HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Float, izquierda

HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Solo para mayores de 18 años


Float, izquierda
-
______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________







______________________________

______________________________

______________________________

______________________________


Fueron Tres



Fueron Tres.

De pronto, cuando se aproximaba la hora de comer, mi esposa me dice: "Nos vemos, voy al seminario; ahí hay arroz y atún"... Oukei... Le contesté.
Ya me había platicado de que habría un seminario de chunches chinas, pero no me acordaba del día ni la hora... Total, fui a la cocina y saqué del refrigerador el atún y el arroz...
Eran poco más de las 5... El cinito empieza a las 6... Así que la libido entró en acción.

Llegué cuando la primer película ya había empezado y tardé en ajustar mi vista esperando ver a la pareja del otro día a mitad de la sala... Pero estaba vacía esa zona y me subí hasta el fondo del cinito...
Cuando mi visión empezó a ajustarse, un par de sexosos terminaba su movimiento oral y dejaron a un tipo solo en toda la hilera... Todavía me quedé parado en las escaleras, pero cuando me pareció que el tipo en solo tenía los pantalones abajo (o llevaba short, y se tocaba), fui y me senté a su lado... Sí; tenía los pantalones hasta los tobillos... Chin!!!... Olvidé los poppers!... "Bueno, ni modo, así estará rico"... - pensé mientras seguía de reojo los tamaños y las formas -
No hubo mucho manoseo, el que dejara sentir mi brazo junto al suyo era luz verde para mí, extendí mi brazo izquierdo y empecé la manipulación... Era de buen tamaño y de buen calibre, casi completamente rígido y lo toqué con mi respiración en aumento de pulsaciones... Mi vista ya estaba completamente clara y el resplandor de la proyección me dejó ver que no se había quitado la trucita diminuta blanca, pero que estaba completamente afeitado... para cerciorarme, toqué las piernas y sí, el tipo estaba como mandan los cánones sexuales de mi preferencia... totalmente hairless.
Creo que ni volteé a ver su cara, el tipo era de tez blanca y entonces me agaché, la revisé, la seguí manipulando y me metí esa deliciosa verga a la boca. El tipo me aceptó gustoso, de su pene pasaba a sus piernas que se sentían muy lisitas y de muy buena forma, en pocas palabras, excitantes, le besé el vientre, se lo lamí, le besé las piernas, se las lamí y luego, subiendo un poco la mirada, vi que su pecho también estaba limpio de vello, así que boca para qué te quiero, me enderecé un poco y le chupé los "senos"... El tipo era un "yo" que se dejaba hacer de todo... entonces me entraron ganas de besarle el cuello, las mejillas y poco a poco, me acerqué hasta su boca... y la besé.
Para esto, el tipo fumaba; prendió como tres cigarrillos y se los fumaba cuando pasaba de su boca y de regreso por el cuello hasta volver a su delicioso pene que seguía empapado por mi saliva...
Recordé la historieta porno de la chava que se metía con indigentes, porque le excitaba el sabor del desaseo... Este cuate ni era indigente ni olía mal, pero su sabor de lengua era ahumado, cosa que también me hizo recordar a Cinthia la newyorkina...
Para no aburrir, yo seguía excitándome conforme más se dejaba el tipo, y cuando me dijo:"Soy tuya", ufff!!!, no me prendió, me puso a hervir!... Estaba yo encima literalmente de una mujer, porque me bajé más los pantalones hasta los tobillos para poder encimármele completamente sobre su cuerpo, le bajé los calzones y esa sensación de piel a piel estuvo más que fascinante... Intercambiamos frases muy eróticas... "Somos un par de putas lesbianas"... Nos dijimos cosas así. A decir verdad el tipo casi no me tocó, solo se dejaba mamar , besar y manosear todo el cuerpo y solo de vez en vez buscaba mi pene que por ahí andaba, babeando y dejando su caminito preseminal.
De lujo, valió el momento y el boleto... Me dijo que ya se quería venir y entonces aceleré el movimiento en su pene para bombear el premio... hasta que llegó... no lo tragué, esperé a que expulsara hasta la última gota, lo guardé en mi boca y después lo dejé salir sobre el piso a mi derecha.
Por supuesto que yo ya estaba prácticamente desnudo, cuando decidí trepármele ya me había quitado la playera, misma que puse en la parte de atrás de mi butaca, asegurándome de que no se me cayera...
Y, claro, una vez que terminó en mi boca, sacó sus papelitos, se limpió, se subió la ropa y dándome un toque en mis desnudas piernas se despidió diciendo que volvería el Sábado.

Por supuesto yo no me había venido, quedé tan solo como él había estado en esa hilera, hasta que un tipo medio llenito parado en la escalera me vio, se sentó a mi derecha y se empezó a tocar...
No estaba tan bien como su antecesor, pero cuando toqué su verga, estaba más dura, así que no perdí tiempo y me agaché ahora a mi derecha y me lo metí en la boca... No hubieron toques de más porque este tipo como que ya estaba suficientemente caliente y ya se quería venir... Su verga era de buen tamaño pero no la disfruté tan prolongadamente porque realmente ya se quería venir y hasta se masturbaba aunque tuviera mi boca ahí y me estorbaba... pero me retiré, dejé que se ayudara y no mucho después obtuve otra recompensa, ¿o la tuvo él?... Sentí su semen y casi de inmediato se la agarró, la apretó y no me dejó esperar a que saliera todo en mi boca... Me salí de ahí, y sin más, se metió su cosa al short que ni se bajó y se fue...

Otra vez, jarioso como estaba me resbalé hasta el asiento y así, parecía que estaba totalmente desnudo; casi lo estaba, solo que mi pantalón ya arrastraba junto con mis calzones en el piso, cubriendo mis tobillos.
Volví a quedar al centro de la hilera, con el pito bien parado y con mis manos cachondeándome solito... Tal vez me masturbaría hasta llegar, pero no mucho después se acercó el tercero... y ése sí me tocó, no la verga, pero sí se fue sobre mis tetillas y me empezó a tocar como si se tratara de una mujer. No me besó, se acercó a mi cuello pero solo se agasajaba con mi cuerpo desnudo y con mis "pechos", mismos que yo le ofrecía como cuando se los chupé a mi hermana de cama a cama... No me tocaba la verga para nada, era yo que me apretaba uno de mis senos y me jalaba mi aparato para hacer que se viera desde todos y cualquier ángulo que se le viera...
El cuate se veía bien, nunca supe cómo estaba su piel ni su pene, porque solo me tuvo a su merced... Me chupaba el pecho, el cuello, mis piernas y me hizo sentir tan especial como sentí al primero... Mi lenguaje corporal era el de una mujer que se retorcía, se arqueaba y recibía unas caricias tiernamente lujuriosas...
Qué velada!... Sin embargo no quería que fuera muy extensa porque calculaba que debía regresar antes que mi esposa lo hiciera... Pero lo disfruté a mil... Todo mi cuerpo por el frente estaba siendo besado y babeado deliciosamente y me dejé como cualquier cortesana que se jactara de putona... No fui vulgar ni nada, no dijimos palabra alguna pero los dos lo disfrutamos a tope, hasta que en uno de sus cansancios que se separó para respirar, me aferré de mi verga y la manejé con la idea toda de venirme en su siguiente acercamiento... Pero solo me miraba, nunca se acercó demasiado a mi pene y solo siguió acariciándome mientras veía que mi "expulsación" era copiosa por tal calentura...
En una de esas busqué mi playera y ya no estaba... prendió su celular y la encontró en el piso, tan revolcada como estaba yo... Cuando terminé de eyacular, el tipo dio por terminada su agasajada y se fue.
Todavía esperé a que el semen brillante sobre mi vientre se secara, incluso, lo unté un poco sobre el asiento vacío de mi derecha y cuando empezó a perder ese delicioso brillo y se tornaba en mascarilla, me enderecé y me arreglé las ropas... tomé el respiro que me faltaba, y me levanté para subirme los calzones rojos que llevaba y mis pantalones jeans, sin la pena de los inicios, con las pulsaciones todavía como de tren, y me salí de la sala.

Pasé a enjuagarme las manos y la boca y dejé el cinito para manejar con la repetición de lo vivido mientras llegaba a casa. Cuando llegué, todavía no llegaba mi esposa y me subí a trabajar.

© Hypersexual

manfromnowhere@live.com

Ver más obras del autor

________________________________________________

Queda expresamente prohibida la publicación y la distribución de todo o de parte del contenido de la presente obra, sin previo y expreso consentimiento del autor

________________________________________________


0 Comentarios

______________________________

______________________________



______________________________

______________________________



NOTA

En este sitio Web no se evalúa ni censura ninguna obra, respetando de este modo a sus autores.

Por esto se publican “Tal Cual”, no realizándose ningún cambio en el texto original enviado.

______________________________





______________________________

ESTIMADO LECTOR



Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.



______________________________



Historias de Seducción pretende ser un portal para todos aquellos que gusten escribir en el genero erotico y para los que gusten el leerlo.
El erotismo un poco desprestigiado y confundido con pornografía hoy en día, esta lejos de ella por requerir del juego sutil de sentimientos, imaginación y de seducción antes de llegar a un posible y no imprescindible contacto físico de sus personajes.



______________________________