RADIOS
DIGITALES

Radio Era

Radio Country

Radio Sofi

Radio Clásica

Radio Latina

Radio Tren de Medianoche

Radio de la Nueva Era

Radio Tango

***

 

Visite nuetra
PAGINA
ASOCIADA

www.erotismo.cc

***

 

Encuentro ocasional entre personas.

Ver los avisos

Publicar un aviso

 


Mamás de médicos-1

Mi hijo necesita ayuda para practicar los primeros auxilios. A mí siempre me han puesto mucho los médicos apuestos, así que acepto encantada "practicar" juntos. Me encanta ser mala...

Éste es mi primer relato. Soy fan desde pequeñito de este tipo de relatos y ahora quiero dedicarlo a todos los escritores que me han hecho pasar horas de placer haciendo volar mi imaginación. He leído miles de ellos. Agradecería sugerencias y críticas. También fantasías que llevar a cabo que me proporcionen material para nuevos relatos. Y sobre todo, me encantaría también contactar con madres que sientan algo así para que cuenten cómo es lo que yo sólo puedo imaginar. A todas ellas, un beso de enamorado.

------------------------------------------------------------

Siempre he sido una mujer caliente, especialmente al alcanzar los 40. Después de una educación de colegio de monjas y una familia en la que no se hablaba de sexo y un paso por la adolescencia y la juventud con iniciaciones tímidas, en la madurez se me ofreció una plenitud tanto psíquica como sensorial. Como si el sexo fuese una fruta que madura a su tiempo, me he dado cuenta de que mi vida sexual ha ido creciendo como el buen vino, con mayores matices y gustos en el paladar (en ocasiones literalmente, jajaja). Leer relatos eróticos y masturbarme con ellos, me ha hecho llevar el erotismo conmigo a todas horas. Inventar y soñar situaciones que luego he hecho realidad o no, pero que me han aportado muchos buenos momentos.

También en el aspecto físico creo que estoy en plena plenitud. En el del atractivo, quiero decir. Creo que una mujer es atractiva cuando ella lo siente, y en mi caso, sé que puedo poner de rodillas a cualquier hombre, sólo con mi mirada. No es necesario que les muestre algo de mis largas piernas tersas por las horas de gimnasio, ni mi culo duro y respingón, ni mis grandes pechos con pezones hipersensibles. Creo que cuando pasan por mi lado, sienten lo hembra que soy y eso ya les hace ponerse alerta.

El protagonista de esta historia es mi hijo. Tiene 21 años y es un chico alegre y guapete. No me cuenta nada, pero he oído por el barrio que se le ve con alguna chica paseando. Me imagino que ya tendrá experiencia el plano sexual, pero no es un juerguista porque estudia bastante y sale sólo de vez en cuanto hasta tarde.

Cursa la carrera de Medicina desde hace 3 años, así que ya ha comenzado con las prácticas con pacientes. Me cuenta sus experiencias en el hospital donde va diariamente. Ha pasado ya la época de los libros y microscopios a tratar con pacientes. En este año ya tiene su primer contacto con inyecciones, yesos y otras técnicas que tiene que aprender. Es una época bonita, ya que por primera vez empieza a sentirse médico de verdad. Es lo que ha querido hacer siempre y los hemos apoyado mucho. A él le entusiasma y, como buen estudiante, se toma muy en serio todas las prácticas, lo que es importante también para tener las mejores notas de cara a elegir especialidad.

Además de tener vocación, es una persona muy metódica y ordenada. Le veo repasar el material que necesita y va a comprarlo, asegurándose antes de salir de casa, de que no le falta de nada.

Ha comenzado un curso de algo que le encanta, los primeros auxilios. Como buen médico, tiene que estar preparado para atender una emergencia en cualquier lugar. Es su deber. Para ello, tiene un curso teórico y práctico.

Mi hijo me empieza a contar ilusionado, cómo en el curso le enseñan a hacer masaje cardiaco, a poner cánulas intrafaríngeas o a dar electroshocks a lo George Cloony en Emergency Room. A mí lo de imaginar estas situaciones como que me iba poniendo. Siempre me han gustado esas series televisivas de médicos, que solemos ver juntos. Me ponían mucho los médicos con sus cuerpos musculosos bajo la bata, su seguridad en sí mismos, y la intimidad, lo cerca que llegan a estar de sus pacientes femeninas. Ahora me cuenta cómo él tiene que practicar con sus compañeras y compañeros para aprender y llegar a ser también un médico seguro de sí mismo y sexy. Pienso lo afortunadas que son sus compañeras al tener que ser “masajeadas” y aplicarles el boca a boca un chico fuerte y dispuesto a hacer lo que sea por salvarle la vida. El horno que llevo dentro se ha encendido con estos pensamientos. Sin embargo, mi hijo me cuenta que casi todo lo hacen con un maniquí de goma, que no tiene brazos ni piernas. Una lástima, pienso yo, con lo necesario que debe ser practicar con personas reales. Un muñeco frio no va a ser lo mismo. Tendremos que ponerle algo de interés a las prácticas para convertir el deber en placer, no?

Hoy ha venido nervioso, tiene el examen práctico pasado mañana. Ya ha aprobado con nota el teórico. El problema del práctico, es que tiene que solucionar un caso clínico que le presenta el profesor. No sólo se valora el saber, sino que tiene que tomar decisiones y actuar rápidamente para hacerlo bien.

Lo veo por casa dando vueltas. Su padre ha salido de viaje y estamos los dos solos. Me dice que no sabe qué utilizar de maniquí. Que le gustaría repasar. Algunos de sus compañeros lo hacen con una caja, a la que han atado una pelota como cabeza. Me pide si le puedo dejar una caja.

Tras mirar las de la leche y alguna más que había por casa, no hemos encontrado nada decente. Entonces me viene a la memoria la escena de George Cloony y mi cerebro clitoriano se enciende y me empuja a decir…

“¿Y si me pongo yo de paciente para que hagas la práctica? Así no pierdes el tiempo buscando una caja y ya que tengo el fin de semana libre porque no está tu padre, puedo aprender algo de primeros auxilios”.

“ Umm, bueno, sólo me quedan dos días para el examen. Te lo agradezco”.

“Entonces no perdamos el tiempo y vamos a empezar. Busco mi esterilla de yoga y me preparo enseguida”.

Me voy a mi habitación a por la esterilla y, de paso, me miro en el espejo. Recojo mi pelo largo en una coleta y me cambio el pijama por un camisón cortito y un poco escotado pensando en el acceso al corazón y los pulmones. Desde arriba se puede tener una buena panorámica de mis tetazas.

Cuando salgo al salón, parece que no esperaba algo así. Le ha impactado mi camisón, ya que mira mi canalillo intentando disimular. Mis tetas se muestran desafiantes, con poderío.  Parece como si se estuviera arrepintiendo. Seguro que está  pensando en la situación que le viene de tener que acercarse y tocar sobre mis exuberantes pechos. Pero no le voy a dejar echarse atrás.

“¿Doctor, cómo me tengo que poner? “ Tengo mucha ilusión por ser conejillo de indias de un apuesto médico y me propongo disfrutarlo.

“Pues túmbate y comenzamos”.

Tumbada boca arriba siento como mi cuerpo empieza a hervir con la emoción de la situación mientras él prepara todo el instrumental a su lado.

“Bueno, ¿qué me vas a hacer primero? ¿Qué quieres practicar conmigo? “Son preguntas sugerentes, abiertas, para dejar la imaginación volar…

“Primero quiero practicar la llegada al accidentado. Tú estás herida por un accidente, no sé si respiras y estás consciente. Hola, ¿me escuchas?” Me chilla al oído. “Como no respondes te tendría que soltar la ropa”. Ojalá, lo hiciera. No me toca, ya que mi camisón ya está bastante abierto y mi cuello y la parte superior del pecho libres. “Ahora vería si respiras”. Lo veo acercarse tímidamente y apoya la cabeza sobre mi esternón. Mis globos le tapan la vista. Los contempla mientras suben y bajan por mi respiración, cada vez más acelerada, mientras él se dedica a recorrer con la vista cada uno de los centímetros de piel del estrecho y profundo valle que forman mis montículos. Se queda en esta posición durante unos largos segundos. El espectáculo que está viendo, protegido por el juego de su práctica le está gustando mucho por lo que parece. “No respiras”. Vaya si respiro, mi respiración está bastante agitada, mis pechos quieren salir del camisón, y su boca está tan cerca...

“Ahora pasaríamos al masaje cardiaco y a la respiración boca a boca”. Esto se pone interesante. “¿Qué vas a hacer mi nene?” Coloca mi cabeza hacia atrás y me tapa la nariz. Mi boca se abre e instintivamente sacando la lengua y respirando con suspiros agitados. Mi niño me observa mientras me entrego a su boca, pero sus reparos le hacen sólo acercarse, de manera que siento su aliento mientras sopla sobre mi boca. Mi lengua está expectante. Desea lamer la suya y sentir sus deliciosos labios. “Uno”. (Pone las manos en mi esternón mientras le miro como un corderito degollado. Me aprieta sobre la parte superior de los pechos haciendo 15 repeticiones. Aprieta suavemente sobre mis globos de carne, que amenazan con romper el camisón por la presión a la que están sometidos. Y vuelve a colocarme la cabeza, mientras yo cierro los ojos y me dejo llevar. Mis pezones están poniéndose duros con el bamboleo y los achuchones que me da en las tetas. Se marcan claramente en el camisón. Esto me está gustando, pero mejor si fuese más suave. Me gustaría que siguiese dando saltos sobre mí, pero de otra forma. Con ese ímpetu y cadencia, podríamos hacer algo mejor. Ah, ah, ah, ah…jadeamos ambos con cada nuevo masaje.

La situación está cada vez más caliente. Noto sus caricias sobre mis pechos y su aliento me llena la boca,  pero yo sigo portándome como una niña buena aunque me cueste horrores. La calentura va por dentro.

“Esto es la RCP básica. Ahora puedo pasar a la RCP avanzada. Si no respiras podría intubarte con una cánula que se mete en la boca hasta la faringe”. Estaría encantada de recibir algo bien al fondo de mi garganta. ¿Puedo elegir lo que me vas a meter? “Y luego, tras comprobar que no tienes pulso y no hay latido en el electro, cogería unas palas de electroschock para desfibrilarte”. “Claro, esta es la parte emocionante de las series…Pues coge unos guantes y simulas el desfibrilador. ¿A que me van a dar el Oscar por la buena interpretación?”.

“Jajaja. Claro, mamá. Para la próxima serie de médicos te van a llamar” Sí, de la cachonda que se cepilla a todos. “De acuerdo, pero hay que simularlo perfectamente”. Umm, a mi chico ya le iba gustando la actuación que estábamos haciendo. Lo que no sabía es que su madre estaba con ganas de jugar, y es muy, muy juguetona.

Me levanto parte del camisón para que pueda ponerme las palas sobre el tórax. Enseño mis bragas finas y parte de mi sujetador a juego. Ambas prendas son muy escuetas y sexis y mi hijo no puede dejar de pasar una mirada de aprobación. Mis grandes melones no dejan espacio, por lo que tiene que poner los guantes uno arriba del izquierdo y otro debajo. Ya no puede contenerse y toca con disimulo ambos pechos, con la excusa de buscar el lugar correcto para colocarlos. Está excitado, lo he metido en el juego y ahora ve que puede jugar conmigo. Esto se pone interesante. Mi chocho está lubricando a más no poder. Empezamos a sudar y la excitación está a flor de piel.

“Uno, dos y tres!! Electroschock!! (Ahora es mi momento. Me pongo a temblar como si me hubiese dado una convulsión por todo el cuerpo. Mis tetas botan y botan de un lado para otro. Sus ojos se salen de las órbitas ante lo inesperado del espectáculo. Me proyecto hacia él para rozarme lo máximo posible, consiguiendo ponerlo aún más nervioso. Se ríe de lo exagerado de mi actuación, pero la aprueba con la mirada.

“Otra descarga: uno, dos y tres!! Electroschock!!“Me tiro directamente sobre él, que se ríe de buena gana, mientras mis manos buscan rozar su paquete. Lo consigo, es difícil no tocarlo, ya que está enorme y lo tengo a escasos centímetros de mi mano. Mi actuación está siendo muy convincente, por lo que parece que quiere seguir con el show. Intenta seguir con la práctica, aunque la mente no está en lo que está haciendo, sino en lo que está pasando. El cuerpo le pide más.

“Y la última descarga: uno, dos y tres!! Electroschock!!” Tras otro salto y sobada de su caliente paquete, maniobra que facilita al apartar y subir los brazos, dejos los mios abiertos buscándolo. He resucitado y mis manos agarran lo primero que encuentran, su duro mástil sobre los pantalones. Lo siento palpitante y aprovecho para acariciarlo sobre el pantalón del pijama.

“He resucitado.  Gracias, cariño. Me has salvado la vida!” Estoy jadeando con mis piernas abiertas y el camisón removido. Se aprecia en mis braguitas blancas la humedad que desprendo. El olor en la habitación es a hembra, mi olor.

Necesito pensar algo para buscar acabar con la tensión del ambiente. Mi niño me mira con los ojos de deseo, pero sin saber cuál será el siguiente paso.

“¿Y qué pasaría si me ahogo? Creo que no me he atragantado con algo”. Digo entre jadeos que parecen mucho más gemidos de perra en celo.

“Si tienes un objeto atascado en la garganta, te haría la maniobra de Heimlich”. Mi hijo me rodea por la espalda. Se pega a mi cuerpo y con los brazos me envuelve en un abrazo brutal porque no se puede contener de lo excitado que está. Quiere tocarme y apretarse contra mí. Me levanta en vilo con sus vigorosos brazos y luego me baja. Su pecho se apoya sobre mi espalda. Apoya su mástil endurecido sobre la raja de mi culo. Con las manos levanta mis pechos por debajo y empieza a empujar sobre la parte alta de mi abdomen con las manos. Pero lo interesante es lo que pasa por detrás. Lo siento embestir una y otra vez con la presión de su falo sobre mi orto. Hace como si intentase sacar el objeto de mi garganta, pero más que por la presión de sus manos, se diría que lo intenta con su pollón sobre mi agujero anal, martilleando como un pájaro carpintero, que lo recibe abriéndose del gusto. Como un sifón que sopla por un agujerito pequeño. Qué rica sensación. No puedo más que suspirar y gemir sin control como si me estuviera ahogando, pero no es actuación, me estoy corriendo del morbo de ver a mi nene empitonándome por detrás con toda la fuerza de un toro bravo desbocado.

Hasta que lo noto estallar en una corrida, que tiene que haber sido abundante. Sus ojos están en blanco y su cara tiene un rictus orgásmico. Tiene que haber soltado una buena lechada, ya que la excitación que llevaba era grande, grande y muy dura.

Pasados unos segundos de máximo placer,  intenta recomponerse y me sonríe como si nada hubiera pasado. Pero yo me quedado con su cara de placer al poseer a su madre. Al tenerme a su disposición y disfrutar del roce de nuestros cuerpos.

Yo también estoy chorreando flujos. Necesito tocarme un poco para lograr llegar al punto de no retorno. Lo voy a hacer a mi dormitorio, no sin antes despedirme.

“Doctor, qué bueno que es. Me ha desatascado enterita. Ya respiro y el corazón parece que late”. Le llevo la mano descaradamente a mi pecho para que lo toque un poquito, lo cual hace con menos pudor. “Por haberme salvado, me ofrezco para que mañana repasemos de nuevo”.

“Claro, mamá. Mañana tengo que hacerlo todo perfecto”.

“Eso espero, hijo. Eso espero”.

En mi habitación me hago un dedo magnífico pensando en la morbosa situación con mi hijo y la oportunidad de disfrutar aún más mañana. Mi hijo parece que ha dejado la timidez de lado y está dispuesto a jugar fuerte. Seguro que él también se va a tocar esta noche para aliviar tanto estrés acumulado. Mejor para él, porque mañana lo pienso poner al límite, pienso mientras me meto un dedo bien dentro de la vagina y con el otro me toco el pezón que ha tocado sobre el camisón mi hijo hace un momento. No voy a poder dormir de la excitación, así que me voy a agotar a orgasmos. Hoy tengo material para pasar la noche en vela. En vez de ovejitas voy a contar médicos, aunque todos tienen la cara de mi hijo.

Por la mañana me levanto con una sonrisa de oreja a oreja. He soñado muchas delicias tras varios fuertes orgasmos. Pero sobre todo, he pensado en nuevas situaciones para provocar y hacer disfrutar a mi nene. Por la mañana va a la biblioteca a estudiar, lo que me da tiempo  para ir a compra el camisón que necesito.

En el sexshop del barrio he visto uno que tiene una faldita y bajo la falda una abertura que deja  acceso a mi sexo. Como lo tengo depiladito, sólo con un mechoncito en el monte de Venus, desde atrás la vista es excelente si me agacho. Si no, parece una faldita corta, que cubre lo justito, dejando el inicio del culo provocativamente al descubierto con el mínimo movimiento. Me encanta sentirme así de caliente, provocadora y libre.

Estoy deseando que llegue la tarde para otra sesión de prácticas. Mi cuerpo necesita más. Nerviosa, noto como ya estoy mojada sólo de pensarlo. Cuento los minutos para que llegue, pero prefiero que sea él el que me busque.

“”Bueno, mamá. ¿Podemos comenzar la práctica ya?” Mi hijo me avisa desde el salón. Se nota que está impaciente. Salgo con el nuevo camisón como si nada ocurriese, aunque tengo muchas ganas. Mi cuerpo sensual y mi camisón casi le causan un infarto. Le veo cómo me mira con lujuria. Sí, es puro fuego lo que desprenden sus ojos. Me quedan con la mirada.

Él se ha puesto la bata. Qué guapo está. “Así vestido nos metemos mejor en el papel” Me dice sonriente. “Sí,  cuanto más real, mejor…” Creo que él también trama algo…

“Adelante”. Me tumbo y comienza el espectáculo.

“Comenzamos con la RCP básica”. Me coloca la cabeza hacia detrás y tras tomarme el pulso y “escuchar mi respiración” durante unos tiernos segundos en los que reposa sobre mi pecho, damos comienzo a la acción. Me he puesto el perfume más sensual que tengo y al acercarse lo nota de inmediato. Es toda una declaración de guerra.

Como hizo ayer, comienza colocando su boca casi sobre la mía, pero sin tocarse, y yo la abro bien para intentar atraerla. Duda pero apoya sus labios sobre los míos suavemente y sopla aire. El aliento de mi niño es fresco y su olor varonil me lleva la sangre a la cabeza. El contacto ha sido mínimo, pero ha provocado un chispazo que inicia un incendio en mi interior.

Ahora pasa a masajear el tórax con empujones rítmicos dejándose caer sobre mí. Lo veo tan cerca y mis deseos son tan fuertes…que tengo que controlarme con todas mis fuerzas para no saltar sobre él.

Cuando aproxima su boca de nuevo, esta vez ya se encuentra con la mía recibiéndole. Esta vez mi lengua está expectante y se lanza hacia sus labios como bienvenida. No sopla por la sorpresa, lo que me da tiempo a sentir sus labios bien apoyados sobre los míos. Como deja un espacio libre, aprovecho para sacar mi lengua un poquito y lamerle el labio superior ligeramente.

El masaje que sigue cada vez es menos agitado y más sensual. Parece como si contase más rápido para volver a sumergirse en un beso con los labios calientes de su madre.

Los besos se alargan y son cada vez más húmedos. Le está gustando que su madre le chupe los labios, que mi lengua profundice suavemente en su boca y toque sus dientes y encías.

Nuestra calentura se dispara. Se nota que ambos estamos con muchas ganas. Así que doy paso al siguiente punto de mi plan.

“Vamos a continuar con el electroschok”. “Vale…” dice mi niño dando a entender que quería seguir “practicando” el boca a boca. “Pero esta vez no le pongas tanto voltaje que casi me abrasas…” le insinúo con una sonrisa divertida y mirándole profundamente a los ojos. “”Jajaja, seré cuidadoso” me contesta siguiéndome la broma.

Manosea por encima de mi camisón, que tiene un tacto muy suave. Los pezones se transparentan casi totalmente. Se prepara para la descarga y yo para mi actuación estelar.

“Uno, dos y tres!! Electroschock!!” Comienzo a botar y botar, mis manos tocan su pecho, sus muslos y busco su duro mástil como ayer. Tiene un botón de la bata abierto y por ahí se cuela mi mano. Mi corazón me da un vuelco al tocar la piel de su pene duro y caliente. Ese era su plan. Siento su dureza y las venas que están a punto de estallar de la excitación.

Mientras lo masajeo moviendo su piel adelante y atrás al ritmo de mis “convulsiones” el camisón, al ser más abierto, deja salir uno de mis pechos, que rebota delante de la cara de mi hijo. El duro pezón casi le saca un ojo al pobre, que sigue su movimiento descontrolado. Cuando paro, él quiere seguir cuanto antes, para no darme tiempo a colocarme el camisón. Sigo con la mano metida en su bata, pero no me muevo.

“Uno, dos y tres!! Electroschock!!” Vuelvo a saltar fulminada por un rayo y mi movimiento sobre su mástil se repite para su placer. Le masturbo descaradamente con mi mano bien sujeta a su rabo. Esta vez también se sale el otro pecho y los dos chocan entre sí una y otra vez delante de su embobada cara. A mi nene se le cae la baba con el espectáculo y con la paja que le estoy haciendo. Más, más, otra vez.

“Uno, dos y tres!! Electroschock!!” También la parte de abajo del camisón se levanta y aparece la braguita con apertura. Dirige su mirada hacia mi entrepierna y sus pupilas se abren para intentar mirar mi rajita mientras salto de un lado a otro. El camisón no se lo pone fácil, pero ha podido ver algo. Noto en la mano la humedad que está desprendiendo su glande. Toco la zona del frenillo con mi dedo pulgar para darle más gustito…

“Nene, me has dejado agotada…” Le digo espatarrada, con respiración agitada e intentando recomponer mi aspecto. Saco la mano de su bata, con pena por tener que soltar tan lindo trozo de carne. Pongo en su sitio mi camisón mirándole a los ojos. Meto mis pechos de vuelta a su lugar con pausa. Mi hijo se come con la mirada.

 “Pero si aún no hemos terminado…” “Ya, ya…quieres probar la maniobra esa de ayer, no?” Le digo en un tono retante. “Sí, claro. No podemos dejar la práctica sin terminar” “Pues si te aplicas bien en esta parte, apuntas al sobresaliente” “Intentaré ganármelo” “Vas a tener que sudarlo, ya que esta vez es quiero que continúes hasta que saques el objeto de mi interior”

Ya hemos visto las armas del otro. Las cartas están sobre la mesa. ¿Cómo acabará esto?

Me pongo de pie y él se coloca tras de mí. Estoy abierta y dispuesta. Siento mis jugos vaginales caer por mis muslos. Mi chocho está anhelante.

Me abraza e inmediatamente desplazo mi culo hacia detrás para empotrarme contra su pelvis. Mi camisón se levanta con el gesto. El acceso está libre. Noto que algo se cuela por parte abierta de su bata. Lo siento húmedo y caliente sobre la piel de mi vulva.

“Vamos, mi amor, comienza a empujar” “Espera, mamá, que me coloque bien”. Su enorme pene tantea la entrada de mi horno. Está en la temperatura y humedad perfectas para meter su barra de pan.  No es muy larga, pero sí muy gorda. Me siento como  una campana temblado con cada golpe de badajo con sus movimientos pélvicos. Sus primeras embestidas golpean contra mi culo, contra mis labios mayores, mi clítorix, mi zona anal…pero no logra encontrar el camino. A mí esto me está poniendo hirviendo…Y a él más nervioso. Pero no podemos romper las reglas, así que ninguno deja su papel. Sigue intentándolo con cada pitonazo. Yo muevo el culo también para buscar empalarme sobre esa gran tranca, pero creo que aún lo estoy poniendo más difícil. Por fin, de improvisto, se produce la estocada mortal…

Su gran barra de carne encuentra el camino de mi cueva y me ensarta como una lanza al rojo vivo. Mi grito es desgarrador. No lo puedo contener. Siento como si me hubiera abierto en canal…Pero la sensación es tan deliciosa que mis paredes vaginales lo estrangulan para no dejarlo salir. Con el acople realizado, comienza un movimiento totalmente coordinado de pistoneo por parte de nuestros sexos. Su polla se va abriendo hueco hasta llegar al cuello de mi útero. Está recorriendo el mismo camino que hizo una vez, pero en sentido inverso.

Sus manos dejan de “empujarme” y pasan a controlar ambos pechos. Los pezones pinchan en sus palmas.

“Ahora, sigue hasta que lo expulses” “Claro, mamá” Qué obediente es mi hijo…

Me folla rítmicamente, como si su batuta dirigiera un concierto de la filarmónica. O por lo menos yo oigo a la orquesta entera jadeando y suspirando. Por un lado me gustaría quitarme la ropa y quitarle a él esa bata para poder cambiar de postura, pero eso iría contra las reglas del juego que hemos puesto en escena, así que tiene que follarme con la bata puesta y a través de la apertura que deja para su pene.

Su ritmo aumenta y ambos avanzamos juntos hacia el orgasmo. Mu muerdo el labio superior mientras recibo pollazos profundos. Se nota que se ha hecho muchas pajas en estas 24 horas, ya que su aguante parece no tener fín. Folla que te folla durante minutos. Su taladro perforándome los más hondo de mi alma y mi vagina sufriendo y disfrutando al mismo tiempo de la distensión que produce el calibre de su cañón. En el comienzo de mi éxtasis, echo las manos hacia detrás y cojo ambos cachetes de su culo para acompañarle en las embestidas e indicarle que no se le ocurra salir de mi interior.

Él comprende mi indicación y la calentura que le produce que su madre le pida que se corra en mi chocho le hace también llegar al punto de no retorno.

Ya sólo quedan unas embestidas, aprieta mis tetas con brusquedad y me clava tan profundo su estaca que perece que me va a sacar el “cuerpo extraño” de la garganta de un pollazo.

Cuando siento que alcanza la cumbre del placer, sé que va a derramarse en mi interior y toda mi vagina se pone a aplaudir de gusto. Siento como su pollón se descarga a gusto y como la trituradora de mi coño lo exprime y exprime durante mi orgasmo hasta dejarlo hecho un colgajo esmirriado. Le he extraído todo el jugo a su fruta prohibida y mi vagina se relame del gusto, con espasmos más suaves, como las réplicas del terremoto que ha ocurrido en mi interior.

Ha sido un orgasmo brutal y ambos estamos que nos fallan las piernas. La postura era difícil de mantener, por lo que ahora nos duelen las rodillas y mi musculatura está tan relajada, que no puede mantenerme en pie. Me dejo caer sobre mi niño, que me recoge en sus brazos y me deposita con ternura en el suelo.

Se arregla la bata, escondiendo su instrumento rápidamente. Yo me pongo la mano en la frente e intento recuperar el aliento.

“Creo que te voy a dar un 10. Eres muy bueno con la materia. Me ha encantado hacer de paciente de prácticas”.

“Pues ya te pediré ayuda cuando tenga que hacer otro examen práctico”.

“Claro, mamá siempre estará preparada para ayudarte”.

“Gracias, mamá”.

Mi correo: joven.daktari@yahoo.es

Jovendaktari

 

HistoriasDeSeduccion.com (Amor Filial) © Jovendaktari (joven.daktari@yahoo.es)