HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Float, izquierda

HISTORIAS DE SEDUCCIÓN
Solo para mayores de 18 años


Float, izquierda
-
______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________

______________________________







______________________________

______________________________

______________________________

______________________________


corcho

que sobrenombre tan ridiculo me puso la tia.

Mi única tia, hermana de papa, vive sola en un cabaña muy linda y confortable en un valle cercano a uno de los campos de esquí mas concurridos de Europa, para mi es única, la amo.
Gracias a ella estoy vivo, bueno sin exagerar, gracias a ella tengo mis piernas y pies sanos, pues cuando joven ella me los ha salvado.
Me presento: soy Corcho, bueno en realidad mi nombre es Edelmiro, pero casi nadie lo sabe para todos Corcho.
Ese sobrenombre me lo ha puesto ella, en circunstancias que solo ambos sabemos, pues siempre dije ignorar porque me llaman asi.
Ya he cumplido mis 25 años, estudie lo imprescindible para no ser un analfabeto y mi profesión es maestro de esquí.
Imaginen los programas que uno puede obtener haciendo este trabajo, pues además de joven soy bien parecido, mido 1,85 y peso 78 kilos, hago ejercicios para poder mantenerme en forma y hasta poder competir en certámenes de esquí, cosa nada fácil.
Soy nacido en la capital, y allí me crie, como hijo único, de una familia acomodada venida a menos, cuando se separan mis padres, yo tenia 16 años, con mi padre nos venimos a este pueblo, pues mama rápidamente encontró la forma de reahacer su vida sin nosotros.
Papa, viaja mucho por su trabajo y diría que no pasa mas de un mes con nosotros al año.
Mi tia Ana es 15 años mayor que yo, pero parece de mas edad, pues es corpulenta, casi mi altura y 90 kg de peso, una morocha tetota y de buen culo y piernas, todavia con cintura y cara muy atractiva, pero su seriedad solo le sirve para que la gente le huya y por ello tiene fama de mala, severa, rigida, insociable y mil cosas mas, que con su forma de ser se ha ganado.
Sin embargo entre nosotros es la mujer mas suave y dulce que he conocido.
Su trabajo, salvataje en la montaña.
Por suerte lo hace con poca frecuencia, pues el cerro es muy seguro, y ella asi practica su profesión de medica, titulo que pocos conocen, pues nunca lo ha manifestado.
Viste corrientemente con ropa de leñador, nada femenina, con las consabidas criticas pueblerinas, pero les aseguro es todo una mujer.
Cuando salimos a cenar, visitar galerías o cines, se viste formal, acostumbra usar ropa oscura, pollera no muy ajustada a la rodilla y blusón que deja suelto en la cintura, cayendo desde sus tetas, haciendo que estas casi sin escote por solo la caída del blusón denuncien sus 125 cm.
Pues como comenzó mi historia con la tia Ana.
Aquí las clases cesan en pleno invierno pues es la estación cuando mas se acentua el turismo, además el clima se hace mucho mas riguroso.
De chico mis vacaciones las pasaba en casa de la tia.
En cambio ella nos visitaba en verano.
Mis padres solian viajar a países mas calidos, yo quedaba en lo de la tia, contentísimo pues con ella no había ni retos ni imposiciones de ningún tipo, plena libertad, si hasta encendia algún cigarrillo, cosa que si la hacia en casa me desterraban.
Vecino a su cabaña hay un lago, que se congela y allí patinábamos chicos y mayores, como pista casi privada.
Un año apurado por estrenar la pista me largo a patinar con otros chicos de mi edad, unos 14 años.
Todavia el hielo no tenia suficiente espesor y resultaba peligroso, no por lo profundo sino por lo helado del ambiente.
La cosa que se me rompe el hielo y caigo al agua.
Mis compañeros no se atrevían a pisar cerca de donde estaba, hasta que a los gritos llama a la tia, trae una cuerda y desde la costa me la tira para que la tome y me la ate a la cintura, para salvarme, pues yo estaba paralizado, con dolores tremendos como de mil agujas que laceraban mis piernas, las pantorrillas y los pies no parecía ya tenerlos.
Asi me saca y me lleva a la cabaña, me vuelca en la bañera y abre el agua que según ella era fría pero parecía ardiendo, mis pantalones estaban totalmente congelados, asi medias y botines con los patines.
Me quita los patines espera que se humedezcan las media y se derrita el hielo sobre ellas las quita lo mismo hace con los pantalones y mis calzones, de la cintura para arriba no me había mojado y mi camiseta, tricota y campera todavia las tenia puestas.
De a poco me masajea los pies las pantorrillas y algo los muslos que poco me dolían a pesar de estar morados.
Al hacerlo me mira el pito rie y me dices Edelmiro tienes un corcho de sidra, pobrecito esta congelado, me lo acaricia.
Fue la primera vez que una mujer me acaricio la pija.
Desde ese dia me comenzó a llamar corcho y asi me quedo hasta hoy.
Cuando lo recordamos me cuenta: sabes fue raro mira que yo de penes se bastante pero al verlo con esa cabeza gorda redonda, seguida de un cuerpo mas delgado que iba creciencio al llegar a tu pubis, y no digo los huevos, era una bola sola rugosa, todo de color amarronado con destellos de violaceo, un espectáculo. A pesar del frio y los nervios sentí un escozor en mi entrepierna como nunca había experimentado.
Se trataba de la imagen de un corcho de espumante de botella de un par de litros.
(Luego de años supe que tenia un consolador con esa forma).
Continúa: De inmediato en mi mente decidi que ese corcho debía ser para mi.
Tu ni cuenta te diste, pero mi cabeza parecía querer irse hacia él para chuparlo, tan gordo asi de frio, lo que seria calentito.
Hasta que se me normalizó la circulación pasaron mas de tres horas, la veía transpirar y sacarse sus abrigos hasta quedar con el sostenedor a la vista, cuando muevo a su instancia todos los dedos de ambos pies, se puso a llorar, me saco la campera el abrigo y la camiseta y me bañó como si fuese un bebito.
Pero mas lindo panorama lo tenia a la vista, habían sido tantos los dolores que ni la lenta enjabonada de mi pija y huevos no surtieron efecto, raro en mi.
Me seca y como las piernas parecían querer acalambrarse me lleva asi envuelto en el toallon a la cama me acuesta y me cubre, el ambiente estaba bien calefaccionado y ni cuenta me di que quede dormido.
Luego de pasado el susto yo mismo inconsciente de la gravedad que había tenido, le pregunto si tanto era el riesgo.
Ella me cuenta de que lo primero que se congelan son los dedos, luego el pie y por ultimo la pierna, que cuanto mas chico es el miembro mas rápido se congela y que ella tuvo casos de tener que llegar a amputar dese dedos a piernas por sufrir tan bajas temperaturas durante un prolongado tiempo, que cuando cai al lago estaba haciendo 10 grado debajo del cero, no parecía, pues no haba viento.
La abrace tan fuerte que sentí sobre mi pecho al suyo como queriendo penetrar al mio, la bese tanto y de una forma desesperada que pensé me echaría, pero no!; sentía como acariciaba mi cabeza ………… llorábamos los dos.
Fue mi ultimo patinaje en el lago.
Volvimos a la vida de siempre hasta que una tarde de shopping me dice mira allí hay como romeria… unos juegos de destreza, un baile típico difícil por cierto, y tragos.
Los tragos sirvieron para que nos animemos a los bailes, asi nos rozamos bastante, al punto que me entusiasmó, comencé a ver a la tia como distinta, como una mujer, claro de mujeres yo no sabia nada, solo información social, cine, tv y videos, con los que satisfacía mis pajas.
Es que es tan grandota e imponente que da miedo………….
En varias oportunidades se arrimaron señores a sacarla a bailar, amablemente los alejaba.
Pero uno resultó insistente cosa que a mi me daba rabia, pero también era un grandulon, como hacerle frente?
Pero ella lo alejó fácilmente, le dijo: no vez que estoy con mi pareja?, ten respeto.
No lo podía creer, “mi pareja”; eso era yo!!..........
Me gustó la cosa pero no dije nada.
Cuando nos retiramos ella me tomo del brazo, como si realmente fuera su pareja.
Flaco alto, pero con cara de niño, no lo podía asumir.
Cuando llegamos a casa, le pregunto; dime en serio soy tu pareja?. Si; porque no?.
Me fui a dormir y soñé con ella, nada grave, solo que paseábamos juntos y que la besaba apretandome sobre sus amplias y adelantadas tetas.
La visión de ella en brasier, me perseguía, comenzaba a tener erecciones de solo imaginarla, me estaba enamorando de mi tia.
Pobre de mi si me descubria, me echaria de su casa y adiós vacaciones.
Al otro dia una tarde de sol imposible, parecía primavera, no hacia frio, bueno serian 10 grados, para la época y el lugar, tiempo caluroso.
Sentados en el porch disfrutando el sol, me dice: corcho, como anda tu tocayo?.
No entendí nada, a quien se referiría.
Me insiste, le digo, a quien lo llamas tocayo mio?
Y estirando la mano me toca la pija por sobre el pantalón, a este, a este.
Rojo de vergüenza, le digo: bien.
Por?
Porque anoche al ir al baño escuche como lo martirizabas y gemías como un asno hambriento.
No dije nada, pensé ahora si que la hice linda.
Me pide ven levantate , ven a mi lado.
Lo hago.
Ahora muéstrame tu corchito.
Pero tia, yo………
No seas timido quiero verlo.
Esa conversación había hecho que se me fuese parando, no sabia si era broma o que.
Que esperas o lo tengo que sacar yo?.
Lo saco, ya bien tieso.
Quedaba a la altura de sus pechos, la agarra, la acaricia y arrima su boca, se mete la cabeza en ella y siento su lengua agitarse alrededor.
La saca me mira y dice, rica……… te gusta?
Si, tia…….
Dime Ana.
Si, Ana.
Sigo?, …….. es que sabes tia, no aguanto mucho.
No te pregunté eso, sino si quieres que siga?
Siiiiiii ………..
Siguió y no me hice esperar, eyaculé en su boca, ella no se detenía, le pido lo haga y siguió muy suavemente hasta hacer que mi pija perdiese su vigor, se arrugase y casi escondiese.
La mira, me mira, y dice: ves, un corcho de sidra, precioso corcho tienes y cuanto licor contienen estas bellas botellitas; ………. acariciándome los huevos.
Mi vergüenza estaba al máximo, pero que lindo había sido, mi tia me la había mamado.
Nunca nadie me lo había hecho, era algo indescriptible.
Pensé, estará enamorada de mi?
Y yo de ella?
Si la quiero mucho pero amarla?, no se, quizás.
Me volvi a recostar en la poltrona y de reojo tratar de analizar las curvas de mi flamante amor.
Solo veía sus piernas y lo abultado de sus tetas, un poco su panza y nada mas, todo sobre su vestido floreado.
Pero el instinto y la edad pueden mas que cualquier razonamiento y mi corcho ya se había parado nuevamente.
Cuando se levantó para ir a buscar un refresco y cuando lo trajo, seguramente habrá apreciado mi bulto, pero nada dijo, como si todo lo ocurrido no hubiese pasado.
Asi por dos días con sus noches en las que elucubraba como poder acceder a ella sin que me rechazara, aprovechaba esos pensamientos para descargarme con buenas pajas, ahora lo mas silenciosas posibles.
Pero nuevamente otro dia de pleno sol y ambos sentados gozándolo, ahora ella con shorts, de manera que podía verle bien sus piernazas, y el perfil de su amplio culo.
De repente me pregunta: corcho, que te ocurre que ya no siento tus gemidos nocturnos?,
Nada……. Nada.
Que ya no te pajeas?
Nunca me había hablado asi, no sabia que hacer, le contesto……. Buenoooo.
Asi que silenciosas, me dice; seguramente me habras escuchado a mi?.
No…….. no escuche nada, tia.
Dale con tia soy Ana, o acaso no te gusta ser mi pareja?
Si …….. si, me gusta mucho, ……… pero………
Pero que?
Que tengo miedo me rechaces……
Rechazar?, que? Si no me has propuesto nada.
Me callé la boca.
Al rato me dice, corcho porque tan vergonzoso, que me propondrías, dimelo con total libertad, te prometo no enojarme, eso si rechazarte quizás, todo depende de lo que pidas.
Ana, lo del otro dia fue muy lindo.
Ven, arrímate, te lo hago de nuevo.
Me arrimo y comienza, se detiene y me pide: baja el cierre y tocame a mi también, me agrada.
Con mi mano temblorosa hago lo que pide, no tenia bombachas y su pelambre bien rizada y negra ocultaba una raja muy mojada allí llevo mis dedos y la fricciono, si asi, pero mas suave, …..mas suave. Volviendo a mamarme hasta hacerme acabar; me pide: sigue, asi, asiiiiiii, asiiiiiii………
Convulsiona y grita corchito miooooo …….. (me detengo), no sigue, yo te aviso, haaaaaa …. ahhaaaa.
Prueba tus dedos a ver si te agradan, lo hago, su olor a pescado y su gusto saladito me resultan agradables y me enervan como dándome ganas nuevamente, aunque todavia sin pararse.
Se lo comento, me agradece y me promete la próxima vez nos gustaremos ambos a la vez.
Impaciente le digo: cuando?
No se, quizás mañana o antes, no se, tu que opinas?
Yo por mi ahora.
Angurriento, mas luego; se levantó acomodándose los short para que no se le bajasen y se va al baño.
Esa noche hubo un temporal de nieve bastante intenso, el veranito se había pasado, ahora seguirían dias de mucho frio.
A la madrugada escucho gente en la puerta, ruidos me trato de despabilar, entra la tia a mi habitacion, con un mameluco enterizo rojo fluor, para avisarme que va a un salvataje, que no salga de casa y que ella me va a hablar por teléfono, que no me preocupe que no es nada.
Sirenas y un vehiculo para nieve a orugas pintado también de rojo se aleja de la cabaña.
Afuera había cerca de medio metro de nieve, el dia estaba gris, en la tv decían que estaba haciendo 8 bajo cero, que hubo alud, pero que no se sabia si habia victimas.
Paso todo el dia y por fin su mensaje, decía: en un rato estoy en casa, todo bien, preparame el baño bien calentito.
Lleno la bañera y entre el vapor, escucho la sirena del móvil y un portazo.
Voy a su encuentro, estaba sucia de barro y sangre sobre las botas ya que el color de su traje no dejaba entrever mas.
Le ayudo a quitarse el camperon las botas sus dos pares de medias y el mameluco,
Debajo tenia una tricota bien gruesa, asi con eso y en calzones me besa y va para el baño.
El piso quedo todo enlodado, busco un lampazo para limpiarlo cuando me llama pidiéndole la ayude.
Le ayudo a quitarse la gruesa tricota y me pide desabróchame el corpiño, este brazo me duele mucho.
Lo hago y por fin pude conocer sus tetas, impactantes, gigantes, con areolas de mas de 10 cm y unos pezones largos y gruesos, quede obnubilado.
Corcho querido que te pasa?, es que ………
Claro nunca me las habías visto, te gustan?........ SI……
Bueno ahora mira hacia abajo, mientras se quita la gruesa bombacha blanca, aparece ante mi vista un bosque de pelos negros brillantes y enrulados, que parecían meterse en una gran zanja de donde se entreveía un color rojo encarnado como crestas de gallo saliendo de entre ellos.
Te gusta?........ SIIIIII…..
Bueno ayudame, apenas puedo levantar esta pierna, la ayudo y se acomoda como para echarse en la bañera, me pide por favor tomame de aquí y muestra su axila izquierda, aguanta , asi ya estoy, que calorcito divino……..
La tia Ana sentada como recostándose en medio del agua que por poco rebalsa la bañera, un espectáculo único, la ocupaba en todo su largo y asi queda sin hablar con los ojos cerrados.
Pensé, seguramente esta gozando el calorcito del agua y yo la vista de tan magnifica hembra, desnuda delante mio, mi pija parecía que iba reventar dentro de mi pantalón, yo no dejaba de mirarla y ni atine a tocármela.
De pronto pareció despertar diciéndome, papito ese corcho esta por reventar.
Bajate los pantalones y ven, lo hago; me la acaricia, me pajea apenas y no aguanté mas, le embarduné totalmente la cara, el pelo , el cuello, el hombro, sobre el agua sobrenadaba mi leche.
Bueno, bueno corcho mio, tranquilo, tranquilo, Ana ya regresó y quiere que la laves tu.
Tomo el jabon y no sabia por donde comenzar, me pide primero que termine de desnudarme y luego le enjabone el pelo con un champu que reposaba en la repisa próxima al lavabo.
Lo hago, ella con los ojos cerrados, supongo que para que no le ardan por el champú, ya el agua estaba tomando un color blanco agrisado, la espuma cubria totalmente el espectáculo, salvo las tetas que sobrenadaban dejando asomar los pezones con si por allí debiensen respirar para no ahogarse.
La cara hasta el cuelo ella con sus manos los frotaba con la espuma que sobraba de su cabeza, por fin sin abrir los ojos me pide el duchador de mano y que lo abra, se enjuaga la cara y sigue por su cabellera, que tardaba bastante en perder su enjabonadura mientras me pedia no cesase de masajear su cabellera para facilita su enjuague.
Lo raro de todo esto es que pasaron varios minutos y mi pija no raaccionó para nada.
Ni morcillona, nada solo un corcho de sidra adosado a mi cuerpo.
Veo que disminuye el nivel de la espuma pues la tia había quitado el tapon, la bañera se iba drenando de a poco.
Por fin ayudado por el enjuague que hacia la tia sobre ellas aparecen sus tetas, y con su aparicion mi nueva empalmada.
Me dice no te la toco, no vaya ser que me vuelvas a pintar la cara.
Deja para luego por favor tu descarga y ayudame ahora si con el jabon, en la espalda primero y si quieres puede llegar hasta mi culo, veras que firme lo tengo.
Al rato; asi esta bien, ahora lo que estabas deseando jabóname las tetas y acaricialas a tu gusto, tratalas con cuidado, si lo haces bien luego te las dare para que me las chupes hasta artarte, quieres?
Demás esta decir que me esmere en la tarea, pero las cabezadas de mi pija me atormentaban, la tia se dio cuenta y me la pidió, al chupármela muy poco duré sin eyacular dentro de su boca, tan calida y babosa, con su lengua dura juguetona que parecia querer entrar con su punta en mi agujerito.
Ella se enjuagaba y había vuelto aponer el tapon de manera que el nivel de agua volvia a subir.
Ayudame por favor, mis piernas parecen un flan, se incorpora y sienta en el borde de la bañera dándome la espalda, que nueva vista.
Mientras ella se exprime la cabellera, la contemplo, tenia cintura y de allí hacia abajo unas nalgas gordas lisitas, suaves, lindísimas, que parecían sobresalir hacia debajo de la baranda como apenas colgando, haciendo que esa profunda zanja que las separaban se abriese mostrando su oscuro fondo.
Se incorpora y me pide ahora deja de mirarme y lávalo bien luego sigue por mis piernas, estaba dándome la espalda, en un momento se agacha un poco y con ambas manos abre sus nalga, me encarga: primero mira bien, y luego enjabóname bien incluso el ojete.
Mi pija no volvia a endurecerse seguía como un corcho alargado, colgaba como cansada pero dispuesta a seguir por mas.
Ahora el postre, se da vuelta y me dice haz lo mismo, pero con suavidad, me centro en jabonarle la concha, voy hacia abajo, me pide sigue asi bien arriba, sigue y con la otra mano meteme dos dedos aquí abajo, asiiii, juega con ellos, asiiiii, supuse que estaba por orgasmar y no me equivocaba poco duró sin hacerlo, convulsiona como acostumbra gritando mi apelativo y mientras me apoya mi trompa contra la concha enjabonada presionando sobre mi nuca, asiii…… siente como tu Ana tiembla por ti. Te amo, te amo.
Luego se enjuaga y lo hace con mi cara, creo haber tragado jabon, no se, a pesar del ahogo fue lindo, eso era chupar una concha?, no!; debe ser mas lindo todavia.
Se sale de la bañera cuando ya en nivel de agua era apreciable.
Ahora porque no te bañas tu?, bueno, a ver dejame, y parado de espaldas me friega todo, siento como con un dedo parece querer horadar mi ojete, no tia, por favor, rie y no continua con su violación.
Me da vuelta y hace lo propio con todo mi cuerpo evitando mis organos, que los deja para el final, me dijo porque esto es peligros ese corcho dispara y ya fue bastante debes reservarte para mas tarde.
No se que pasó pero me aguanté, por ello me felicitó. Luego nos secamos uno al otro mientras nuestras lenguas jugaban cada una en la boca del otro en unos besos interminables con sus pezones sobre mi pecho y mi pija sobre si concha, pero afuera solamente.
Estaba tan obnubilado y gozoso que ni siquiera trate de empujar, pues de hacerlo seguramente la hubiese embocado.
Ven, me toma de la mano y nos acostamos sobre su cama, amplia, mullida, un poco fría pero rápidamente la calentamos nos cubrimos con solo un adedrón de plumas y rápidamente con el ambiente calefaccionado sentimos ambos nuestros calores y los disfrutamos.
Con una talquera nos entalcamos, aumentando la tersura de nuestras pieles.
Se vuelca hacia mi y tomando una teta me dice, gustas?.
Me prendí tratando de no ser brusco hasta que me dice mas fuerte hazme doler, muerde despacio y mama como un becerro hambriento, mucho y luego a la otra, si pudieras ordeñarme que feliz sería.
Su mano jugaba con mi pija que si bien estaba parada no dolia, como cuando esta por estallar sin la caricia humeda de su boca.
Porque no te vuelcas y me haces lo mismo abajo, yo te guio, y trae esa pija para mi boca.
Torpemente meto mi nariz en su vagina, lambo, chupo, me pide la recorra en toda su extensión, me aprovecho y llego a su ojete , siento su escalofrio, supongo le gusta, sigo, me pide ahora en el extremo superior y allí quedate un buen rato, lo hago y al poco tiempo de nuevo grita, se sacude, vibra como una cuerda tensa y me moja mas aun con un jugo muy caliente oloroso y con mas gusto a pescado que el que estaba saboreando, todo eso y su boca hacen que yo no me aguante y me vacio en ella.
Quede asi sobre su cuerpo, un sopor me invade y ya no sentí nada mas.
Me despierto cuando ella regresa del baño, desnuda radiante, que bella es.
Me besa en la boca y en la pija, la abrazo, me dice luego amor, me muero de hambre ayer no hemos cenado, no lo hemos necesitado cierto?. Si claro como me estaba meando la dejo y voy al baño.
Al regresar ya estaba con un baton de grueso tejido marron, parecía un fraile, con sandalias y medias de abrigo.
Me dice: vístete, y ven.
Yo también estaba hambriento.
Se, lo digo, jaja, toma hasta que los bocadillos se han tostado. Y el café calentado. Abre su baton y allí estaban sus gloriosas tetas, como un bebito me acuesto sobre su regazo y mamo, mamo hasta que la cafetera pita, me saca con suavidad, mirate depravado como esta ese corcho frente a la mujer que te ha dado de mamar.
Desayunamos y conversamos sobre el salvataje de la víspera, tres personas un turista y dos lugareños que fueron en su ayuda.
Fue difícil encontrarlos, luego los llevamos al hospital pero creo que el turista al menos perderá sus piernas por congelamiento y fracturas varias, además uno de los vecinos exhibía una fea fractura expuesta que trate de entablillar, ahora supongo ya lo habran operado, el otro dislocaba de un brazo, que acomodé como pude e inmovilice totalmente.
Bajarlos fue realmente trabajoso, pero al menos han salvado sus vidas.
La montaña merece un respeto muy especial.
Y el intenso frio, mas el viento ……. Otro problema.
Por suerte el traumatólogo estaba de guardia, asi pude llegar mas temprano, lo ocurrido luego fue mas agradable cierto?.
Si claro y me atreví,: y lo de hoy será mas todavia cierto?.
Atrevido, que pretendes?
Me amilané y no le dije que quería cogerla.
Creo que me leyó el pensamiento, porque al rato me dice: eso si seria incesto total.
Acota, me voy a cambiar, …. Te acompaño, no se te ocurra, hay muchas cosa que hacer y además hay que ir de compras.
Le digo y el amor?
Me mira seria.
Y nuestro romance?
Estas jodon cierto?
No, solo pido, quizás pidiendo algo me deés.
Paso el dia, fuimos de compras, agregó un buen licor, no el acostumbrado vodka, elementos poco frecuentes como mariscos, frutos secos, frutas con almibar y mostaza, un buen vino tinto, aquí se toma casi todo blanco seco; cremas y dulces distintos a los que ella elabora caseros, chocolates, crema dulce y agria, varios quesos, entre otras que no recuerdo.
Todo como para engordar un pavo para navidad, pobre de mi.
La verdad me sentí alagado pues sabia que lo hacia para complacerme.
La comida en estos lugares son muy grasosas, las frituras, los chacinados y los postres con única base la manzana verde, sopas muy espesas con muchos frijoles y todo con un sabor similar, nada de vino tinto, solo blanco y mucha cerveza.
De cena hizo un banquete, le pregunte que festejamos y me contestó sin preámbulos, nuestra boda.
Vístete como para salida y yo hare otro tanto, veras lo lindo que la pasaremos.
Pensé, si no hay otro salvataje.
Una cena magnifica, fiambres de entrada, ahumados de los mas sabrosos de la localidad, mojados en una fondué de quesos derretidos, una comida con mariscos y salsas tipo española bien picantito, todo con buen vino tinto, luego de postre frutas confitadas y picantes con crema, luego abrió un champagne añejo que tenia guardado, masas de masa fila y café con licor al wisky, quede tan pipon que ni pensé en lo que me esperaba.
Ambos chispaditos bailamos una música romantica importada y franeleamos con ganas, al punto que ella se corrió solita sintiendo mi palo sobre su panza.
Ya me dolia de tanto esperar hasta que vamos a la cama, jodiendo me dice, me debes alzar para entrar a la habitación, la miro asombrado…….. no tonto como me vas a levantar mejor acuéstame y desnúdame despacio, asi gozamos, mi pija pedia ya un alivio, lo adivinó y me la chupo, fue la crema que necesitaba su café, asi me dijo, la muy puta.
Luego ya ambos mas tranquilos, jugamos como dos enamorados, cuello, lobulos de las orejas, axilas, tetas, culo, concha, la chupe toda y ella a mi, ambos aguardamos el acto final.
Me pregunta: cuanto tiempo hace que tienes ganas de penetrarme?
No se, mucho, mucho, pero ya no aguanto mas, ….yo tampoco.
Ven móntame como si fuese tu yegua tu puta, insúltame y hazme lo que quieras , necesito sentirte mio, no importa el incesto, no importa nada, no imaginas cuanto tiempo te estuve deseando, ……
Cuanto?, desde que vi la preciosa pijita a la que tu madre le bajaba el prepucio para que saliese esa roja cabecita, que parecía ya mirarme con ganas, yo solo tenia 15 años y tu un bebe.
En ese entonces aun era virgen pero mis pajas eran varias cada dia, era muy calentona, imaginaba todo, asi lo gozaba, siempre fui una esclava de una poronga bien cabezona, como la tuya amor mio.
Y tuviste novios?
Esta demás decirte que hubo varios, pero aquí todos son de largo prepucio, cabezas pequeñas y troncos gordos, no imaginas lo que es para mi una como la tuya.
Te dolio cuando te desvirgaron?.
No, nada, es que con mis dedos es probable ya me había roto en algún momento el himen.
También luego me compré un consolador. Lo hice con mucha vergüenza, y en un pueblo vecino, aquí no me atrevía, fue realmente a mi gusto, algún dia te lo mostraré.
Luego el corcho de sidra, fue el detonante actualizado, pensé, este será mi macho, a pesar de tu juventud nunca tuve escrupulos y menos hoy.
Tal como me pidió, y con el nerviosismo de mi primera vez la monto asi de frente, le chupo esas bellas y grandes tetas, el ombligo la lengüeta, a la que siento muy humeda por los jugos viscosos producto de su calentura, la mia expulsaba finas gotas de un baba similar, todo estaba listo para darle todo lo mio a mi amada Ana, le rozo todo a lo largo de su raja entre aquellos labios internos que parecian flecos de roja y fina carne ondulados a la espera de mi, y asi la fui metiendo sintiendo por primera vez el calor de sus entrañas hasta que mis huevos chocaron con su perineo, ya la tenia totalmente adentro, no era mucho pero era todo el amor que podía entregarle solo faltaba que le regase con mi leche su vagina y que ella la gozase en un orgasmo bien largo y profundo, para ella no, pero para mi era entregar mi virginidad a mi amor.
Y asi fué, no se como pude contenerme hasta sentir como su vagina me aprisionaba, precediendo a su derrame, y no pude mas lo mio se mezcló con el de ella en un orgasmo compartido, gritado, vibrado, como si un ataque epiletptico se apoderaba de nuestros cuerpos.
Quedamos asi agitados, suspirando dentro de nuestras bocas que nunca dejaron de estar unidas en el beso mas largo y ardiente de nuestras vidas.
La noche no terminó allí, seguimos, le toco a ella estar arriba y yo poder gustar esos duros y gordos pezones mientras sentia como por mi uretra salía a borbotones otra descarga de vida.
Fueron varias las poses y varios lo polvos, solo el cansancio pudo dar lugar al profundo sueño que a ambos nos envolvió.
Desde entonces, planificamos que yo vendría a vivir aquí y ella me enseñaría los secretos del esquí.
Regresé a la casa de mi padre y le comente de mi proyecto, siempre ocultando el verdadero motivo de mi mudanza., mucho después no se ni cuando ni como se enteró de que eramos pareja, no le gustó mucho pero lo aceptó, no tenia mas remedio que hacerlo.
Un solo detalle deseo contar, su ojete, virgen, dentro de sus voluminosas nalgas, no fue fácil convencerla de su entrega, solo lo consegui a cambio de que ella pudiese meter su dedo en el mio, no se que gusto es ese, pero ya me acostumbré y mi próstata, lo recibe con placer.
Ojo, no por eso soy gay. Al menos por ahora.
No podía comprender su renuencia a hacerlo, justamente ella una mujer tan completa sexualmente, no haber gustado nunca de una penetración anal.
Luego de una larga insistencia me dejaba jugar con mis dedos dentro su ojete, muy apretado y fruncido desde siempre, lo hacia siempre lubricado y conseguía unos bellos orgasmos, le frotaba mi glande sobre el pero no aceptaba que la penetrase, cosa con la que me había encaprichado.
Luego supe que tenia miedo a que la fisurara. Pues decía que yo la tenia muy cabezona.
Es que en una oportunidad tuvo una emergencia de una chica fisurada, la operó, pero nunca mas quedó bien, su esfínter quedo deformado y su retención se vio afectada.
Otra vez ante mi insistencia, luego de cagar me lleva a que vea el tamaño de sus soretes, por cierto muy inferiores a mi grosor.
Allí me convenzo de que era miedo, no falta de ganas.
Mediante ejercicios de dilatación logro que relaje sus musculos y aparezca un agujero que superaba al diámetro de mi corcho.
Entonces lo hicimos, gozó bien, lo único que por lo gordo de sus cachetes, mi penetración nunca supero la mitad del largo y al final pedia mas, cosa que me era imposible satisfacer, a pesar de practicar la postura mas conveniente.
No lo hacemos casi nunca, por esa razón y porque temo por el mio, pues cada dia me agrada mas.
Mi oficio me brinda un sinnúmero de oportunidades y no ha faltado ocasión para formar con Ana y la interesada de turno algún bello trio, pero eso es otra historia.
Asi pasan los años, ya somos mayorcitos, vivimos felices en un lugar de la tierra donde no hay guerras, solo frio, nieve y viento, todas cosas que estimulan nuestro amor.


© Victor



Ver más obras del autor

________________________________________________

Queda expresamente prohibida la publicación y la distribución de todo o de parte del contenido de la presente obra, sin previo y expreso consentimiento del autor

________________________________________________


0 Comentarios

______________________________

______________________________



______________________________

______________________________



NOTA

En este sitio Web no se evalúa ni censura ninguna obra, respetando de este modo a sus autores.

Por esto se publican “Tal Cual”, no realizándose ningún cambio en el texto original enviado.

______________________________





______________________________

ESTIMADO LECTOR



Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.



______________________________



Historias de Seducción pretende ser un portal para todos aquellos que gusten escribir en el genero erotico y para los que gusten el leerlo.
El erotismo un poco desprestigiado y confundido con pornografía hoy en día, esta lejos de ella por requerir del juego sutil de sentimientos, imaginación y de seducción antes de llegar a un posible y no imprescindible contacto físico de sus personajes.



______________________________