HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Float, izquierda

HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Solo para mayores de 18 años


Float, izquierda
-
______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________







______________________________

______________________________

______________________________

______________________________


Taxi Driver



Taxi Driver

Otra vez... Cuando regreso del parque lo hago corriendo; al salir del camino selvático tomo por una larga calle que me lleva hasta la casa y casi siempre a esa hora me rebasan los autos tempraneros y uno que otro taxi.
Esta vez uno de esos taxis se detuvo ligeramente delante de mi tranco y de inmediato me hizo recordar aquella aventura que tuve alguna vez... Mi nerviosismo fue de inmediato y cuando me orillé para pasar a un lado de donde se había detenido, el conductor ya tenía bajado el cristal del pasajero y con un "Oye", llamó mi atención para que no siguiera, inclinándose para abrir la puerta... Imposible que quisiera preguntarme por la ubicación de alguna calle, por lo que me imaginé solo una cosa cuando le di alcance... El tipo tenía su pene de fuera y se lo detenía ofreciéndomelo con singular descaro... Sin pensarlo dos veces y con la libido disparada, me subí y me senté al tiempo que volvió a proseguir su marcha.
Solo dijo que le habían gustado mis nalgas cuando las vio desde lejos (llevaba puesto mi short de lycra)... unos metros después de que me trepé dio vuelta a la esquina y se detuvo en la calle junto a una barda.
¿Me ayudas?, -Me dijo muy seguro de que aceptaría y sí, lo miré con mi carita de pena nueva y extendí mi mano para obedecerle. El tipo se cargaba una verga larga y ancha que apenas si encerraban mis dedos al rodearla... Muchas veces me he repetido que no sé por qué me atraen tanto los penes erectos y esta vez no me lo pregunté, solo me prendí de él y me excité mucho mirando cómo disfrutaba del manipuleo aquél.

La gente difícilmente pasaría por ahí, así que le seguí y seguí, disfrutando su calentura de vejete rabo verde que seguramente buscaba saciarla con lo primero que encontrara y tal vez deseoso de levantarse a una mujer ingenua o lo que fuere quien le hiciera la parada... Parada ya la llevaba y parada hizo que se me pusiera mi propio pene, porque esa atmósfera de verano parece rodearme día con día, haciéndome desear tener un encuentro sexual a cualquier y a toda hora del día y de las noches.

Esta vez no se me ocurrió agacharme hacia su regazo para saborearlo, solo me sentía muy excitado masturbando al tipo aquél que amenazaba con salpicarlo todo conforme seguía subiendo y bajando mi mano izquierda...
Por un instante el taxista se medio levantó del asiento para bajarse el pantalón y acto seguido extendió su brazo derecho para agarrarme el pene que seguía enclaustrado y luego deslizó la mano por debajo de mí para apretarme las nalgas... Seguramente deseaba penetrarme por la manera en que sus dedos buscaban mi Jardín Secreto (ya no tan Secreto), y hasta temí me fuera a descoser el short...

Me gustó, me gusta que mis glúteos, me gusta que mis nalgas sean tocadas y nunca volví a soltarle la verga que ya brillaba por la gotita maravillosa y lubricadora del pre-semen que tan deliciosa es...
Hacía que me elevara del asiento por la intensidad de su manoseo, y yo pasaba de mirar su cara a su pene una y otra vez porque si lo que quería era venirse, haría que el tipo lo lograra... Los labios se me secaron, los remojé, la boca se me aguaba y seguí con el movimiento que me empezaba a cansar un poco.
Al no querer ser tan obvio no cambié de mano y mi brazo izquierdo ya quería obtener la recompensa; el tipo vociferó las clásicas palabras vulgarezcas y me dijo que lo estaba haciendo muy bien, me dijo "puta, que rico", "síguele, no te pares, síguele, haz que me venga ca...nijo, chaquetéamela así, no te pares, sigue, sigue, sigue!"... Y seguí, seguí y seguí... La verdad, su verga ya hasta se me hacía preciosa y de tamaño perfecto; imaginé mil cosas, se me antojaron otras dos mil y le seguí con la puñeta mientras recorría con la mirada sus muslos lampiños al descubierto... El tipo se revolvía, volvía con sus vulgaridades y hasta con leperadas que nunca tomé como insulto, por el contrario. El tipo estaba disfrutando la zarandeada y como que ya quería llegar...

De repente yo mismo me tocaba pero no me la saqué, solo me pasaba la mano a lo largo de mi pene y con el dedo medio repasaba la punta donde ya mi gota de miel había traspasado la lycra... me chupaba el dedo y no sé si me quería meter aquello en la boca... creo que sí pero no lo hice...
Cuando el tipo cerró los ojos ya su cuerpo se iba deslizando hacia abajo y el volante empezaba a estorbar el movimiento; se enderezó un poco y con los brazos a sus costados solo dijo "sí cab... sí, ya me voy a venir, no pares cab... síguele, siguele"...
Ufff!!!... y por fin se vino, me puso a mil haberlo logrado y no lo solté hasta que escupió la última gota y chorreó el último liquido hasta el asiento... Entonces lo solté y me pidió una franela que estaba en el puente del auto; antes de pasársela me limpié la mano y se la di.

Silencio... el cuate ya no dijo nada pero seguía transpirando y respirando más agitado que lo que yo ya estaba por el trote del parque y por la manipulada...
Cuando recuperé la respiración abrí la puerta y me bajé del taxi... El tipo terminó de subirse el pantalón, puso el motor en movimiento y se largó.

Excuso decir cómo llegué a la casa, y ya en la ducha me puse una ensartada de dedos que me llevaron a una deliciosa masturbación, antes de salir rumbo a la oficina.


© Hypersexual



Ver más obras del autor

________________________________________________

Queda expresamente prohibida la publicación y la distribución de todo o de parte del contenido de la presente obra, sin previo y expreso consentimiento del autor

________________________________________________


0 Comentarios

______________________________

______________________________



______________________________

______________________________



NOTA

En este sitio Web no se evalúa ni censura ninguna obra, respetando de este modo a sus autores.

Por esto se publican “Tal Cual”, no realizándose ningún cambio en el texto original enviado.

______________________________





______________________________

ESTIMADO LECTOR



Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.



______________________________



Historias de Seducción pretende ser un portal para todos aquellos que gusten escribir en el genero erotico y para los que gusten el leerlo.
El erotismo un poco desprestigiado y confundido con pornografía hoy en día, esta lejos de ella por requerir del juego sutil de sentimientos, imaginación y de seducción antes de llegar a un posible y no imprescindible contacto físico de sus personajes.



______________________________