oído, y veras que va a cambiar tu decisión de irte.

- Un secreto que va a cambiar mi decisión, dijo, extrañada.

Comencé a bailar, era una música suave, Víctor me abrazo y me atrajo hacia él. Yo aun no entendía nada, pero quería saber que se traía entre manos y cual era el secreto que me iba a contar, tenia mucha curiosidad. Me deje llevar por la música, él comenzó acariciar mi espalda. Me retire un poco y le pregunte muy seria:

- Me ibas a decir un secreto, estoy esperando.

- Esta bien pero prométeme que no me vas a delatar y harás lo que yo te pida.

- Bueno depende lo que me pidas si no es nada malo lo haré, me muero de curiosidad, te lo prometo, dime de una vez cual es ese secreto?

- Henry esta aquí, escondido en el balcón, me conto todo y me confeso que estaba muy exitado viéndote cuando hacías el show, que se éxito mucho cuando me besaste pero se hizo el bravo, no fue sincero contigo por que le dio pena y no quiere que pienses mal, eso lo puso a millón y quiere que continúe el juego pero sin que tu sepas que él esta aquí observando, él quiere que sea yo ahora el que te excité y te seduzca a ti.

- No creo! Henry no esta aquí, el jamás permitiría que yo hiciera eso, el se fue molesto, estoy segura. Le dije un poco alterada.

- Bueno mira disimuladamente hacia el balcón, esta detrás de la cortina.

Víctor bailando conmigo me giro para que yo quedara de frente al balcón y pudiera ver donde estaba escondido Henry.

- Si es verdad allí esta, vi su sombra a través de la cortina, le dije a Víctor asombrada.

- Me pidió que te sedujera y él me hará señas de cuando parar el juego. Quiere que te excité mucho y me pidió que esté pendiente de las señas que me hace, él quiere tener el control de todo. Si dudas, bésame nuevamente y veras que no va a salir a detener el juego, el quiere que que sigamos hasta donde el diga. El quiere verte muy exitada y que pienses que yo soy él.

Me parecía extraño que Natacha no se hubiese ido como yo pensaba, será que no la conozco bien como creía o será que Victor la esta enamorando y ella esta cayendo en sus redes.

No puede ser, pensaba dentro de mí, por que no se ha marchado, por que esta bailando con él, será cierto lo que me dijo Víctor y Natacha quiere serme infiel con él, será que Víctor tenia razón, esto me preocupa mucho, me tiene desconcertado su actitud. Nunca me imagine que estábamos cayendo en otra trampa de Victor.

- Esta bien si eso es lo que él quiere, lo haremos, pero antes dame otro trago ahora si lo necesito, dije un poco nerviosa.

Víctor me dio la botella, yo tome nuevamente varios tragos, la champaña era muy fuerte y casi me hacia perder la noción, nunca pensé que Henry me pidiera hacer esto, me imagino que le excita mucho pero le dio pena decírmelo. Bueno quiere hacerlo así lo voy a complacer hasta donde el diga, total no quiero que se moleste conmigo y podamos pasar una buena noche y disfrutar los dos al final como me imagino que es lo que quiere, como habíamos planeado al principio. Víctor coloco la botella en la mesa y me atrajo así él, sus labios se unieron a los míos en un largo beso, Víctor comenzó a acariciar mi cuerpo yo hice lo mismo. Poca a poca me llevo hasta el mueble, me subió sobre él, quede nuevamente con mis piernas abiertas sentada sobre el, Continuo besándome, fue un beso muy apasionado y caliente, yo estaba cediendo a sus encantos. En la posición que estaban ahora era Víctor el que estaba de frente a Henry y yo de espalda a él.

No creía lo que estaba viendo, nunca me imagine que Natacha se quedara con Victor sabiendo que yo me había ido, pensé que iba a irse inmediatamente, pero ahora sabia que no era así, ella no sabia que Víctor la estaba engañando nuevamente. Pensé que ella me estaba siendo infiel, nunca pensé que estábamos cayendo nuevamente en otra trampa de Victor, por estar vengándonos el uno del otro, se nos había escapado el juego de las manos. Víctor se estaba saliendo con la suya, pero ninguno de los dos lo sabíamos. Dentro de mi pensaba: ‘’vamos a ver hasta donde eres capaz de llegar Natacha, sabiendo que estas sola, por que estoy seguro que Pienza que me fui’’

- Que esta pasando Víctor, que seña te ha hecho Henry, dije al oído de Víctor.

- Me esta haciendo señas para que continuemos así, que siga excitándote aun mas y mas.

Víctor comenzó a bajarme los tirantes del vestido y yo reaccione rápidamente subiéndolos, Víctor siguió chapándome el cuello y manoseando todo mi cuerpo, yo en verdad estaba muy excitada no he de negarlo, mi respiración estaba muy agitada, también me excitaba saber que Henry me estaba viendo y que estaba de acuerdo con lo que estaba pasando, el tenia el control de todo. Víctor sabia lo que me hacia y lo hacia muy bien.

Yo desde mi escondite veia la escena y tenia celos y rabia, quería intervenir, pero a su vez quería dejarla a ver hasta donde llegaba Natacha, sin saber que nos están engañando a los dos y que estábamos cayendo en la trampa de Víctor.

- Que te pasa muñeca por que no colaboras, Henry quiere que sigamos, él me hizo señas para que te bajara el vestido.

- No lo creo, no puede ser, pregúntale nuevamente, dije un poco incrédula. O yo misma lo haré.

Víctor hizo un como si me preguntaba algo a mi. Yo no entendí nada.

- Me acaba de confirmar que siga, que te quite el vestido, dijo el muy seguro de si mismo, dándome un dulce beso en los labios.

- Esta bien si eso es lo que quiere, que sea así, lo complaceré, vamos a ver hasta donde aguanta, dijo ella encogiéndose de hombros.

Víctor volvió al ataque nuevamente, bajando los tirantes de mi vestido esta vez no opuse mucha resistencia, cerré mis ojos y deje caer el vestido hasta mi cintura mis pechos quedaron al descubierto, Víctor había quedado boca abierta parece que nunca había visto unos seños como los míos, erectos y muy firmen, comenzó a besarlos chuparlos y mamarlos delicadamente, yo cerraba los ojos y respiraba muy agitada, acariciaba los cabellos de Víctor.

Estuve a punto de salí y formarle un escándalo a Natacha, no podía creer lo que estaba viendo, Victor le chupaba ardientemente sus senos, los besaba, los apretaba y ella se sostenía de sus hombros con su cuerpo echado hacia atrás para que él pudiera disfrutar a sus anchas de la plenitud de sus bellos y macizos pechos, pero algo mas fuerte que yo no quería que terminara, ademas estaba dolido por que ella me había utilizado y me había mentido y ahora me estaba traicionando con Victor pensando que me había ido.

Víctor se inclino un poco para atrás y se quedo atónito detallando cada parte de aquel hermoso cuerpo, aun no lo podía creer que la tuviera desnuda y en sus manos y solo para él, volvió a besarla, esta vez mas apasionadamente y ella le correspondió igual, fue un largo beso, sus labios chocaban con fuerza, la excitación era muy fuerte, victor ya la estaba dominando. Yo por mi parte estaba muy exitado mi pene quería salirse de mi pantalón por el tremendo espectáculo que estaba presenciando. Sentía celos y a la vez quería vengarme de ella, por haberme engañado. Era una experiencia única e inolvidable la que estábamos viviendo.

De pronto Natacha volvió nuevamente a la realidad, Victor chupaba sus senos y apretaba sus bellas nalgas, trato de despegarlo de sus pechos pero este como niño chiquito se pego con mas fuerza y sus manos se deslizaron entre sus nalgas acariciando la entrada de su ano, de una forma muy suave y sensual, ella cerro sus ojos y se dejo caer lentamente hacia atrás, dejando salir de sus labios gemidos roncos de placer, Victor aprovecho esta posición para besar sus senos pero esta vez los apretaba con fuerza y le mordía los pezones, ella se retorcía de placer, tomaba la cabeza de Victor con una mano y la atraía hacia un seno y con la otra mano se apretaba el otro seno ella misma, esta visión me puso a millón, solo de ver esta escena.

- ¿Que dice Henry? No esta molesto por lo que estamos haciendo? No nos estamos pasando ya? Le dije preocupada.

- Nos esta viendo y me hace señas que le gusta mucho lo que estamos haciendo, quiere verte aun mas exitada, quiere verte gritar de pasion.

- Bueno pero que quiere Henry que hagamos el amor! Dije medio molesta.

- Y no te gustaría, me dijo Victor, chapándome la oreja y metiendo en ella su lengua muy sensualmente.

- Bueno Víctor no voy a negarte que me tienes muy excitada, no soy de palo, pero creo que es atreverse a mucho y pasarse de la raya.

- Pero el quieres que te atrevas muñeca, eso fue lo que me dio a entender, él me dijo que pararía el juego cuando lo considerara, mientras tanto sigamos, yo te deseo mucho y me tienes a millón, tu tambien estas así, lo siento en tu piel. El también esta muy excitado.

Dijo esto y me volvió a besar, ya no tenia fuerzas para resistirme yo también deseaba hacer el amor. Víctor siguió metiendo su dedo en la profundidad de mis nalgas, me dolía un poco y dije:

- De esa forma no Víctor, me estas maltratando no estoy lubricada y estamos muy incómodos en esta posición, me voy a poner mas cómoda para ti, dije muy sensual. Quédate allí, no te muevas. Y esta pendiente de las señas que te haga Henry, si ves que no le gusta me avisas inmediatamente, ok.

Natacha se levanto y camino hacia el equipo de sonido, miro hacia el balcón donde yo estaba, pero no pudo verme, su cuerpo se veia fenomenal su vestido esta colgando en sus caderas, al caminar se dibujaban sus bella curvas, Victor se pellizco a ver si era un sueño, Natacha coloco un CD. nuevo de música suave, subió un poco el volumen y regreso a donde esta él, caminado de forma muy sensual, se detuvo frente a él, termino de quitarse el vestido, se lo lanzo a la cara, quedando solo con su bikini puesto, su cuerpo era un bello espectáculo, esta vez no se sentó encima de él, monto una de sus piernas en el hombro de Victor, su cuerpo descansando en el espaldar del mueble a un lado de Victor y su vagina muy cerca de la cara de él. No podía creer lo que veían mis ojos, nunca pensé que se atreviera a tanto, me estaba traicionando abiertamente. Eso pensé en ese momento porque no sabíamos en realidad ni ella ni yo que habíamos caído en otra trampa de Victor.

- Hazle señas a Henry a ver si esta de acuerdo con lo que estoy haciendo, mira sus ojos y dimes que ves Víctor, por favor seme sincera, no me busques otro problema con él.

- Tranquila Natacha Henry esta muy contento y muy exitado parece que ya aguanta mucho, me hizo señas como diciendo: ‘’esa es mi Natacha’’, dijo graciosamente.

- Bueno espero que le guste y no se moleste, bueno Víctor soy toda tuya, hazme lo que quieras.

Víctor no se hizo esperar, comenzó por bajarme el bikini, que era lo único que llevaba puesto, no opuse resistencia mas bien colabore con un movimiento de cadera muy sensual para ayudar a sacarlo, esto enloqueció aun mas a Víctor, me agarro con ambas manos por las nalgas y atrajo mi vagina hacia su boca, comenzó a besarme los labios vaginales y el clítoris, era muy placentero, Víctor era todo un experto con la lengua, sus dedos comenzaron abrir mi vagina muy suavemente, luego comenzó a meterlos con movimientos circulares, con la otra mano saco de un lado del mueble un potecito de vaselina, en lo que lo vi. me imagine para que era. Se unto los dedos libres con vaselina y me lo fue introduciendo en el ano muy suavemente, mientras unos dedos de una mano entraban a mi vagina los dedos de la otra entraban en mi ano, sus labios y su lengua no soltaban mi clítoris. Mi cuerpo temblaba me estaba excitando mucho.

Los sonidos de las chupadas que Victor le hacia en su vagina se oían claramente, en toda la sala, su cuerpo se convulsionaba por la excitación y el placer, que espectáculo tan erótico era y pensar que era mi novia con otro hombre, los celos me comían, las manos me sudaban pero a la vez estaba muy exitado, demasiado exitado, un sonido ronco salio de su garganta de ella, señal de que su excitación estaba aumentando, Natacha volvió a retorcerse y entero las uñas en los hombro de Victor.

- Hayyyyyyyy que rico se sienteeeee…. Hayyyyyy no pares Víctor, no pare…, eran sus expresiones, huyyyyyyyyy que divino.

Su cuerpo comenzó a moverse, sus ojos entre abierto y cerrado denotaban su gran éxtasis, su cintura comenzó a moverse como cuando hacemos el amor.

- Víctor cuantos dedos me estas metiendo, siento que me vas a partir en dos ……ahhhhh que rico, estoy muy excitada, no se hasta cuando me pueda controlar, ahhhhhhh, detente por favor, te lo suplico, me vas hacer acabar, Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh.

No pude seguir hablando mi cuerpo se estremecía, temblores recorrían toda mi columna vertebral, Víctor seguía su castigo vaginal y anal. Yo instintivamente aumente el moviendo de mis caderas ahora mas que antes, unas lagrimas asomaron a mis ojos.

- Que tienes muñeca, te estoy haciendo daño? Me pregunto un poco asustado, discúlpame si me sobre excedí, estoy muy exitado.

- Me duele pero me gusta, me excita mucho, me estas partiendo en dos, nunca había sentido nada así, que rica sensación de dolor y placer a la vez, ahhhhhhhh, que divino, estoy descubriendo que me excita mucho que me vean, nunca había pasado por mi mente nada así, entre los dos me tienen súper excitada.


- Déjame pararme me mas hacer acabar, quiero hacértelo a ti ahora.

- Todavía no quiero, espera un poco mas tu vagina y tu culo están deliciosos y aun no te he escuchado gritar, dijo el viéndome de forma muy sensual.

Natacha quiso parase pero Victor arrecio sus movimientos en sus manos, impidiendo así que se pudiera parar, se abrazo al espaldar del mueble a un la del cuerpo de él. Yo podía ver lo que Victor le hacia, le metía los dedos de una mano en la vagina y los de la otra en el ano mientras con su lengua chupaba y mamaba fuertemente el clítoris, casi la levantaba con las envestidas de sus manos, Natacha nuevamente comenzó a jadear, se aferraba al espaldar del mueble sus uñas se enterraban en él, sus susurros se convirtieron en gritos de placer, jamás la había visto ni escuchado así, comenzo a mover su cintura, culeando como si estuviera haciendo el amor,

Víctor le comía prácticamente la vagina, los movimientos de ella se hacían mas fuerte cada vez y los del él también, Natacha seguía gritando como loca, sabia que estaba a punto de acabar, repentinamente ella salto hacia atrás, saliendo de las manos de Victor, este tenia las manos y cara totalmente bañadas de flujo vaginal.

- Ahora me toca a mí, dije en voz alta para que Henry escuchara.

Me arrodille, le desabroche el pantalón y se lo quite, luego le quite el boxer, separe sus piernas y comencé a pasar mi lengua por la parte interior de sus muslos, luego chupe sus bolas, tomé su pene y comencé a mamarlo, jugaba con su glande como si fuese una chupeta, lo chupaba muy fuerte, luego me lo introducía completamente en mi boca hasta traspasar mi garganta, lo sacaba y lo lamia, me lo pegaba de la cara, lo besaba, luego se lo mamaba nuevamente mas fuerte, Víctor comenzó a retorcerse, él me agarraba el cabello y guiaba mi cabeza en el movimiento de la mamada. Me acariciaba la cabeza, y de repente la hundía para que su pene penetrara todo dentro me boca, hasta casi ahogarme, yo se lo chupaba con mucha fuerza, mi lengua lo recorría todo y volvía a chuparlo nuevamente pero con mas fuerza aun, Víctor se retorcía, trataba de sujetar mi cabeza para sacar su pene, pero yo seguía chapándolo aun mas fuerte, Víctor se notaba desesperado, le estaba devorando el glande.

Ya yo no aguantaba mas ese espectáculo, quería salir de mi escondite y detener todo, insultarla e irme a otro lugar a pasar mi despecho e impotencia pero mi pensamientos eran confusos tenia rabia y celos y a la vez estaba muy excitado con lo que estaba viendo, entonces se me ocurrió la idea de hacerle lo que le hizo Víctor con sus dedos hace poco pero con nuestros penes, se había exitado mucho cuando Victor la masturbo con sus dedos por delante y por detrás al mismo tiempo, ella se había excitado mucho, si quería sexo duro le iba a dar sexo.

Se oían los gritos de Victor:

- Ya Nata…..cha yaaaaaaaa por fa……vor ahhhhhhhhhh, me vas hacer acabar, ya para……………paraaaaa………….. que rico es, pero aun no quiero acabar…… para por favor.

Yo viendo esto y ya súper excitado me decidí a intervenir pero no para detenerlos sino para participar yo también, comencé a desvestirme, y ya sin ropa salí a su encuentro, Víctor fue el primero en sorprenderse, ella también se sorprendió, detuvo sus movimientos alzo su cabeza y me quedo viendo extrañada, me vio como diciendo ‘’que estas haciendo así’’ y me acerque a ellos, Víctor al verme casi salta del mueble tumbando a Natacha, ella misma no sabia que hacer le extraño también la reacción de Víctor. Los dos quedaron sentados en el mueble uno al lado del otro con las piernas cruzadas.

- Tranquilo Víctor no se asusten, no pienso formar bronca, estoy muy excitado, hablaremos después y aclararemos muchas cosas, vamos a disfrutar lo que queda de noche y satisfacer a mi bella Natacha entre los dos, vamos a darle todo el placer que podamos y el que ella nos pueda dar.

- Mi amor todo lo que hice fue para complacerte y excitarte como tu querías y ya veo que lo he logrado, al principio no lo quería hacer pero luego me fue excitando la idea de hacerlo con otra persona y que tu me vieras y veo que a ti también, solo estaba esperaba ver cuanto aguantabas.

- Eres una mujer muy caliente, y tienes razón me excitaste mucho y ya no aguantaba mas, un solo hombre es poco para satisfacerte, dije de forma sarcástica.

Yo no entendí lo que ella me dijo y creo que ella tampoco entendió mis palabras, puesto que aun no sabíamos ni ella ni yo la trampa que nos había hecho Victor. Además ella estaba un poco ebria, y mi cerebro esta saturado de celos, decepción, venganza, sexo, placer y lujuria.

- Estas seguro de lo que estas haciendo mi amor, dijo ella, si quieres nos vamos ya y seguimos tu y yo solo como habíamos planeado, sin un tercero.

- No quiero ir a otra parte, quiero que lo hagamos aquí mismo y con Víctor, le dije a Natacha, no quise pedirle explicación a Victor ni a ella para no destruir el ambiente de excitación y lujuria que había en la atmosfera.

- Bueno si ustedes no tiene rollo yo tampoco, es extraño pero muy excitante, dijo Victor un poco asustado.

- Pero insisto mi amor, ¿estas seguro que quieres compartirme con otro hombre?, es muy delicado lo que quieres hacer, es un paso muy peligroso, nunca he estado con otro, solo he sido tuya, ¿quieres que otro hombre me posea, que me penetre?, ¿creo que es llegar demasiado lejos?, aun tenemos tiempo de detener esta locura, ya nos hemos pasado de la cuenta, aun podemos retirarnos sin arrepentirnos después mi amor, dije casi suplicante a Henry.

- No quiero que paremos, quiero que continuemos ya te lo dije y no me voy arrepentir de nada y se que tu tampoco lo harás, dije estas palabras muy dolido y muy despechado por que creía que Natacha me había traicionado con Víctor y ya no me importaba nada, solo quería disfrutar de su cuerpo por ultima vez, después de esto la dejaría. Sin saber hasta ahora que los dos éramos victimas de Víctor nuevamente.

- Sigamos antes que se nos enfie el cuerpo, dije a los dos.

-Bueno mi amor si tu lo quieres, así lo aremos, soy tu mujer y te seguiré siempre en lo que tu quieras, así no esté de acuerdo, te respeto, eres mi vida, pero quiero un trago necesito mucho valor para hacer lo que quieres y ojala esto no dañe nuestro amor.

Víctor y yo tomamos tambien. Natacha se levanto y me beso suavemente, yo recorrí con mis manos su cuerpo, apreté sus nalgas, le di media vuelta y la dirigí hacia Victor diciéndole:

- Eres una chica mala, ella se sonrío sin entender lo que le quería decir.
Quería descombrarme de ella por lo que había estado haciendo con Victor en mi supuesta ausencia.

- Es toda tuya Victor como siempre habías soñado.

Dicho esto la ayude a subirse sobre él, Víctor tomo su pene entre sus manos lo levanto como un hasta esperando penetrar en la húmeda vagina de mi adorada Natacha.

Natacha antes de montarse sobre Victor me dirigió una nueva mirada turbia por el licor y la excitación y me pegunto:

- Estas seguro de lo que vamos hacer?, no te quiero perderte mi amor.

- Yo sinceramente quiero continuar y tu, dime la verdad, quieres continuar o no?

- Si quiero mi amor, claro que quiero, estoy muy excitada, pero esto puede destruir nuestra relación.

- No quiero pensar en el mañana sino en el presente, sigamos adelante, si nuestro amor es fuerte como pensamos, lo soportara y disfrutaremos mucho, dije para darle seguridad y no estropear el momento.

- Bueno mi amor yo estoy segura de mi amor, espero que tu también estés seguro del tuyo y si lo vamos hacer así por primera vez, hagámoslo bien entonces.

Dijo ella ya sobre Victor, y poco a poco fue metiendo su pene dentro de ella. Victor comenzó acariciar sus bellos pechos, yo la abrase por detrás, deslice sus cabellos hacia un lado y comencé a besas sus cuello y su nuca, esto siempre la excitaba mucho.

Víctor aun no creía lo que estaba pasando yo tampoco ni ella realmente creo que tampoco. Natacha comenzo a moverse sobre Victor, sus movimientos eran suaves, él le acariciaba los pechos, su cabeza se fue hacia atrás para quedar junto a mi detrás de ella, Victor comenzo a moverse abajo, sus manos ahora apretaban sus nalgas, ella comenzó a respirar agitado, susurros comenzaron a brotar nuevamente de sus labios, la incline hacia delante y ella se recostó en el pecho de Victor.

- ¿Qué vas hacerme mi amor? ¿Quieres hacerme el amor por detrás, quieres mi culito? Oh……… ya siento tus dedos dentro de el, ahhhhhh que rico mi amor, gózalo es todo tuyo, quiero hacerlo como tu quieras.

Víctor seguía penetrándola desde abajo, sus manos abrieron sus nalgas, dejando su pequeño agujero al aire libre.

- Échale pichón Henry, cogete este hermoso culo.

Natacha a su vez me susurro:

- Destrócenme entre los dos, quiero sentir esos dos penes dentro de mí, así como tu querías mi amor, haz lo que quieras conmigo, soy toda tuya, ahhhhhhhh, tu……ya ohhhhhhhhhh.

Sin esperar mas puse mi pene en su orificio, empuje suavemente para no maltratarla, pero ella no espero, se comenzo a mover hacia atrás para que mi pene entrara rápido. Se lo metí todo, el de Victor tambien estaba dentro de su vagina, era una sensación extraña y muy excitante, se sentía los dos penes pegando en su interior, solo una pequeña membrana los separaba, ella comenzo a moverse frenéticamente, debía ser una sensación extraordinaria par ella, algo que nunca había experimentado, se movía duramente, parecía que le dolía pero no dejaba de moverse, gemía se retorcía, sacudía su cabeza hacia ambos lados como si ya no aguantase mas y de pronto mas bien aumentaba sus culeadas, cuando nos movíamos mas fuerte ella tambien arreciaba sus movimientos de cadera, Victor lo sacaba y yo lo metía o los dos lo hacíamos al mismo tiempo, era una sensación muy divina como no hay otra, sus contracciones vaginales y anales eran cada vez mas fuertes.

Me movía fuertemente y sentía los dos penes dentro de mi, Víctor por adelante y Henry por detrás, era una sensación muy estremecedora, me dolía y la vez me excitaba, sus penes hurgaban mis entrañas, era como una lucha interna, mi ano estaba muy dilatado, Víctor seguía abriéndome las nalgas para que Henry llegara lo mas profundo que pudiera con su pene, yo me movía fuertemente queriendo destrozarlos dentro de mi, los oía gemir de pasión, Víctor me besaba, me chupaba, me apretaba, tenían mi cuerpo todo moreteado de tanto chupar y apretar, se comenzaron a mover duramente, parecía que me iban a partir en dos, ohhhhh que sensación mas divina sentía en ese momento. Me levante un poco y me recline hacia atrás para recostarme del cuerpo de Henry y dejar mis senos al aire para el que quisiera disfrutara de ellos, el primero fue Víctor, se pego como un bebe a uno de ellos, mientras Henry se apoderaba del otro y me lo apretada duro como me gustada, apretaba mi pezón y yo chillaba de placer.

- Ahhhhhh……………………..mmmmmmmmmm que rico nunca había disfrutado tanto en mi vida, ahhhhhhh…. denme mas duro, destrócenme, no aguanto mas mmmmmmm….., voy acabar, dijo Natacha, vamos denle mas duro, pártanme en dos, denle asiiiiiii… asiiiiiii…..

No pudo terminar la frase sus contracciones y estremecimientos comenzaron, fuertes gemidos salían de su garganta, su cuerpo fue sacudido por temblores, Víctor y yo aceleramos nuestros movimientos, los dos aumentamos el ritmo, Natacha gritaba, de sus ojos salían lágrimas.

- Me están matando, ohhhhhh…. Dios, me voy a desmayar, que rico, ohhhhhh….., que divino……..

Acabe a los pocos minutos y luego acabo Victor. Los tres quedamos exhaustos, el cuerpo de Natacha había quedado casi desmayada sobre Victor, yo me recosté sobre ella tambien pero sin sacar aun mi pene de su ano, se sentía tan bien allí y aun estaba parado, aun estaba muy exitado, el semen salía ya de su vagina y su ano. Veia su bello cuerpo sudado y aun con pequeños espasmos, sus nalgas estaban muy rojas como la mayor parte de su cuerpo, en su piel se veían las marcas de los apretones y chupones, nunca había sido tan maltratada como hoy. Sus ojos estaban cerrados y su respiración aun estaba agitada, estaba como desmayada, Victor me veia y aun no terminaba su asombro, yo estaba como él, aun no asimilaba lo que había pasado, lo que si sabia es que nunca en mi vida me había exitado tanto como hoy, Victor tambien estaba pensativo, no queríamos hablar para no despertarla, se veía profundamente dormida, pero ni Víctor ni yo queríamos sacar nuestros miembros de sus deliciosos orificios.

Mi pene aun estaba erecto como el de Victor, Me incline hacia la espalda de Natacha, aparte su cabellera hacia un lado dejando su cuello al descubierto, la bese en el cuello y le susurre al oído:

- Hola mi amor, como te sientes, estas muy cansada? Quieres que te saquemos nuestros juguetitos de tus huequitos? Le dije en tono de broma.

Ella no respondió solo se sonrío levemente y a continuación sentí una presión en el pene igual le paso a Victor, ella apretaba nuestros penes con movimientos de sus músculos interiores, apretaba y aflojaba. Luego comenzo a moverse suavemente, Victor y yo nos quemados mirando, nuestra sangre subió nuevamente a nuestra cabeza, nuestros penes comenzaron a moverse nuevamente dentro de ella. Sus movimientos de cadera eran muy sensual, lo hacia en forma circular masajeando los dos penes en su interior, luego su ritmo cambio y comenzo a subir y a bajar, se alzaba llegaba a la punta de nuestros pene y cuando pensamos que se iban a salir bajaba nuevamente, así lo siguió haciendo por unos minutos, ni Victor ni yo nos movíamos, estábamos disfrutando del masaje interno que nos estaba obsequiando ella, eran tan divinos que no queríamos interrumpirla, se veia cansada pero muy exitada, jamás habíamos tenido un maratón como el de hoy, ella fue recortando sus movimientos, giro su rostro hacia un lado y nos dijo:

- Bueno espero que hayan descansado y estén listos, ahora les toca a ustedes moverse.

- Lo que tu digas mi amor le conteste yo inmediatamente, si eso es lo que quieres que sea así entonces, te amo, le dije y le di un beso.

- Por que no cambiamos de posición, me gustaría probarte ahora por detrás, dijo Victor, claro si no hay inconveniente.

- Me parece bien dijo ella, tomando la iniciativa, se levanto con cuidado sacando los dos penes de su interior.

Camino hacia el centro de la sala, su cuerpo en las penumbras se veia majestuoso, su esbelta figura, sus cabellos revueltos y húmedos le daban un aspecto tierno y salvaje a la vez, nunca me canso de decirlo es un monumento de mujer. Victor estaba con la boca abierta viendo tan perfecta belleza.

- Coño Henry aun no lo creo, pienso que es un sueño, pero si es así no quiero despertar, dijo Víctor muy emosionado.

Mientra Víctor me hacia el comentario, Natacha se había apoderado de la botella y estaba tomando nuevamente.

- No tomes mucho mi amor, ya has tomado demasiado, le dije en tono cariñoso.

- Lo se mi amor, pero tengo mucha sed, tengo que armarme de valor para volver a meterme esos dos bichos nuevamente y la champaña me calienta los motores, dijo esto con un bella sonrisa.

El alcohol la hacia ser desinhibida, le quitaba la pena, era como otra persona, pero eso no me molestaba mas bien me excitaba.

Levanto sus dos brazos hacia nosotros y con un dedo de cada mano nos hizo señas para que nos acercáramos, llegamos los dos hasta ella.

- Me tienen mis huequitos muy maltratados, se los voy a prestar otra vez, pero quiero que lo traten mas delicadamente y tu Víctor por favor úntame un poco de vaselina, acuérdate que el de atrás no lubrica, dijo en tono pícaro y tu mi amor échate una lavadita para que me lo metas ahora por delante.

- Esta bien dijimos los dos rápidamente.

A Víctor lo tomo de un brazo y lo coloco detrás de élla, a mi me puso de frente a ella, me abrazo y me beso suavemente, mientras nos besábamos Victor se había agachado detrás de ella y besaba sus bellas nalgas, con sus manos acariciaba su vientre y su vagina.

- Que rico mi amor, ya te noto exitada nuevamente, nunca antes te habías exitado tan rápido, siempre me acuerdo que tenia que calentarme bastante antes de hacer el amor, le dije al oído.

- Mi amor sentir dos bocas besándome y chapándote, cuatro manos acariciando y recorriendo todo mi cuerpo me excita demasiado, nunca pensé sentir algo así, es lo máximo, me dijo ella con la mirada perdida en el limbo de la excitación. Ahhhhh…………

No pude continuar hablando con Henry un escalofrío de pasión recorrió mi columna vertebral, Víctor sabia bien lo que hacia, se nota que tenia mucha experiencia, me besaba y mordía las nalgas, me las abría y pasaba su lengua por mi ano aun hinchado, la sensación de sentir su lengua acariciándolo me producía escalofríos de placer, sus dedos al mismo tiempo se metían en mi vagina, abriéndose paso en ella, ya estaba muy lubricada, rozaba con sus dedos mi clítoris, ya me tenia muy excitada, ya quería que me hicieran el amor. Sentí que Víctor comenzó a untarme la vaselina, y sabia que ya estaba a punto de comenzar en nuevo round, me comenzó a meter sus dedos en mi ano como para dilatarlo un poco mas y dar entrada a un pene y a los pocos segundos me penetro por detrás.

Ohhhhhh que sensación tan placentera, así como estaba parada se sentía diferente a como lo habíamos hecho antes, abrí bien mis piernas y eché mi tronco hacia delante, prácticamente me recosté de Henry, él se hecho un poco hacia atrás y me puso su pene en la cara, yo lo busque con mi boca y comencé a chapárselo suavemente, Víctor ya estaba bombeando tras de mi, sus movimientos se iban acelerando, yo comencé a mover mis caderas mientras le chupaba el pene a Henry, con las envestidas de Víctor, el pene de Henry se me metía por completo en mi boca, nunca antes había entrado tanto, siempre se lo mamaba hasta la mitad, pero ahora por la excitación y las embestidas de Víctor me lo estaba tragando todo, pasaba por mis amígdalas y se perdía dentro de mi garganta, me produjo nauseas al principio pero luego me gusto la sensación de tenerlo todo dentro de mi boca, esta noche estaba haciendo cosas nuevas y aprendiendo como nunca.


- Víctor aguanta un momento, yo tambien le quiero hacer el amor, vamos a buscar otra posición le dije yo.

- Seria bueno porque yo ya estoy a punto de acabar, el culo de Natacha es muy divino, jamás había probado uno tan rico, dijo Victor.

- Ven mi amor, le dije a Natacha.

La atraje hacia mi, la bese, le dije que alzara un poco la pierna izquierda, la tome con mi mano y la lleve hasta la altura de mi cadera, ella le gustaba esta posición, siempre la habíamos hecho pero los dos solos, nunca con otra persona como ahora, ella se acomodo y dejo que mi pene entrara dentro de ella, me abrazo por el cuello y comenzo a besarme suavemente, Victor no espero y se acomodo detrás de ella, penetrándola de un solo golpe.

- Ahhhhhhhh, grito Natacha, uyyyyyyyyyy así es mas fuerte la penetración, se siente mucho mas fuerte la presión de sus penes, hayyyyyyyyyyyyyyyy, me van a partir en dos, esta ves si lo van hacer, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh.

Me sentía desmayar, sentía mucho dolor en el ano, lo tenia ya inflamado y además en esta posición la penetración era mas fuerte e incomoda, estaba apoyada solo en una pierna, Víctor se movía como siempre muy fuertemente, Henry también iba acelerando sus movimientos, el dolor se me fue convirtiendo en placer nuevamente, comencé a moverme yo también, culeando hacia delante y hacia atrás, ellos se picaron por mis movimientos y comenzaron a moverse aun mas y mas, uyyyyyy…… que sensación tan fuerte se siente, sentía nuevamente como chocaban sus penes dentro de mi, ya la pierna en la que me sostenía me comenzó a temblar, ya no podía sostenerme en pie. Henry se dio cuenta y le hizo señas a Víctor para que me subiera la otra pierna hacia él para así quedar prácticamente abrazada a Henry con mis piernas a la altura de sus caderas, yo lo tenia abrazado por el cuello para no caerme, en la posición que había quedado ahora, tenia mi ano en mejor posición para Víctor, este no espero y comenzó a moverse dentro de mi, aun con mas fuerza que antes, me sujetaba por las nalgas para ayudar a Henry con mi peso, yo me gire hacia un lado y pase ahora un brazo por el cuello de Víctor, abrazando a cada uno con un brazo para distribuir mejor el peso, en esta posición estaba mas cómoda y podía comenzar a moverme como quería.

- Agarrenme duro, no me vallan a dejar caer, me toca a mi moverme ahora para hacerlos acabar sabroso, no respondo si se los rompo, dije en tono de broma y sonriendo.

Dicho esto Natacha comenzo a moverse fuertemente, no sabíamos de donde había sacado tanta energía, estaba exprimiendo a nuestros penes, Victor me veia sorprendido, se veia muy exitado y ya casi a punto de acabar, yo estaba en igual situación que él, Natacha seguía moviéndose frenéticamente cambiando el ritmo a cada rato, ella se movía muy bien cuando hacíamos el amor, pero jamas de esta forma tan tan fuerte y estos movimientos tan sensuales, sus vagina me chupaba el pene como nunca antes lo había sentido, pero en verdad eso me excitaba mucho. Los tres comenzamos a movernos casi al mismo ritmo, ella comenzo a besarme muy apasionadamente, su boca se habría mucho por la excitación.

- Vamos denme duro, destrócenme el culo Víctor es todo tuyo y tu mi amor destrózame mi cosita siempre a sido toda tuya, vamos ahhhhhhh………. Voy acabar, no aguanto mas, denle duro para acabar juntos, vamos que quiero acabar, vamo……………………………sssssssssss.

No pude seguir hablando, mi cuerpo comenzó a convulsionar como nunca, toda clase de estremecimientos recorrieron mi cuerpo, pequeños corrientazon salían de mi vagina y mi ano subiendo por mi columna vertebral, un sudor frío comenzó a salir por mis poros, nunca había acabado tan divino como esta noche, era una experiencia única e inolvidable, ellos continuaban moviéndose hasta que sentí sus chorros de semen caliente dentro de mi, primero sentí a Henry en mi vagina y luego a Víctor dentro de mi ano, era tan divino sentir sus líquidos tibios dentro de mi. Sus cuerpos también se retorcieron y temblaban al acabar. Los chorros de semen volvían a salir de mis orificios y corrían por mis piernas cayendo al piso. Me separe de ellos y me recosté en el muble mas grande, cerré mis ojos, y me quede adormecida.

Los tres quedamos exhaustos, fue una dura noche de placer, Victor se dirigió al baño a lavarse yo me quede parado casi en medio de la sala pensando en lo que había pasado hoy, lo que comenzo como un juego termino en una verdadera orgia. Había disfrutado como nunca antes en mi vida, pero me sentía triste por que pensaba que Natacha me había traicionado con Victor, esa idea no la podía apartar de mi mente y me molestaba mucho. Natacha seguía tumbada como inconciente, todo su cuerpo estaba rojo, y muy sudada, se veía muy cansada, me acerqué a ella y le pregunte al oído:

- Como te sientes mi amor?

- Estoy bien mi amor, estoy como si me hubiese pasado una aplanadora por encima, aunque te confieso que nunca había disfrutado tanto el sexo como hoy, lo que me preocupa es la que vas a pensar de mi ahora en adelante, me dijo un poco triste.

Yo también disfrute mucho hoy como nunca, pero estoy triste por que te quedaste con Víctor sabiendo que yo me había ido, lo correcto era haberte ido tu tambien y no quedarte traicionándome con él.


- Espera un momento! Y se levanto ella sobresaltada, yo sabia que tu estabas allí, yo sabía que no te habías ido, Víctor me explico lo que querías que yo hiciera para excitarte y yo trate de complacerte en todo, lo hice por ti, no lo olvides.


- Espera un momento mi amor, cuéntame que te dijo Victor, estoy sospechando que nos jugo otra de sus bromas y caímos nuevamente en su trampa.

Natacha me contó con lujos de detalles todo lo que le había dicho Víctor que supuestamente quería que ella hiciera para complacerme a mí.

Enseguida le explique lo que yo le había pedido a él, que era muy diferente a lo que él le dijo y nos quedamos con la boca abierta los dos, Víctor se había salido con la suya otra vez.

- De todas formas mi amor, no hay que arrepentirse de lo que hicimos, nos engaño y terminamos haciendo un trío, pero la pasamos muy bien y disfrutamos mucho, además lo que hagamos siempre estará bien mientras que los dos estemos de acuerdo, tu no me has traicionado ni me has sido infiel, yo estaba contigo y acepte lo que hacías, los dos quisimos lo que paso, juntos lo hicimos y disfrutamos como nunca.

Víctor salio del baño, entramos los dos, nos bañamos juntos, nos enjabonamos y nos besamos muy tiernamente.

Salimos a la sala nuevamente ya vestidos, nos despedimos de Victor como si nada hubiese pasado.

- Te saliste con la tuya, le dije a Victor, mañana hablamos de eso.

Bajamos hasta el carro, cuando ya íbamos a subirnos, Natacha se voltio hacia mí y me fijio:

- Aun tenemos una deuda pendiente con Maritza y Víctor, ella también va a tener lo suyo y tú lo vas a disfrutar mucho mi amor, te lo aseguro y me beso suavemente.

Pero eso será otra historia…………………………………………………………………


© POLLITOO

historiasverdadera@hotmail.com

Ver más obras del autor

________________________________________________

Queda expresamente prohibida la publicación y la distribución de todo o de parte del contenido de la presente obra, sin previo y expreso consentimiento del autor

________________________________________________


0 Comentarios

______________________________

______________________________



______________________________

______________________________



NOTA

En este sitio Web no se evalúa ni censura ninguna obra, respetando de este modo a sus autores.

Por esto se publican “Tal Cual”, no realizándose ningún cambio en el texto original enviado.

______________________________





______________________________

ESTIMADO LECTOR



Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.



______________________________



Historias de Seducción pretende ser un portal para todos aquellos que gusten escribir en el genero erotico y para los que gusten el leerlo.
El erotismo un poco desprestigiado y confundido con pornografía hoy en día, esta lejos de ella por requerir del juego sutil de sentimientos, imaginación y de seducción antes de llegar a un posible y no imprescindible contacto físico de sus personajes.



______________________________