HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Float, izquierda

HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Solo para mayores de 18 años


Float, izquierda
-
______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________







______________________________

______________________________

______________________________

______________________________


feminismo

la historia, quizas frecuente de una mujer violada, redimida por su hijo


Durante mucho tiempo no le he dado importancia a nada que tuviese algo que ver con el feminismo.
Pero ante la movida que se ha gestado en los últimos tiempos, me he puesto a analizar, el porqué lo veo con simpatía, a pesar de ser hombre y practicarlo.
Ya rondo los 30, mama los 44 y la tía los 40, mi vida entera la pase con ellas y me siento cómodo, nunca sentí necesidad de otros cariños, ni siquiera de los otros familiares, a los que no hace mucho fui conociendo, respetando a algunos, despreciando a otros y admirando a los menos, amando a ninguno.
Cada historia es diferente, la mía la viví en plena inocencia hasta muy avanzada mi pubertad.
Recién cuando nacía el siglo XXI, me entero de mi historia, de nuestra historia incluyendo a mama y a mi tía. Es que la de todos resultó ser la única.
Mama y la tía son hermanas, producto del amor de mis abuelos, ya fallecidos, nacidas en la finca donde tenían unas 40 hectáreas de quinta, los abuelos eran inmigrantes agricultores, nacidos ambos durante la gran guerra y llegando aquí escapando de la miseria en la que Vivian.
Ambas hermanas iban a la escuela del pueblo distante unos dos kilómetros de sus casas, y desde muy chicas estaban acostumbradas a andar solas por lugares que todavía eran seguros.
Pero una tarde al regresar a casa un forajido se apodera de mama y la viola, la tía llorando llega a casa y el abuelo escopeta en mano va al lugar que le indico la tía, donde ocurrió el hecho.
Nada, va la policía y buscan sin hallar la mínima huella.
Al cabo de dos días, mama caminando con la ropa raída y sucia llega la casa.
No sabe donde estuvo, y se encontró sola en un acantilado, pero preguntando pudo volver.
Nada pudo aportar para lograr aprehender al violador pues la acogotó y levándola delante de él en pleno campo se la cogió desde atrás, no solo la desvirgó también la golpeo dejándola semi inconsciente para que no lo pudiese localizar, por eso suponen que era un conocido.
Tenía 13 años, apenas menstruaba.
La cosa que queda embarazada, los abuelos más que religiosos nunca pensaron en hacerla abortar, y trataron de tomar el tema como un regalo de Dios.
La tía quedo tan traumada como mama y desde ese día los hombres para ellas fueron Satanás.
El tiempo fue pasando, y mi madre junto a su hermana me criaron, cuando ya los viejos nos dejaron.
Ocurrió que pestes, langostas, sequias y otras calamidades como que el ramal ferroviario ya no circulaba, la fábrica de dulces cerró y la mayoría de los habitantes del pueblo fueron emigrando a la ciudad, lo que obligó a que malvendiesen la finca y se vinieran a la ciudad.
La ciudad si era peligrosa y a medida que pasaron los años se puso peor.
Mis abuelos no soportaron esta vida y se enfermaron y casi juntos fallecieron.
Yo ya tenía 10 años.
Poco sabia de sexo, solo lo aprendido en la escuela, porque era la única forma de contactarme con otros chicos, no me dejaban jugar en la calle ni frecuentarlos.
Desde los seis años ya no me bañaban, ni me limpiaban, debía hacerlo solo, de manera que tampoco sentía las lindas caricias de mi tía y de mama, sobre mis partes.
Claro a los 10 años ya me tocaba y me jugaba, como a todos me gustaba.
Con las nenas de la escuela había poco contacto ya que nos huían, había algunos que querían ver sus partes porque ya sabíamos que eran diferentes.
En vacaciones solíamos ir a la playa y allí si se podía ver las diferencias o al menos sospecharlas, pero en las revistas y algunos videos la cosa era muy instructiva.
Yo cumplo años en verano y ya a los 11, el pito se me endurecía si jugaba con él o viendo esas cosas.
Los chicos decíamos que había que sacudirla y que en algún momento salía leche lo mismo que a la gente grande y que esa leche dentro de la abertura de las chicas hacia a los bebes.
Era increíble que así naci yo.
Mama y la tía siempre durmieron juntas y los chicos decían que cuando las chicas duermen juntas son tortilleras y si lo hacen los varones es porque son putos.
Bueno al menos yo nunca dormí con otro varón, pero lo de mama y la tía me trabajaba en la cabeza ideas escabrosas, necesitaba saber si en realidad eran lesbianas.
Ninguna de las dos que yo sepa no salían con varones, solo muy rara vez con algunas conocidas, de compras o alguna reunión social.
Para ello me propongo espiarlas, pero cuando, solo en la noche están juntas y se acuestan antes que yo y también se levantan más temprano.
La solución es poner el despertador a la madrugada.
Lo hago y con mucha modorra me voy a espiarlas, abro muy despacito la puerta del dormitorio y ambas estaban dormidas cada una al costado de la otra dándose la espalda.
Me convencí que la cosa no era como decían.
Pero en las vacaciones, todo cambió.
En la playa bajo la sombrilla sobre la loneta ambas en malla lucían su cuerpo.
La tía siempre fue rellenita sin ser gorda, lo que la hacía más apetecible que mama que siendo más alta y delgada, sin tantos atributos al menos no tan notorios, no llamaban tanto mi atención morbosa de niño pajero.
Tía tenía y tiene un par de tetas grandes, notándose muy marcada la zanja entre ellas, su culo es redondo y amplio, buena cintura pero lo que más llamaba mi atención era su pubis, muy gordo, tanto que parecía tuviese allí arrollado un miembro como el mío pero mucho más grande.
Mama en cambio, tenia tetas normales redondas que a veces, no siempre mostraban su duro pezón como lacerando desde su interior al corpiño que las sostenía.
Su culo redondo bastante salido, ya que al erguirse y ser más delgada se evidenciaba con mayor intensidad.
Pero su pubis, no tenía nada, como todas las mujeres.
Por momentos pensé y si la tía fuese un varón travestido?
Con ella jugueteamos mucho más que con mama, y para averiguarlo trate de jugar con ella y al caernos casi abrazados, no se sentía que ese bulto a ella se le endureciese, como podrán suponer mi tacto era por las piernas o brazos nunca me hubiese atrevido tocarla allí.
Pero lo más lindo eran los culos de otras chicas con esas bombachitas que dejaban ambas nalgas al descubierto, poquito y nada queda del culo sin verse. Lo mismos con esos corpiñitos chiquitos que apresaban solo una porción de grandes tetas exuberantes, que se movían acompasadamente al caminar y mas al correr, y uno siempre a la espera que una se saliese para poder verla completa.
La reacción no se hacía esperar y había que correr a meterse en el mar para que el frio descongestionara tan bella inflamación.
Lo hacía bastante seguido y la tía me retó, no vayas tan seguido al mar, te va hacer mal.
Al rato no sabía qué posición tomar para que no se notara pero ella lo notó, la habla al oído a mama, ambas ríen y me dice, bueno anda, quédate un buen tiempo, ojo no muy profundo y lleva el sombrero.
Al regresar había unos chicos jugando a la pelota, me invitan, acepto y me olvide por completo de todo lo anterior.
A la noche luego de cenar salimos a caminar, de nuevo a la playa, ahora había parejas abrazadas y besándose, ellas tomadas de la mano y yo corriendo alrededor.
Yo voy hasta la orilla del mar a ver cómo estaban pescando y al regresar vislumbro como mama volcada hacia la tía abrazándola se besaban como novios.
Me detuve y me fui detrás de unos medaños y siguieron un buen rato, sus brazos subían y bajaban desde l cuello hasta el culo de una a la otra, por momentos la tía tomaba la cabeza de mama como para no dejar que se apartara del beso.
Imagine mil cosas, pero lo más osado fue creer que la tía sacaría su pija y se la ensartaría a mama, así de paradas como en las fotos de las revistas. La mía se puso tiesa y me la sacudí hasta hacerme doler, la cosa que se bajó y llamándolas en voz alta regreso a ellas.
A la noche no podía dormir ellas en una cama grande y yo en una chiquita pero en la misma habitación, me hice el dormido y esperé, no pasaba nada se acostaron lo más normales, apagan la luz y nada.
Cuan do ya dormitaba del cansancio, escucho gemidos de mama, la voz muy tenue de la tía diciéndole, no gimas, solo goza, no se veía nada.
Pero un destello de luz proveniente de la ventana al pasar un auto por la calle, me permitió ver que la tía estaba con su cabeza entre las piernas de mama.
Luego silencio y nada más, o me dormí, no sé, lastima no?
Debo haber soñado, me despierto acalambrado todo mojado, pensé, me meé, que vergüenza, pero no, era algo pastoso, era leche, había acabado en sueño por primera vez.
Qué hago?, como disimulo esto?, había leído sobre las poluciones nocturnas y lo que sabía lo aproveché.
Me siento y grito, haaaaaa, hay que, que, me pasó, hay hay,.
Mama enciende la luz y viene hacia mí, que te pasa hijo?. No sé, algo me duele, me asusté, donde, aquí y descubro mi panza con el calzoncillo empapado y las sabanas también.
De inmediato se da cuenta y llama a la tía, contenta, sabes nuestro niño ya es un hombre.
Yo no sabía si reír o llorar.
Viene la tía, pasa su dedo sobre la sabana se lo lleva a la boca, dice no hay duda, felicitaciones.
Ambas ríen me mandan a lavar y ponerme otro calzón, mientras rehacen la cama, sonriendo entre ellas.
Cuando regreso el camisón de ellas también tenían algunos lamparones de humedad.
Cuando quise ponerme analizar lo ocurrido me duermo profundamente.
Al otro día, nada, ninguna mención, como si hubiese sido un sueño.
Al ir a la playa, la tía estaba más insinuante, la bombacha de su malla era más calada y su corpiño le quedaba chico.
Mama la retaba porque su malla era muy degenerada.
Yo la gozaba y mi pito cabeceaba de ganas, de nuevo al mar a refrescarlo.
Pensé, esta trava me querrá coger a mi?.
Pero mirando su pubis ya no tenía un chorizo arrollado eran dos protuberancias con un raja entre ellas, me calmo los nervios, la tía era de labios gordos, que confusión loca la mía.
Peor todavía, acentuaba mas mi calentura, al final me cansé de estar en remojo en el mar y de jugar a la pelota con los mismos chicos del otro día.
Bien cansado dormí sin problemas, al otro día lluvia, no salimos.
En casa andaban vestidas como siempre, nada insinuante, pero mi mente me seguía traicionando, mama se da cuenta y me manda al baño.
Increíble mi vieja me mandaba a hacerme la paja.
Jugamos cartas y en el ambiente había nerviosismo.
Luego de almorzar, mama me comienza a hablar como nunca lo había hecho.
Me cuenta de su juventud, de su violación, de que con la tía se aman desde siempre no solo como hermanas sino que también como amantes, que necesitaban que las comprendiese y que lo que me estaba pasando es algo natural por mi edad, pero que mis deseos por la tía eran un gravísimo pecado, era incesto.
Que desde el inicio de los tiempos el hombre busco a la mujer, esclavizándola, que recordase las figuras donde el hombre de las cavernas con su garrote al hombro arrastra a su hembra para poseerla.
Eso era en épocas salvajes, luego con mas disimulo la fuerza siguió imponiéndose haciendo solo los hombres, gobiernos, religiones, oficios, todo para ellos y la mujer ni tenía derecho a estudiar, solo a procrear y a criar hijos, muchos para la guerra.
Esto todavía existe en el mundo, hay lugares donde nada ha cambiado.
Pero de a poco las mujeres fuimos siendo dueñas de nuestro cuerpo, estudiamos, hacemos todos oficios y profesiones, elegimos y somos elegidas para gobernar, en fin todo al igual que los hombres.
Está claro que en el camino los perjudicados fueron los hijos que ya no tienen para su crecimiento a su madre, ahora tienen a profesionales de la enseñanza y la colaboración antes ausente de muchos padres. El matrimonio es más humano, ya no es siempre una esclavitud.
Los sexos se fueron liberando y hay parejas de todo tipo, cada uno elige lo que más le agrada vivir y lo vive.
Lo que pasa que la naturaleza ha dotado al hombre del instrumento de placer de la mujer y viceversa, pero la penetración es una forma de avasallamiento y sometimiento a la que debe tributar la mujer si desea tener descendencia.
Por esa gran ventaja, el hombre debe ser respetuoso de la mujer y hacer que ella lo desee, de igual modo, no forzando la situación, que deja huellas imborrables para el resto de la vida.
Entiendes porque somos feministas?
Claro lo entendí y me sentía un villano cuando se me paraba la pija.
Como única salida pesé esta la paja, hasta que la tía me quiera.
El resto de los días de playa fueron más tranquilos y la tía no volvió a usar su malla tan linda.
Retocé, viendo a las demás, quizás alguna chica me mirase y así ocurrió, pues pasa una y me da una tarjeta para ir a la noche a un baile juvenil, me conversó un rato y yo casi no podía hablar mirando su diminuta biquini, más bien lo que no ocultaba, de nuevo al mar a remojarme la calentura.
Al final no me dejaron ir porque era muy chico.
Esa noche sollozando en la cama se me arrima la tía en camisón, se sienta al costado y me consuela con caricias, sus tetas estaban sueltas y se movían dentro la tela al compás de su brazo.
Nota de inmediato mi empalmada y baja la mano la toma y con solo dos sacudidas, salta mi leche, con la otra mano me tapa la boca y espera termine de eyacular.
Luego me hace seña de silencio y se va a dormir.
No lo podía creer la tía me había hecho la paja!!
Al otro día, la miro y ella nada, es que no sabía cómo agradecerle.
A la noche no paso nada y luego regresamos a la rutina, los tres a la escuela ellas a enseñar y yo a aprender.
Una mañana la tía no se levanta, pregunto y mama me dice anduvo toda la noche descompuesta.
Cuando regreso todavía está en cama, la veo y me dice sabes toda la noche con diarrea, estoy débil y con mi culo destrozado, nunca me había hablado así.
Al rato llega mama que había ido a la farmacia y me echa de la habitación, espío y la veo a la tía de espaldas con su culo levantado y con ambas manos abriéndoselo y mama con sus manos sobre él.
Que precioso, redondo y blanquito esta!! Resalta sobre sus piernas tostadas por el sol.
Cuando sale mama, le pregunto qué le pasa a la tía?, nada está un poco inflamada y le traje una pomada para que se cure.
Mama luego sale de compras y me encarga: cuida a la tía.
Voy a su cama y me quedo a su lado, conversamos de cómo iban mis estudios que deberes tenia etc, de pronto me dice trae esa pomada, señalándola.
Aparta las sabanas se sube el camisón se saca las bombachas, y le vi la panza y la concha, gorda, dos labios lampiños enormes que escondían su agujero, se da vuelta y veo su culo, divino!!
Se lo abre y me dice mira como tengo el ojete.
Una corona roja aparecía como algo precioso, ahora con cuidado me pasas con tu dedo la pomada.
Así, despacito, así….
Bueno ahora ensúciate el dedo mas en el frasco y me lo metes muy despacito adentro.
Así…… así…… haaa…… que alivio, no tan adentro, solo un poco, se suave…….
Listo, gracias. Dame las bombachas se apura y mostrando todo se las sube y se tapa.
Yo con mi pija tiesa, de dura me dolía, me mira.
Ven amor….. sácala……. la acaricia y casi instantáneamente acabo en su mano.
Más tranquilo?, si tía, gracias. Tráeme la toalla.
Se seca las manos, luego se baja la bombacha y se seca su concha.
Le pregunto, a ti también te sale leche?, no hijo, pero una no es de mármol.
No entendí nada.
Cuando llega mama, nadie hablo nada de, lo ocurrido, yo me fui al baño a recordar y echarme otro polvo, ahora con solo mi mano.
Unos días más tarde, la tía me pregunta: te gusto pasarme pomadita?. Si mucho; y lo que viste: te gusto?, Siiiii…. Bueno algún día te mostrare mas, quieres?, si tía, gracias.
Hubo una discusión una noche en que ambas se gritaban cosas que no llegaba a comprender, estaban encerradas y creían que yo en mi habitación dormía. Me asusté porque peleaban.
Por unos días apenas se hablaban y a mí ni bola, ninguna de las dos.
El domingo durante el almuerzo, les digo: están enojadas?, mama me contesta, si pero no te preocupes ya pasará. Le digo pero la bronca de uds. la ligo yo.
Y la tía dice, el culpable sos vos.
Yo??????.......
Si tu madre esta celosa porque te he hecho la paja.
No sabía dónde meterme.
Mama dice: celosa?, nada de eso es que lo que has hecho está prohibido.
Le contesta también por la sociedad, está prohibido que seamos amantes…..
Hay hijo es que esta mocosa está caliente contigo, no sé qué hacer……
Yo temblaba de miedo, ahora la ligo yo.
Pero no ambas me abrazan y quedo con la cabeza entre las tetas de ambas, mientras lloran, solo atine a besárselas mucho a ambas. Sobre el vestido por supuesto.
Al rato su manos sobre mi cabeza me acariciaban y con los ojos llenos de lagrimas ríen y se besan en la boca.
No sé porque, pero mi pija no había reaccionado, estaba solo gomosa.
Ambas me toman de las manos y me llevan a su cama.
La tía me pide bájate los pantalones y muestra lo que tienes, yendo con su mano a mi cinturón.
No sé si por vergüenza pero me bajan los calzoncillos y mi pija todavía no había reaccionado.
Mama le dice a la tía, mentirosa no la tiene siempre al palo!, no termino de decirlo que reacciono de inmediato ahora si estaba hecha un palo.
Mama, asombrada comenta: si así es ahora no imagino cuanto más grande la tendrá dentro de unos años.
Para mí fue un piropo, pero más lindo aun, la tía se la había metido en la boca, caliente, babosa y no pude aguantar, todavía saliendo leche entre sus labios dice, vez, no te mentí.
Me sentía desfallecer, pero al soltarla la tía mama la toma en sus manos, ni llegó a bajarse, me pajea, mi propia madre, creí, soñar….
Al rato de nuevo siento que mi leche vuelve a salir y mama, apunta a su boca sorbiendo las ultimas pulsaciones. No recuerdo más.
Me despierto viendo las caras asustadas de la tía y de mama, me había desmayado.
Estaba solo con medias y camisa, las caras y manos de ellas sucias de mi leche, algo inolvidable.
Ellas seguían vestidas, van a higienizarse; la tía regresa desnuda y mama en bombachas y corpiño.
Trato de recordar esa preciosa vista de ambas avanzando hacia la cama donde yacía, no sé porque causa, vi mas a mama que a la tía.
De la tía recuerdo sus grandes tetas semi cubiertas con su cabellera y esos grandes pezones marrones y de mama, su belleza escultural, apenas una panza blanca que asomaba de una tanga azul brillante igual que su corpiño y esas piernas tostadas por el sol al igual que sus brazos y hombros, que bella eres mama, lo pensé mas no lo dije, hubiese sido injusto con la tía.
La tía le dice a mama, no seas así, bríndale a tu hijo toda tu belleza, mientras le quita el corpiño y le baja la tanga.
Allí si la vi por primera vez desnuda, igual que a la tía.
Mama era y es una Venus, lástima que no se viste para mostrar lo que verdaderamente es.
Alta, delgada, pelo castaño largo a los hombros, blanca ojos claros boca sensual, nariz pequeña, cuello largo, tetas redondas, nada caídas, dos pomelos con areolas pequeñas pero pezones muy puntudos, pienso: así se los he dejado yo.
Sin panza con una concha depilada, pequeña que sobresalen de ellas unas finas tiritas de rizada piel roja oscura, que le da una personalidad especial, sus piernas un poema bien torneadas y al girarse su culo, redondo bastante salido, sin estrías ni celulitis, con una raja oscura que esconde un orificio redondo apenas fruncido bien cerrado pensé, seguramente estará virgen.
La tía más baja, carita redonda, ojos negros y labios carnosos, pelo a la cintura, unas tetas grandes levemente caídas con areolas gigantes bien marrones y pezón normal, apenas panza, su concha son un par de gordos labios rosados que esconden toda su belleza, piernas gorditas pero bien formadas y su culo gordo, blanco, redondo y duro con un ojete con una corona hemorroidal encantadora.
Ambas se acuestan a mis lados y me terminan de desnudar.
Me acarician, me besan hasta el ultimo rincón de mi ser, al pasar por los huevos y la pija la chupan como al más rico caramelo y ambas reciben su contenido, ahora con más demora, ni cuenta de cuantas veces ya había acabado.
Me ofrecen sus tetas las que libo hasta el cansancio mientras ellas se estimulan entre sí.
Por fin me dejan bajar a gustar de su jugos, los de la tía dulzones y muy abundantes por fin abro con mis dedos esos gordos labios y me encuentro con una concha de labios interiores también gorditos y un botoncito superior que hay que apretar para que se asome, pero cuando lo hace siento por primera vez la acabada de una mujer, me asusté pero seguí hasta que se calmase, un poco por mi y otra porque mama con sus manos me apretaba la cabeza contra la cajeta de mi tía.
Con mama, la cosa fue algo distinta, su concha con pocos jugos, mas espesos, rápidamente me ensucie con ellos hasta mi nariz, se le abre más fácilmente esos labios interiores son largos y rugosos, su lengüeta sale solita y aparece una carnecita muy roja que busca alguien que la coma.
Lamí y baje hasta su ojete, mas dulzón, caricia que la perturbaba, pues sentía como temblaba en pequeños espasmos luego cuando le pongo la lengüeta entre mis labios ella misma me aprieta con sus manos sobre si, mientras la tía me chupa la pija, no sé quien fue primero si mama o yo que acabamos, lo que si lo de mama duró una eternidad, no sabía qué hacer y ella seguía gimiendo y temblando como con epilepsia.
Yo quede destrozado y soñoliento, mientras ellas seguían abrazadas tortilleandose.
Me desperté a la madrugada del lunes, pensado que había sido un domingo inigualable, en realidad lo fue, además inolvidable.
Desde ese día todas las noches dormí entre ambas y participé de sus gustos, también a mi gusto y sin permiso alguno las tuve a ellas cuantas veces tuve ganas y por donde yo quisiese.
Tarde bastante en penetrar a mama.
No así a mi tía, más bien ella me inicio a mí y sin saberlo yo a ella.
Una noche de caricias como todas, tía se propuso que la penetrase luego de haber eyaculado ya tres veces y tardar más tiempo en hacerlo.
Se había decidido y tomado pastillas para evitar un probable embarazo, mama no estaba muy de acuerdo pues pensaba que ya eso sería abiertamente incesto, mientras que ambas se auto justificaban con lo que hacían como juegos para mi iniciación sexual.
De todas formas ella me poseyó, se puso sobre mi y lentamente bajo su cuerpo mientras mi pija se hundía dentro ella, era algo nuevo, esperábamos ambos dolores y sangre. Pero nada de eso ocurrió, fue un acto tan lindo que nunca olvidaré, viendo sus pechos oscilar sobre mi hasta que se inclina y se los mamo, mientras mamita nos acariciaba, aguante bastante pero no tanto como ella y me fui dentro suyo, se ve que fue suficiente para disparar en ella su orgasmo que logro con mi pija ya debilitándose y lo finalizo cuando yo ya me había salido.
Suponíamos que mi reducido tamaño y la practica con mama de introducirse sus dedos habían hecho a su himen lo suficientemente dilatado para no ser desgarrado.
Los que siguieron fueron más que normales y ahora suele ella echarse por lo menos dos por cada uno mío.
Su culo fue algo especial pues lo hicimos con el uso de una crema calmante, que no solo libraron a ella de dolor sino que a mí me produjo un aguante inusitado, así lo seguimos haciendo, a ella le encanta quizás más que a mí.
Con mama la cosa fue diferente, la tía le insistió tanto que al final cedió a nuestros pedidos.
Ya mama, conseguía buenos orgasmos jugándose ella mientras cogíamos con la tía.
Ella misma confesó que conmigo seria con el único que cogería, pero que le diera tiempo, eran muchos años de dolor los que debía ir olvidando para hacerlo, pero que no solo me amaba con toda su alma sino que yo la calentaba en sus sueños con locura.
Mamita, sueñas con cogerme?, si hijo debe ser tan hermoso.
Lo que recuerdo que mi desvirgada fue tan horrenda y dolorosa que me acobardó.
Pero, mami la mía es delgada, si hijo pero nunca supe cómo era la de tu padre, solo recuerdo el dolor el ardor como si me hubiese entrado fuego, una brasa por la concha, luego golpes nada más.
Pero siempre yo hacía en intento jugaba en la boca y sobre su lengüeta, le gustaba y orgasmabamos así.
Un día sobre ella, siento como sus piernas que a veces las elevaba, esa vez me atenazaron y justo me cuelo dentro de ella por la presión sobre mi espalda, cuando nos dimos cuenta mis huevos chocaban contra su perineo, ya estaba toda adentro, que sensación, que caliente estaba sentía me abrazaba, y comencé a palpitar estaba eyaculando dentro de mi madre, ella lloraba, yo le lamia sus lagrimas y la besaba, sentía su respiración agitada y su voz apenas audible diciéndome, quédate así , no me la saques.
Me quede y reaccione rápidamente, cuando mi pija tomo cuerpo la siento se mueve debajo mío con suavidad, me dice, te gusta?. Muchísimo y a ti?, también, es algo que nunca imaginé pudiese sucederme, y menos con mi hijo, al que concebí y parí con tanto dolor y angustia, hoy te siento mi machito, ahora si apúrate que mama está por acabar ya me viene, ya me viene, acábame de nuevo amor mío. No sé si ambos a la vez o ella primero nos sacudimos en los espasmos de nuestro primer polvo, diría que juntos, el más inolvidable de mi vida.
Hijo no he tomado nada, que locura.
La tía le dice hay una del día después, mañana te la compro. Goza y olvida ese tonto detalle.
Además crees acaso que este niño nos pueda embarazar?, la putie con ganas.
Años después, ella misma tuvo que tomar píldoras para abortar.
Mami, fue y es mi amante predilecta, con ella mi gozo es algo diferente, quizás por el agregado del morbo que representa volverá entrar al lugar de donde he salido, la primera concha que conoce todo ser humano.
Luego de una fiestita de cumpleaños mis 15, mama me ofrece su culo.
Hubo que desvirgarlo, y con ayuda de la tía la que logró dilatárselo con caricias masajes y deditos de manera tal que no le dolió y si; estaba estrecho, mi frenillo lo sintió y creo que algo se desgarró.
Lo hicimos pocas veces, para mama , no es algo que le agrade demasiado, dice que es seco y oloroso.
Yo crecí y conmigo mi pija, hoy según ellas está en la medida justa, que es la joya adecuada para sus estuches.
Su lesbianismo no ha cambiado, lo único que ahora lo practican luego de haberme sacado del combate.
Llevo 18 años con mis dos hembras, soy muy feliz, las adoro y siento de ellas otro tanto, es nuestro mundo y no pensamos compartirlo con nadie.
Alguna vez hablamos de traer alguien este mundo, pero no nos hemos atrevido, todavía la civilización no está preparada para recibirlo con la dignidad que se merece.







































© Victor



Ver más obras del autor

________________________________________________

Queda expresamente prohibida la publicación y la distribución de todo o de parte del contenido de la presente obra, sin previo y expreso consentimiento del autor

________________________________________________


0 Comentarios

______________________________

______________________________



______________________________

______________________________



NOTA

En este sitio Web no se evalúa ni censura ninguna obra, respetando de este modo a sus autores.

Por esto se publican “Tal Cual”, no realizándose ningún cambio en el texto original enviado.

______________________________





______________________________

ESTIMADO LECTOR



Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.



______________________________



Historias de Seducción pretende ser un portal para todos aquellos que gusten escribir en el genero erotico y para los que gusten el leerlo.
El erotismo un poco desprestigiado y confundido con pornografía hoy en día, esta lejos de ella por requerir del juego sutil de sentimientos, imaginación y de seducción antes de llegar a un posible y no imprescindible contacto físico de sus personajes.



______________________________