HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Float, izquierda

HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Solo para mayores de 18 años


Float, izquierda
-
______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________







______________________________

______________________________

______________________________

______________________________


...Con una Gordita... Y por qué no?




Hay una mujer en la oficina de cara bonitilla, muy sonriente y muy activa que va de aquí para allá y aún no sé ni qué hace, ni en qué departamento está... Arrastra unos kilitos de más, pero lo que me sorprende es que aún con éso tiene sus formas, o diría tal vez, sus curvas son definidas que parece un diábolo, o sea, caderas amplias, poca cintuta y mucho busto; de cachetes rosados, piernotas que llenan los estrechos pantalones, pero que esa cintura como que no coincide mucho con el exceso de peso. No sé si usa de esos corsets que dan forma asfixiando a las gorditas, pero que el otro día, (en uno de ésos tantos) en los que ando muy jairioso, me puse a imaginar cómo sería tener sexo con ella... Fue tan vívida mi imaginación, que tuve erección y como resultado fue que me metí a Internet y me puse a ver videos de sexo con gorditas...
Passsu!... Me puse muy excitado de ver cómo algunas se mueven, y cuando sentí que mi entrepierna se abultaba, se me ocurrió que le haría el cortejo a Conchita (así se llama), y no tuve que esperar mucho tiempo para que cediera a uno que otro guiño, a una que otra palabra, y a saludos subidos de tono cuando no había nadie al rededor...

Una vez que andaba cerca de mi oficina me preguntó qué era lo que yo hacía en la empresa y cuando le dije que diseñaba carteles para los hoteles, su curiosidad la llevó a pedirme que un día la invitara a ver lo que hacía...
Yo, y para mis pulgas, le dije que pasara equis día, - y antes de que se asomara por el vidrio y me saludara -, yo ya tenía abiertos, aparte de los archivos que estaba trabajando, páginas eróticas con el pretexto de decirle que me basaba en esas páginas para elaborar mis carteles que básicamente eran de moda, diseñadores y modelos...

Conchita entró esa tarde y me dijo que ya se iba, pero que si le enseñaba algo... Ése "algo" fue como una palabra de doble sentido para mí y me puso a correr la sangre por mis venas a diez mil por hora.
Hábilmente, las páginas que yo tenía abiertas eran algo más que sensuales y hasta en algunas habían imágenes sexosas que con toda seguridad le mostraría, mismas que surtieron el efecto esperado en su tal vez no tan ingenua curiosidad...
Luego de mostrarle brevemente algunas de las cabeceras diseñadas de Madonna, Tyra Banks, Gucci y demás, me pasé a esas páginas de erotismo delicioso y de inmediato noté que la manera de sonrojarse eran de puro deseo. Le dije que si se tomaban las fotografías con cierta iluminación y encuadres, podrían lograrse cosas muy "bonitas" de cualquier persona, y que incluso ella con su cara bonita podría salir muy bien, y se la solté... Le dije que si quería, yo podría tomarle unas fotos similares y que luciría muy sensual... De inmediato me dijo que su exceso corporal no le ayudaría, pero yo le insistí en que nunca iba a saber qué tal saldría si no hacía la prueba... Y después de ponerse más sonrojada, me preguntó que si yo le tomaría algunas fotos... Y pues claro, cayó en la seducción, y le dije que cuando quisiera lo intentábamos.

Pasaron algunos días y creí que la pena le habían hecho desistir porque ya no la había visto acercarse a mi oficina, hasta que en otra dichosa tarde calurosa, me dijo que ese día podría... Por "coincidencia" le dije que yo también, y quedamos en hacer "la producción" para esa misma tarde... Ufff!... Me subió la bilirubina...
Al salir de la oficina salimos en mi auto y yo ya me imaginaba mil cosas en su casa... Pero no vivía sola. Me preguntó que dónde se las tomaría y cuando me di cuenta que no sería en su casa, le dije que tendría que ser en un lugar tranquilo... Y accedió.

Ya tenía en la oficina mi cámara y una lámpara desde días atrás, preparadas para cuando se animara, así que sin decirle nada para que no se me espantara, enfilé hasta "Las Cerezas" y cuando me detuve en la entrada me dijo medio asombrada: "¿Aquí?"... - "Sip, creo que aquí estaría bien... Pero si te molesta vamos a otro lado", - Le contesté sin que el morbo asomara en mis palabras y me delatara... -"No"... "Es queeee"... - Me dijo un poco cohibida... "No te preocupes, aquí nadie molestará"... - Le dije tocándole la mano levemente, infectándola de tranquilidad.

...Conchita tiene unos 35 o 40 años; su aspecto "llenito" me hacían pensar que ni pareja tenía, y la verdad, yo ya me había hecho mis puñetas mentales al imaginar cómo sería hacerlo con alguien no solo de esa edad, sino de ese espesor, que seguramente tendría pocos admiradores... Así que con absoluta ecuanimidad le dije que solo íbamos a tomar algunas fotos y que después la llevaría a su casa...

Y sí, cuando entramos al Motel, su ingenua obediencia me pareció una angustia pecaminosa que reflejaba en su cara y en su nerviosismo, pero la fui calmando con la hipocresía de mi "madurez"... Cuando subimos a la habitación ella parecía que se quería arrepentir, pero ya estábamos ahí. Apenas entramos fui y le ofrecí un poco de agua de una de las dos botellitas de cortesía y la aceptó casi sin mirarme a los ojos... Luego me dijo: - "Cómo me pongo?"... - Entonces le expliqué los efectos que la luz haría en su rostro si las tomábamos así o asá y su nerviosismo fue cediendo, al tiempo que yo le decía que las fotos iban a salir muy padres.

La verdad, ya tenía que voltearme y arreglarme el pene para que no notara que la situación me tenía excitado, y haciendo acopio de mi "experiencia", logré tomarle algunas fotos sin demostrarle ningún detalle que la ahuyentara... Pero poco a poco le tocaba la barbilla, le acomodaba el cabello y me acercaba para decirle cómo colocarse. De hecho, no era la primera vez que le tomara fotos a una chava, ni la primera vez que sedujera a alguien, pero sí la primera vez que se me antojaba coger con una gordita.

Conchita agarró la onda perfectamente y hasta se ponía en poses medio atrevidonas ...y ZaZ!, ya no pude más y los toques leves se hicieron menos insinuados hasta que de plano le planté un beso cuando estuvimos muy cerca... No lo rechazó, solo se aventó un suspiro entrecortado, cerró los ojos y se quedó como esperando otro beso, y otro y otro... Dejé la cámara en la cama y la tomé por las mejillas, la besé abriéndole la boca para sentir su lengua y luego la abracé muy excitado. Conchita al principio solo se dejaba, pero por fin hizo lo que me mata, me abrazó, me agarró las nalgas y se pegó a mí deseosa de sentir mi erección al tiempo de que se movía y se contoneaba tallándose en mi pene.

Se sentía muy diferente tratar de rodearla con mis brazos... Otras mujeres son más fáciles de abrazar por sus esbeltos cuerpos, pero ella resultaba así, diferente... Entonces la toqué por el frente, le metí las manos debajo de su blusa y me llené de senos cada palma de mi mano; me agaché y le besé el cuello, luego le desabotoné la blusa y le planté besos en sus promontorios que sudaban por la excitación... De la vertical pasamos a posición de asiento, quise meter mis manos entre su vientre y el pantalón pero no me cupo la mano, así que ni tarda ni perezosa se soltó de mi cuello y se abrió el pantalón.. Ahora sí, la exploré y aunque llevaba puestas unas pantaletas "mata-pasiones", las pude manipular para llegar hasta el vello de su pubis y después más abajo, hasta localizar su vagina; tantée y toqué su clítoris y fue como si abriera la Caja de Pandora, Conchita se empezó a retorcer y a respirar muy aceleradamente... Su vagina estaba extremadamente empapada, mis dedos resbalaban con mucha facilidad y ya no pude más... Le quité el pantalón que calzaba con fiereza y le quité los calzonzotes... La empujé con suavidad para que quedara recostada, me hinqué en la alfombra y le pegué mi boca en su empapada panocha haciendo mucho ruido... Conchita sudaba y sudaba, gemía y pujaba muy excitada y se apoderaba de mi cabeza para que no la despegara de su centro vaginal.... Yo, feliz de mamarle su pussy y de mordisquearle los labios tan expuestos como estaban... Levanté la cabeza y le dije que debería afeitarse, que eso le haría sentir más rico y me respondió que sí, que lo haría para mí.
Conchita trepó las piernas en la cama y su enorme panocha quedó todavía más expuesta a mis lengüetazos, hasta que de plano me dijo, me pidió, casi me exigió, que me la cogiera... "Por favor, Cójame ya, métamela ya"... - Me hablaba de usted - Es excitante.
Entonces me levanté, me quité los pantalones que andaba arrastrando y me le puse por arriba de su abdomen... Antes de metérsela le planté un besote salivoso y aunque se la quería meter poco a poco como me gusta, me agarró de las nalgas y me atrajo con obvia fuerza para ese volúmen de mujer e hizo que la ensartara no sin antes sentir que aunque ya no era virgen, me costara un poco de trabajo por su tal vez obligada abstinencia por la ausencia de una pareja sexual...

Y sí, qué rico llenarme los ojos y mis manos de tanta carne, sus tetas se movían para arriba y para abajo y de vez en vez me las metía en la boca... Sus pezones estaban al centro de unas aureolas enormes, pero estaban muy duros, erectos como mi pene y la señora no dejaba de besarme como agradecida por brindarle ese momento... No sé si se lo había imaginado, pero sentirse seducida la puso como loca, balbuceaba y me decía "Mi amor" a cada embate, y yo sentía cómo su vagina me apretaba con cada orgasmo...
La verdad, la señora, - me dijo que tenía dos hijos - cogía muy rico... Claro, ¿por qué no habría una mujer tener una sexualidad normal, solo por el hecho de haber sido abandonada por su marido, tener hijos y llevar tantos kilos en su cuerpo?...

Cogimos y cogimos... No me soltaba y no dejaba de besarme, de besuquearme y de llenarme de saliva cada vez que lo hacía... No me daba asco, por el contrario me gustaba y yo le hacía lo mismo, le chupaba la cara y hasta le llené los ojos de saliva, las orejas, su cuello y sus tetotas enormes... Se me ocurrió que tal vez cogérmela por atrás no sería tan dificultoso, pero no lo hice... Seguía llenándome de saliva y de palabras amorosas, ni una grosería, solo palabras amorosas de agradecimiento mientras me levantaba y me bajaba haciendo que mi pene entrara y saliera a manera de chaqueta... hasta que me hizo querer venir... Le dije que eso estaba logrando y me pidió que me viniera dentro de ella, que no me preocupara porque estaba operada y yo le dije que también lo estaba, y cuando se lo dije, metió su lengua en mi boca, me apretó las nalgas y me apretó con mucha más fuerza esperando sentir por dentro el calor de mi lujuria.

Ufff!!!... ¡¡¡Fue muy ricooo!!!... La señora resultó ser muy cachonda, pero la verdad, solo espero que no quiera sentirse mi pareja solo por haber cedido a mis "galanteos"... No quiero amarrarme en una relación de oficina, además de que no quisiera que trascendiera en el trabajo... Pero con toda seguridad, alguna otra tarde me la llevaré para tomarle otras fotografías.



© Hypersexual



Ver más obras del autor

________________________________________________

Queda expresamente prohibida la publicación y la distribución de todo o de parte del contenido de la presente obra, sin previo y expreso consentimiento del autor

________________________________________________


0 Comentarios

______________________________

______________________________



______________________________

______________________________



NOTA

En este sitio Web no se evalúa ni censura ninguna obra, respetando de este modo a sus autores.

Por esto se publican “Tal Cual”, no realizándose ningún cambio en el texto original enviado.

______________________________





______________________________

ESTIMADO LECTOR



Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.



______________________________



Historias de Seducción pretende ser un portal para todos aquellos que gusten escribir en el genero erotico y para los que gusten el leerlo.
El erotismo un poco desprestigiado y confundido con pornografía hoy en día, esta lejos de ella por requerir del juego sutil de sentimientos, imaginación y de seducción antes de llegar a un posible y no imprescindible contacto físico de sus personajes.



______________________________