HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Float, izquierda

HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Solo para mayores de 18 años


Float, izquierda
-
______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________







______________________________

______________________________

______________________________

______________________________


Anatolia Flor de Orgasmos



El sexo no solo es pasión, es la voluntad explícita de dos cuerpos

Hace un año visite Paris, era uno de esos viajes de trabajo y reserve mi vuelo para tres días ya que era víspera de navidad y lo quería pasar con mi novia, le había prometido una navidad juntos en un hotel de Cancún ya que vivimos en Méjico, salía un domingo y ella me despidió en el aeropuerto recordándome mi promesa.

El día lunes que llegue, me dispuse a revisar mi agenda y comencé mi primer reunión por la tarde aunque hablo ingles me dijeron que habría una intérprete ya que la reunión seria en francés, idioma del que se muy poco, nos instalamos en la mesa y vi llegar una mujer de unos 25 años cabellos negros, ojos verdes y con un cuerpo de diosa, se presento diciendo hola me llamo Anatolía y soy griega, seré tu interprete, no supe que responder ya que no salía de mi asombro de semejante hembra.

Durante la reunión cometió algunos errores que me dio pena corregir, pero si note que ella se sonrojaba, al finalizar la reunión dos horas después, salí ya que tenía que hacer una llamada desde el hotel dije a la secretaria que me llamara un taxi y salí a la calle para fumar un cigarro, cuando escuche decían mi nombre Arturo, dirigí mi mirada hacia la puerta y la vi se había soltado el cabello y me pareció aun más joven y bonita, media como un metro setenta y cinco, me dijo quiero disculparme por los errores que he cometido es que me pusisteis nerviosa, le dije que no había problema ya que la reunión había salido bien.

Quiero compensarte invitándote a cenar, conozco un restaurante cerca de Notre Dame a las 8 frente a la catedral me dijo y luego se fue no sin antes dirigirme una mirada un poco coqueta, llego mi taxi y me dirigí al hotel, hice mi llamada descanse un poco luego me duche y me dirigí a mi cita, tome el metro ya que era aun temprano, me baje en la estación de Saint Mitchell y me dirigí a la catedral de Notre Dame, una gran cantidad de turistas se encontraban aun en las afueras, la vi sentada frente a la iglesia en un poste de barrera, se levanto y me dio los dos besos de rigor a la francesa, luego nos dirigimos al restaurante.

Durante la comida, nos tomamos un botella de vino tinto, me hablo sobre su vida en Grecia y que estaba estudiando arquitectura en la Sorbona, el restaurante estaba lleno y cuando nos levantamos nos rozamos nuestros cuerpos lo que provoco una erección de mi pene de forma inmediata, ella llevaba un vestido de seda y nuevamente volví a rozarla, pero esta vez sintió algo más que mi pierna muy apenado me disculpe y quise echarle la culpa a la aglomeración de gente, sin embargo me callo y me dijo lo entiendo, aun sin comprender nos dirigimos a la salida y le dije que aun era temprano y que si quería ir a un bar o tomar una cerveza en la acera de algún restaurante de los tantos que existen en la zona a lo que me respondió que sí.

Nos instalamos en una mesa en la acera, y ordenamos dos cervezas, yo aun estaba apenado y en ese momento me dijo me gusta que los hombre me deseen por lo que comprendo lo ocurrido en el restaurante y la verdad es que excito, te propongo que vallamos a mi apartamento es cerca de la Sorbona, nos tomamos dos cervezas y la plática se volvió erótica, me dijo que vivía con una amiga a la cual le gustaba las relaciones lesbianas pero que se encontraba en con sus padres en Lyon, pague la cuenta y nos dirigimos hacia su apartamento.

Vivía en la segunda planta, me detuvo en la gradas y nos besamos comencé a acariciar sus senos los que encontré suaves al tacto, su vestido favorecía la ocasión, sentí como sus pezones erectos buscaban salirse de su vestido ya que no llevaba sostén, al bajar mis manos mi sorpresa fue mayor ya que tampoco llevaba ropa interior, tome entre mis manos sus nalgas firmes en este punto mi pene mostraba signos de salirse del pantalón y mostrarse ante ella, ella lo entendió así y se arrodillo y lo saco de mi pantalón, comenzando a darme una besos en la cabeza y a secar con su lengua las gotas de semen que salían note como hilos de liga de mi semen se estiraban cuando retiraba su lengua, me miraba y se sonreía de forma picara y excitante y comenzó a introducirse mi verga en su boca hasta el fondo, esa fue una sensación fabulosa sentí como toque el final de su garganta y como una ligera contracción para no vomitar le hizo derramar una lagrima.

Me pidió que me sentara en las gradas mientras ella me ofrecía su vulva rasurada, a pesar de que había una luz suave dejaba entrever un vivo color rosado de su rajadura, la que comencé a lamer apasionadamente, sentí como un liquido salado se deslizaba por mi lengua envolviéndome en una ola erótica y de pasión un olor a mujer en celo lleno el ambiente y me éxito aun mas, introduje mi lengua lo mas que pude, oí gemidos de placer y comenzó a tomar mi cabeza como pretendiendo que me introdujera en ella, sentí que me ahogaba cuando un grito suave salió de su boca indicándome que había llegado al clímax, tome un poco de aire y seguí mamándola suavemente, contracciones seguidas indicaban que seguía la ola de placer, me trague su semen con placer lo cual le agradaba, introdujo sus dedos y me los restregaba en la cara, luego me comenzó a besar apasionadamente.

Subimos a la habitación, solo había una cama durante el recorrido de las escaleras nos despojamos de nuestras ropas, me dijo que nos ducháramos un poco luego ella se adelanto a la cama y se puso en cuatro, fue excitante verla así como me ofrecía su caverna húmeda y comencé a lamerle su coño nuevamente su olor era rico y erótico, mire su culo rosado y me provoco lamérselo eso hizo que contrajera sus nalgas en mi cara y se contorsionara en olas de placer me pidió que se la metiera por donde quisiera, comencé a penetrarla, su coño era estrecho peculiar de las mujeres que aun no tienen hijos lo que provoca más placer la humedad de su semen facilitaba mi penetración, lo hice suavemente para disfrutarla mientras ella se acariciaba su clitor, la saque y comencé a mamarla nuevamente.

Me llevo al centro de la cama y levanto sus piernas ofreciéndome su culo, comencé a jugar con él, al mismo tiempo que intentaba introducirle mi verga me excitaba ver como la cabeza desaparecía en ese culo delicioso, vi como su cara mostraba signos de dolor y sin embargo hizo un movimiento para introducírsela toda lo que le arranco un quejido de dolor y satisfacción al mismo tiempo, si su coño era estrecho su culo lo era aun mas y esa sensación me provoco que me viniera en un río de semen, la sensación de ese chorro hizo caliente hizo que Anatolía en una furia de placer tuviera su segundo orgasmo sus contracciones eran continuas y hacían que siguiera con mi lujuria de placer, tenía mis ojos cerrados y sentí como ella me retiraba y limpiaba mi verga con su boca, esa acción sucia me puso más excitado aun mas cuando al ver como succionaba y lamía toda mi verga.

Quedamos exhaustos y tendidos en la cama, ella se levanto y trajo una botella de vino, la que terminamos entre caricias besos y suaves mamadas, estábamos ebrios de lujuria y vino, nuevamente se levanto y traía con ella una lata de crema chantilly, la que comenzó a rociar en mi pene dando paso a una de las mejores mamadas que me han dado en mi vida, se transformo en una goloso con mi verga, me dijo que quería introducírsela toda y lo hizo fue una sensación deliciosa sentí como su lengua alcanzaba a lamer mis huevos lo que me provocaba aun mas placer, comenzó a introducirse mis huevos en su boca luego a lamerme el culo, era algo nuevo para mí quise resistirme y me pidió que la dejara que quería disfrutar todo mi cuerpo y comencé a sentir un placer a través de su lengua, por momentos se volvía frenética sentía que no aguantaba más y estaba a punto de correrme cuando sus carnosos labios volvieron a introducirse mi verga, es indescriptible la sensación de sentir como la cabeza de la verga traspasa la garganta de una mujer que te esta mamando y queda atrapada por un momento.

Su boca era una verdadera máquina de sexo oral, comenzó a darme mordiscos suavemente y a introducírsela nuevamente hasta el fondo, sentí como una explosión de placer recorría todo mi cuerpo, quise contenerme pero un chorro caliente de semen exploto en su boca en el momento en que tenia introducida todo lo ancho y largo de mi verga en su garganta, quiso mantenerla así pero vi como gotas de semen salían de su nariz, lo que casi la hace vomitar quise retenerla pero, pero su necesidad de ir al baño fue más fuerte y escuche como devolvía posiblemente la cena y con ella parte de mi semen, no supe que paso después ya que mi cansancio de placer era tal que me dormí.

Al día siguiente, una sensación suave y húmeda me despertó, Anatolía me daba los buenos días con mi pene en su boca, la erección fue instantánea sus labios frenéticos practicaban una felación con un erotismo que denotaban placer, me incorpore para acariciar su culo, note que aun chorreaba semen de él y ella entendiendo mi deseo y a través de contracciones anales sacaba aun mas semen, se incorporo y sentándose en mi pene se lo introdujo en su culo cabalgándome al mismo tiempo que se acariciaba el clitor, el semen actuó como lubricante sintiendo como mi verga se introducía suavemente, su placer era tal que trato de separar sus nalgas lo mas que pudo para introducírsela toda, sentí el fondo de su culo y eso me excitaba aun mas, en su éxtasis y locura de sexo le escuche decir que le sacara mierda, eso fue el clímax para que los dos tuviéramos un orgasmos al mismo tiempo, sentí como mi semen llenaba todo lo interno del ano de Anatolía, lo que disfrutaba con todo placer, cuando sus contracciones terminaron, saco mi verga de su maltrecho culo y comenzó a limpiarme la verga con su boca lo que le provocaba un intenso placer.

Me quede una semana en Paris, semana que recordare por siempre y que fue tema de reclamo por parte de mi novia durante meses.


© Edgard

trincherojo@gmail.com

Ver más obras del autor

________________________________________________

Queda expresamente prohibida la publicación y la distribución de todo o de parte del contenido de la presente obra, sin previo y expreso consentimiento del autor

________________________________________________


0 Comentarios

______________________________

______________________________



______________________________

______________________________



NOTA

En este sitio Web no se evalúa ni censura ninguna obra, respetando de este modo a sus autores.

Por esto se publican “Tal Cual”, no realizándose ningún cambio en el texto original enviado.

______________________________





______________________________

ESTIMADO LECTOR



Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.



______________________________



Historias de Seducción pretende ser un portal para todos aquellos que gusten escribir en el genero erotico y para los que gusten el leerlo.
El erotismo un poco desprestigiado y confundido con pornografía hoy en día, esta lejos de ella por requerir del juego sutil de sentimientos, imaginación y de seducción antes de llegar a un posible y no imprescindible contacto físico de sus personajes.



______________________________