HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Float, izquierda

HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Solo para mayores de 18 años


Float, izquierda
-
______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________







______________________________

______________________________

______________________________

______________________________


Utopía Sexual II

- CONTINUACIÓN -

...Continuación...

...Y ahí estábamos, las dos hincadas en los asientos de las butacas, con un pene en cada boca de dos tipos que se habían parado detrás de nuestras propias butacas, y blandiendo nuestros traseros en espera y deseo de que alguien se nos pegara y nos ensartara.
Para ello tendrían que coincidir y pararse justo detrás de nosotras... Hacer sexo oral a veces imposibilita el ver la calidad de la mercancía que pudiéramos recibir, pero entre lamida, chupada, mamada y lengüetazo, pudimos ver que dos "avezados mancebos", se colocaban sendas protecciones y nos pegaban sus penes a las nalgas mientras sus manos hacían de las suyas por los costados y hasta nuestros sexos, uno erecto y el otro humedecido hasta chorrear...

Era como leer una "Historia de Seducción"... Las dos habíamos encendido las mechas de la "perdición" y logramos ser manoseadas con verdadera ansiedad de tipos que iban desde lo Hetero, hasta lo Bi.
Tener a mi lado a "Afrodita" vestida con ese atuendo me tenía muy excitada y mi gozo por el sexo que estábamos recibiendo iba del lesbianismo a la heterosexualidad, pasando por lo bizarro de esa escena... Yo ya no estaba con mi Eros, ella se movía tan deliciosamente lujuriosa que me hizo imitar sus vaivenes y sus embates, metiéndome a la boca ese pene hasta la garganta al ver que también "ella" lo hacía...
Tuve que sentir el deseo irrefrenable de besarla, lo saqué de su marasmo y le compartí mi saliva en un beso muy lingüístico que deliberadamente nos hacía dejar caer los chorros por nuestras mejillas y mentones... Los tipos que estaban parados frente a nuestras caras nos tomaban de las cabezas y nos jalaban de los pelos para que siguiéramos mamándoles esas vergas que parecían querer vaciarse dentro de nuestras bocas... Y detrás, los otros dos tipos parados que ya nos penetraban, golpeaban sonoramente sus testículos en un concierto sexual extremadamente erótico y delicioso...
Las manos nos eran insuficientes porque teníamos que detenernos del respaldo de las butacas, pero las apartábamos para acariciarnos a nosotras mismas y de repente volver a tomar nuestros penes respectivos para untárnoslos nuevamente en nuestras mejillas, mirarlos, lamerlos y volvérnoslos a engullir hasta las empuñaduras... También nos abrazábamos de las nalgas de nuestros proveedores frontales y hasta íbamos a nuestros sexos para masturbarnos cuando nos los dejaban libres...
De pronto, algo se cuchillearon los de atrás, se salieron de nosotras e intercambiaron posiciones y quien se la metía a Afrodita me la metió a mí, y el que me la metía a mí se la ensartó en su culo... Al ver esa coreografía, los de adelante los emularon y se cambiaron para ofrecernos sus penes en viceversa, es decir, el pene que recibía mi boca se le ofreció a Eros y el que tenía Eros se me puso enfrente, saboreando nuestras salivas que chorreaban a cántaros de cada una de esas vergas bien erectas y duras como dildos, solo que con sabor a carne y semen.

Pero no podía todo aquello ser eterno... La película habría de llegar a su último cuadro y no sabíamos a ciencia cierta si encenderían las luces una vez que el carrete dejara de desenrollar la cinta... A decir verdad, a mí no me hubiera importado, de hecho estábamos siendo vistas por muchos pares de ojos en esa pecaminosa penumbra, que no importaba que un poco de luz nos dejara más al descubierto... Pero la prudencia cabe aún dentro de toda esa lujuriosa escena, así que cuando la película terminó, nos salimos de esa cogedera y las dos nos sentamos, , los tipos espantados se treparon los pantalones y los calzones y también se sentaron hipócritamente como quien se acaba de comer una tajada del pastel que estaba en la mesa, sacando sus celulares fingiendo que nada había pasado...
Los de atrás, los que nos cogían, de plano desaparecieron y mi Eros y yo nos miramos con los rostros de la "inocente travesura" que acabábamos de cometer...
Para nuestra tranquilidad, nunca prendieron las luces y mientras preparaban la siguiente lata de película, nos besamos todavía con la cara llena de miel y saliva... pero sin el premio consabido.

Eros seguía de "transformer" y yo me compuse la ropa un poco, no mucho, porque mi Eros me seguía metiendo mano y dedeando por donde había habido un mazacote minutos antes... Y como las luces nunca se prendieron, mi Eros se me acerca al oído, se hace a un lado el cabello de la peluca y creyendo que me iba a besar la oreja, me dice que me levante y que me siente en él... Sus deseos fueron órdenes gloriosas para mí... Me levanté no solo de la butaca, me levanté la falda, me hice a un lado la panty y me senté en su hermosa y esbelta pinga igualmente resbalosa por la cantidad de miel que le emanaba... Obviamente no obtuvo mucha resistencia, por lo que me entró muy fácilmente... Me di algunos sentones escabrozos (por mis movimientos convulsivos), y como lo quería sentir más... más... Bueno, me salí, y sin la necesidad de lubricar mis dedos, me senté un poco más alejado de él... es decir, le puse el culo en la punta y me la ensarté despacito, ahora sí con más fricción, porque mi Jardín Secreto no ha sido tan explorado...
Me cogió por el culo un buen rato, y aunque los de atrás se volvieron a parar (literalmente), ya no los pelamos y seguimos cogiendo... Para los que acabaran de entrar a la sala, habrán visto a una mujer sentada sobre otra mujer porque éso parecíamos, éso me excitaba mucho, una mujer cogiéndose a otra mujer y en público... Pero no, esa mujer debajo mío era un hombre, un gran hombre transformado en mujer, que se cargaba un gran pene que me partía en dos y me extraía gritos de enorme erotismo y excitación...
Poco nos importó la presencia sexual que nos rodeaba, y a los pobres de atrás no les quedó otra, más que mamársela mutuamente, y el más "hombrecito" ensartársela al otro... Mientras mi amante no solo me cogía, hacíamos el amor en un "trío", digamos, virtual.

Excuso decir que el agotamiento por la acción desenfrenada hizo que en un momento dado, mi gran amante me llenara el interior de mis entrañas con su s galones de semen, como recompensa a aquella noche de placer que aún no hemos podido volver a representar... Tendremos que repetirla, porque a los dos nos gusta recibir el premio extra, nuestras bocas y caras ser bañadas por el semen que de seguro pasó a otras caras y a otras bocas esa vez.




© Hypersexual

manfromnowhere@live.com

Ver más obras del autor

________________________________________________

Queda expresamente prohibida la publicación y la distribución de todo o de parte del contenido de la presente obra, sin previo y expreso consentimiento del autor

________________________________________________


1 Comentarios

______________________________

______________________________



______________________________

______________________________



NOTA

En este sitio Web no se evalúa ni censura ninguna obra, respetando de este modo a sus autores.

Por esto se publican “Tal Cual”, no realizándose ningún cambio en el texto original enviado.

______________________________





______________________________

ESTIMADO LECTOR



Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.



______________________________



Historias de Seducción pretende ser un portal para todos aquellos que gusten escribir en el genero erotico y para los que gusten el leerlo.
El erotismo un poco desprestigiado y confundido con pornografía hoy en día, esta lejos de ella por requerir del juego sutil de sentimientos, imaginación y de seducción antes de llegar a un posible y no imprescindible contacto físico de sus personajes.



______________________________