RADIOS
DIGITALES

Radio Era

Radio Country

Radio Sofi

Radio Clásica

Radio Latina

Radio Tren de Medianoche

Radio de la Nueva Era

Radio Tango

***

 

Visite nuetra
PAGINA
ASOCIADA

www.erotismo.cc

***

 

Encuentro ocasional entre personas.

Ver los avisos

Publicar un aviso

 


MI HERMANO JOSE

Mi hermano José
Hola me llamo Atenea y tengo 31 años, les voy a contar cuando tenía 14 y ya me andaba por tener sexo y el único hombre que tenía cerca era mi hermano José, así que decidí que tenía que ser para mí, yo soy una chica que desde muy niña me desarrolle y atraía a los hombres de todas la edades
En mi natal Veracruz, yo ya había tenido encuentros con chicos de mi edad, pero la verdad no estaba a la altura de lo que yo deseaba, y mi hermano era alto, fornido y la verdad a mí se me hacía muy guapo, así que me di a la tarea de seducirlo, nuestra casa en ese tiempo era de varios cuartos pero todos sin puerta, solo cortinas los dividían, y yo aprovechando esto empecé con mi estrategia de seducción, por lo pronto cuando me bañaba entraba al cuarto de mi hermano envuelta en la toalla de baño y por debajo de esta y delante de él me ponía mis pantaletitas que por lo regular siempre eran de tanguita y le decía a mi hermano dándole la espalda y quitándome la toalla que me ayudara a abrocharme el brasier cosa que mi hermano siempre lo hacía pero también me gritaba que me fuera a cambiar a mi cuarto, y yo solo le decía con malicia, “es que allá quien me abrocha” y soltaba yo una risa como de niña inocente, mi hermano solo movía la cabeza y mi me llenaba de frustración, esto lo hice repetida veces y a pesar que cuando me quitaba la toalla y le mostraba mi espalda y mis nalgas tan solo separadas por el listón de la tanga y por más que hacía yo mi trasero hacia atrás, parecería que no lograba nada con mi hermanito. Yo por supuesto desahogaba mis ganas con los muchachos del barrio y definitivamente pensaba que no se me haría probar a mi hermano.
Yo siempre toda mi vida he dormido desnuda, claro con el calor que hace en mi ciudad no era para menos y tan solo una sabana separaba mi cuerpo de las miradas de los demás y todas las noches soñaba que mi hermano entraba me quitaba la sabana y me hacia gozar esa rica verga que no había visto, una noche estando yo ya semi dormida escuche que mi hermano que por cierto dormía en el cuarto de lado se levanto y escuche que pasaba por el pasillo, pensé que iría al baño, pero porque no prendía la luz y curiosa ponía atención a los sonidos que hacia José, que cada vez más suave escuchaba que se acercaba de nuevo procurando no hacer mucho ruido y observo que la cortina de mi curto se habría lentamente, y si, era mi hermano que entraba a mi cuarto sigilosamente y tan solo en trusas, yo naturalmente me hice la dormida y de reojo en la oscuridad veía que se acercaba a mí, la emoción casi me hacia brincar pero por temor a asustarlos trataba de conservar la calma, poco a poco llego al lado de mi cama y acercándose para ver si estaba dormida, se animo a jalar lentamente la sabana tan lentamente que me hacia desfallecer, pero bueno ya les dije que no quería asustarlo, por fin a los pocos minutos la sabana ya había terminado su recorrido mostrando mi cuerpo completamente desnudo y vi que en sus ojos había un destello de deseo, empezó a pasar lentamente su manos sobre mis pechos y por cierto mis pezones estaban ya por reventar de tan excitados que estaban, y se detuvieron sus manos unos minutos en ellos, entonces vi que inclinado su cabeza a mi conchita levemente toco con su nariz olfateándome toda mi panocha que ya estaba súper mojada y que gracias a la oscuridad mi hermano no notaba, fue entonces que se animo a sacar de la trusa su verga y por fin la vi en toda su plenitud, no era una cosa muy grande, pero tampoco tenía nada de qué avergonzarse, yo tenía ganas de estirar la mano y jalarla hacia mí para besarla y aduras penas me contenía, entonces hizo algo que me puso al cien, empezó a deslizar su rica verga por mis pechos y por mi cuerpo, y a con mucho cuidado se inclinaba hacia mi conchita y me empezó a tallar muy suavecito, yo sentí una corriente que me recorría todo el cuerpo y como si tuvieran voluntad propia mis piernas se abrieron poco a poco lentamente para no asustar a mi hermanito que la al ver mi conchita rosadita y húmeda ni tardo ni perezoso se subió a la cama y con temor pasaba la cabeza de su verga en mi conchita me provocaba una corriente eléctrica que sin poder reprimir solté un gemido de placer, mi hermano brinco de la cama asustado y corriendo tropezó con una silla tumbándola a lo que provoco que mi padre se levantara a revisar, así que luego les contare como después me pidió que le ayudara a limpiar su cuarto y aproveche para de nuevo hacerme la dormida pero ahora en su cama
Por
Atenea

ATENEAAFRODITANIFA

 

HistoriasDeSeduccion.com (Amor Filial) © ATENEAAFRODITANIFA (MARDU2018@HOTMAIL.COM)