HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Float, izquierda

HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Solo para mayores de 18 años


Float, izquierda
-
______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________







______________________________

______________________________

______________________________

______________________________


Sexo a los 15



"Sexo a los 15"

...Pensé en cambiar el título a este relato... No es lo que parece, no es que yo haya tenido sexo a los quince años... De hecho, mi primera experiencia sexual fue con una mujer Americana a los 19... No fue lindo.
Cuando me fui a estudiar a Estados Unidos llevaba toda la emoción y el deseo de que fuera allá mi iniciación... Y lo fue, pero era tal mi inmadurez, que Queens, Nueva York resultó ser muy frustrante porque aunque mi sexualidad funcionó a la perfección, "Eat me Baby" no lo comprendí y no sabía, por mi corto inglés y conocimiento de metáforas, que "Eat me Baby" significaba "Hazme Sexo Oral"... ¿Pero cómo iba a ser agradable sin siquiera haber penetrado a ninguna mujer a lo largo de esos tantos años?...

Pero en fin, el paso voraz de los mismos me han dado no solo la madurez sexual, sino hasta la libertad casi de libertinaje, de hacer y deshacer las fantasías más tremendas que se le pudieran ocurrir al más avezado, erudito y experimentado en esto de los amores, las reglas, los desenfrenos y el manejo de una sexualidad que ciertamente me han regalado con creces, momentos de infinito placer.

Tal vez exista un manual para la sexualidad, pero sin duda que debiera llevarse muy consciente de que el sexo, es pleno solo si las dos partes se proveen de sentimientos, de palabras y caricias que estimulen a ambos por igual, y por esto no me refiero a dar el 50 y 50, sino el 100 por 100 y hasta más.

Los años no pasan en vano, no solo se trata de masturbarse (rico) cada que a uno le llega esa necesidad netamente biológica, sino cultivarla, esperar y dejar que llegue a un punto de clímax que nos deje satisfechos como el quitarnos la sed y el hambre con un buen vaso de agua o una exquisita comida... En mi caso, la saciedad me cubre como a los "Camelus Dromedarius" o "Tilópodos" durante quince días y después lo pide el cuerpo como si fuera la primera vez, solo que más intenso.
Dicho en otras palabras, si tengo sexo un Viernes -porque no me queda de otra-, puedo concentrarme en otras actividades pero a los quince días, estoy que reviento de mi bajo vientre y mi cerebro, con la idea de volver a tenerlo... Quince, no más!.

Y pensar que la decisión empezó a vislumbrarse una vez que hubo una fiesta en el departamento de un amigo en la calle de Rébsamen en la Cd. de México... Celebrábamos reuniones de compañeros de trabajo más o menos seguido y para cuando le tocó a él, ya nos había confesado que era Gay y que su pareja vivía en Huatusco, Veracruz.
Siempre he tenido una imaginación de celuloide y desde esa confesión, cada que lo veía o nos platicaba de su pareja, me imaginaba cómo era una relación así; quién era el hombre y quién representaba a la mujer...

No era tal, en una verdadera y auténtica relación Gay no existe un hombre o una mujer; simplemente son dos personas del mismo sexo que no solo tienen sexo, sino que se aman y cuidan como una pareja heterosexual; es decir, una relación donde les rodea el amor en su expresión más pura y real, donde el género es lo que menos importa o se toma en cuenta...
El hecho es que mi sexosa mente siempre los imaginaba en arrumacos y besos, pero por supuesto también teniendo sexo -en este caso- de él a él y viceversa...

Una relación entre dos mujeres es mi preferencia e igual, pero en la cual ambas fueran definitivamente femeninas. Entre Mauricio y Rodolfo no había afeminado o maricón, solo Gays.

Bueno, mi calculada participación era disfrutar de la excitación de estar entre hombres y mujeres a los que contrariamente a mi inclinación, les gustaba tomarse sus copas sin excesos, pero lo suficiente como para tener conversaciones abiertas y desinhibidas, pero hasta ahí.

Mi "tenebroso" plan era, cuando ya era muy noche, fingir en lo peligroso que sería conducir de regreso a casa "con algunos tragos encima" -que por supuesto no tomé-, y en esperar a que todos los invitados se fueran, para pedir albergue a Mauricio y pasar la noche del Viernes en su departamento...

Y así fue, mi plan funcionó y arguyendo al don artístico y creativo de mi amigo, pedirle que me tomara algunas fotografías como Dios me trajo al mundo.
Mauricio accedió inocentemente, preparó la iluminación con luces cálidas y me dijo cómo posar cuando me quité la ropa, tras su respetuosa mirada... Pero mis intenciones ni eran tan ingenuas y quizá ni tan respetuosas, porque apenas tuve mi trasero al aire, una tremenda erección me acompañó, a lo que Mauricio me dijo que esperaría a que se evaporaran esos pensamientos lujuriosos que supuso se debían a la cercanía que tuve cuando tres de las compañeras habían estado ahí un par de horas antes...

Por supuesto Mauricio no sabía, ni mucho menos se imaginaba, que lo que yo quería era que él me viera cuan desnudo estaba y que mi pensamiento más allá era el de verlo también desnudo. Pero me contuve a la insinuación, me concentré y cuando por fin pude hacer que mi erección bajara, me dejé tomar unas muy artísticas fotografías de mi cuerpo que por ahí debo aún tener guardadas... Nada pasó, en esa sesión netamente fotográfica.

La situación se repitió... Llegó una nueva reunión en su departamento, otra serie de fotografías, y cuando el sueño nos venció, Mauricio me trajo unas sábanas y me cedió el sofá de tres plazas para que pasara la noche.

Pero no podía conciliar el sueño... De hecho, tampoco podía dejar de tener una muy inquieta erección, porque quería y no sabía cómo hacer para ver y estar desnudos al mismo tiempo... Hasta que se me ocurrió una "brillante" y descabellada idea...

Avanzada la madrugada me levanté, me envolví en la sábana, y caminé hasta la única habitación del departamento, la de Mauricio.
Mi amigo dormía plácidamente, pero lo desperté y le dije que había escuchado "ruidos extraños"... Mauricio se levantó asustado metido en su pijama, y me acompañó hasta la estancia para checar y cerciorarse de que nadie había... No tengo temor a lo desconocido y no sé si él lo sabía, pero le dije que estaba muy nervioso (y eso no era una mentira) por lo que le pedí me dejara dormir con él, en su cama... No era mentira, estaba sexualmente muy nervioso y quería sentir su cuerpo junto al mío... No, quería sentir el frente de su cuerpo.

Para no hacer la historia muy larga y como mi pene sí lo estaba, me metí bajo las sábanas y me puse boca arriba. Yo jamás he dormido con pijama, así que hice lo imposible para que se diera cuenta del "Tipi" que se había formado cuando estiré la sábana y la adrenalina del momento "homo" estaba ocurriendo dentro de mí... Pero Mauricio ni se había percatado...

La madrugada se estaba yendo y me dije que no había construído tal escenario para dejarlo desaparecer con el amanecer, así que, antes de que la obscuridad se fuera, aproveché una de sus veces que giró y quedó de costado, dando su frente hacia mí... Y yo hice lo propi;, giré sobre mi costado izquierdo y la situación quedaba perfectamente como para embonar...
Pero no pasaba nada; no sabía si lo había puesto nervioso ni si estaba despierto, por lo que decidí irme acercando, así, como estábamos, hasta que sentí una descarga eléctrica cuando le puse mi trasero haciendo contacto con su cuerpo... Me le fui pegando más, luego más, y luego otro más, hasta que por fin lo medio desperté. Nada dijo, solo entendió el meta-mensaje, extendió sus brazo y poniendo su mano en mi pecho me acercó a él hasta eliminar el más mínimo espacio entre nuestros cuerpos... Y entonces me moví, me sentí una Puta y le tallé mis nalgas contra su sexo que poco a poco logré seducir y hacer que de esa languidez pasara a un juego que no sería precisamente de espadas.

Sí, creo que fui una Puta porque me movía como una Puta, pasé mis brazos hacia atrás y me le pegué todavía más; los bajé y busqué el centro de su cuerpo con mis manos donde ahí estaba él, su miembro, su pene bien erecto y no lo solté, tirando de su piel masturbándolo con singular excitación y una respiración densamente entrecortada.
No sé exactamente lo que yo quería... Solo sentir su sexo erguido entre mis nalgas me estaba produciendo una lubricación que él buscó y que esparció en mi propio pene, en mi vientre y lo mejor de todo, en la curvatura de mis nalgas...
Volvió a mi pene, seguíamos de costado cuando la primera luz asomaba y así nos masturbamos mutuamente... Lo mío batió su puño y lo de él bañó mis nalgas que cuando sucedió, tiró de las cobijas y me nalgueó con deliciosa suavidad, nunca con violencia y sí como un "castigo" por portarme "tan mal".

Como a las 5 me metí a bañar y él permaneció dormido, nuestro semen se había convertido en pegajosa mascarilla y sin volverlo a despertar, tomé mi ropa, me vestí y me fui.

Ese sensación penosa de no querer encontrarme ni mirarlo a los ojos en la agencia hicieron que pasaran días, quince días para ser más exacto, hasta que mi cuerpo me lo pidió y organizamos una nueva reunión, dos Viernes después...
Y fui... pero ya no me quedé a pasar la noche, porque me fui a mi casa más temprano...
Arrepentimiento?... Miedo?... Pena?... No lo sé, ...Tal vez aceptación.


© Hypersexual



Ver más obras del autor

________________________________________________

Queda expresamente prohibida la publicación y la distribución de todo o de parte del contenido de la presente obra, sin previo y expreso consentimiento del autor

________________________________________________


1 Comentarios

______________________________

______________________________



______________________________

______________________________



NOTA

En este sitio Web no se evalúa ni censura ninguna obra, respetando de este modo a sus autores.

Por esto se publican “Tal Cual”, no realizándose ningún cambio en el texto original enviado.

______________________________





______________________________

ESTIMADO LECTOR



Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.



______________________________



Historias de Seducción pretende ser un portal para todos aquellos que gusten escribir en el genero erotico y para los que gusten el leerlo.
El erotismo un poco desprestigiado y confundido con pornografía hoy en día, esta lejos de ella por requerir del juego sutil de sentimientos, imaginación y de seducción antes de llegar a un posible y no imprescindible contacto físico de sus personajes.



______________________________