RADIOS
DIGITALES

Tren de Medianoche

Radio Country

Radio Era

Siete Lunas

Radio Sofi

Radio Clásica

***

Visite nuetra
PAGINA
ASOCIADA

www.erotismo.cc

***

 

Encuentro ocasional entre personas.

Ver los avisos

Publicar un aviso

 

 


INCESTI (IV): Celos

Un divorcio, un nuevo personaje, unos celos...

Veía a papá hablando con su hija bastarda, no estaba suficientemente cerca para escuchar de que hablaban pero si para ver a mi padre sacando dinero de la cartera y dándoselo a ella. Luego ambos empezaron a pasear, yo los seguí durante dos calles hasta que entraron en motel. Esto me impidió ver que iba pasar entre ellos pero estaba segura de que entre ellos habría sexo. Allí ya no tenía nada que hacer, así que regresé a casa. Al llegar a casa mamá me pregunto si había visto a papá y le mentí diciéndole que no.

Aquella noche papá no durmió en casa y yo tampoco dormí mucho, me sentía rara, enfadada y sin poder sacarme de la cabeza la imagen de papá entrando con su otra hija en el motel. ¿era posible? ¿estaba celosa? Era extraño, he tenido varios novios y nunca he sentido celos. Todavía no entendía muy bien que era lo que sentía pero creo que si estaba celosa, muy celosa pero tenía claro que al día siguiente me encargaría de que estos celos desapareciesen.

Me desperté a la mañana siguiente con actitud guerrera, me duché, me alisé el pelo, me maquillé y me vestí muy guapa, me puse un precioso vestidito veraniego negro, con un escote muy abierto, lo acompañé con unas braguitas negras de encaje y no me puse sujetador.

Bajé al salón, allí estaba mamá y mi hermano, papá aún no había llegado y ambos estaban muy preocupados. Justo iba decirles que no se preocuparan que yo había visto a papá y estaba bien pero no hizo falta porque justó se escuchó entrar a papá en casa.

_cariño, estaba preocupadísima, ¿Dónde has estado? –preguntó mamá

_he dormido fuera –respondió papá enfadado

_siento lo que ocurrió ayer, ¿estas enfadado?

_¿SI ESTOY ENFADADO? Ayer masturbaste a tu padre

_lo se, no entiendo que fue lo que me pasó

_me da igual lo que pasara, el tablero solo dijo que recogieras a tu padre, todo el resto lo has hecho porque eres una puta –mi padre subía el tono evidentemente enfadado

_pero…

_¡ni pero ni ostias! Acabaremos este juego y luego quiero el divorcio

_pero yo te quiero

_¡vete a la mierda María!

Papá subió a su habitación y mamá lo seguía intentando razonar con el, ambos se encerraron en su habitación y yo desde el salón solo podía escuchar como gritaban pero era evidente que su matrimonio se estaba rompiendo.

Pasaron los minutos, mis padres seguían discutiendo, Miguel se fue a su cuarto y yo me quedé en el salón viendo la televisión.

Una hora mas tarde mi padre salió de la habitación dando un portazo, bajó al salón y se sentó a mi lado. Tenía cara de enfadado y no decía ninguna palabra, pero yo quería darle conversación.

_¿estás bien papá?

_si, este matrimonio ya se estaba terminando

_vale, ¿y donde estuviste ayer? –le pregunté esperando que me contase la verdad

_ehhh, dormí en casa de un amigo

_¿si? ¿en casa de que amigo?

_de uno que no conoces

Yo sabía que me mentía pero en ese momento lo que mas me importaba no era eso. Seguía sintiendo una sensación que parecían celos y ese parecía un buen momento para hacer desaparecer aquella sensación.

_mientras estás enfadado con mamá puedes dormir en mi cuarto –dije yo colocándole mi mano en su pierna

_¿y donde dormirás tu? –me preguntó con total indiferencia

_ehh papá, me refería dormir juntos

_ahh, no hace falta, dormiré con tu hermano

No me podía creer la indiferencia que estaba mostrando papá hacia mí, pero estaba segura de que simplemente se trataba de que estaba enfadado con mamá y lo pagaba conmigo.

El tablero empezó a emitir aquellos gemidos que nos informaban de que el juego tenía que continuar. Miguel y mamá bajaron de sus habitaciones, mamá parecía estar también muy enfadada pero ahora era el turno de mi hermano con el dado y sacó un 1.

“elige a una de las chicas para que te haga una cubana”

En ese momento yo pensé que aquello podía ser una oportunidad para intentar poner celoso a papá demostrándole como se manejan mis pechos. Tenía que conseguir que me eligiese a mi, miré a mi hermano y sonreí, el también me miraba, clavaba su mirada en el escotazo que llevaba y era evidente que me elegiría a mi.

_elijo a… -dijo mi hermano

_elígeme a mi –lo interrumpió mamá notándose que lo hacía por joder a mi padre

Todos nos quedamos sorprendidos de la iniciativa que mamá había tomado y Miguel no desaprovechó la oferta de mamá.

_elijo a mamá –dijo con una gran sonrisa en la cara

Mamá se levantó del suelo y en unos segundos ya se había sacado la parte de arriba, se acercó a Miguel y empezó a desabrocharle el pantalón.

_todavía está blandita –dijo al sacarle la polla y agarrarla con la mano

La cara de mosqueo de mi padre era cada vez mayor, mamá empezó a masturbar a Miguel mientras este se atrevía a manosear tímidamente las tetas de mamá.

_tócalas sin miedo –decía mamá mientras seguía con el rabo de mi hermano en la mano

Mi hermano desabrochó el sujetador de mamá y sus grandes tetas quedaron al aire libre, con sus pezones totalmente duros. Me estaba gustando aquella imagen pero a papá parecía no gustarle mucho, de repente papá se levantó y se fue.

Yo también me levanté y seguía papá. Este entró en el baño y yo también conseguí entrar antes de que cerrase la puerta.

_sal del baño –me dijo enfadado

Yo le miré a los ojos y el me miraba a los ojos a mi, dejé caer mi vestido negro quedándome solo con las braguitas y los tacones.

_véngate, hazme una cubana tu a mi –le dije sin ningún pudor porque fuese mi padre

_vístete

_¿porque? ¿Acaso no te gustó como te la chupé el otro día? –le dije acercándome a el sensualmente

_lo del otro día fue un error

_un error con el que te corriste como un loco –dije mientras me ponía de rodillas con intención de repetir aquel error

_¡que no! ¡que te levantes! –respondió agarrándome del brazo y forzándome a levantarme

_pero el otro día…

_ya te dije que fue un error y ni siquiera me gustó

Aquello me dolió mucho, me parecía imposible que no le hubiese gustado y no estoy acostumbrada a que me rechacen, así que exploté.

_¿un error? ¿y también fue un error lo de ayer?

_¿a que te refieres?

_a que ayer entraste con la puta tu hija en un motel de mala muerte, ¿te la follaste?

_a ti eso no te importa

_eso parece un si –dije yo

_pues si, me la follé ¿algún problema? –dijo enfadado otra vez

_¿y porque yo soy un error y ella no?

_porque me estoy enamorando de ella, y cuando acabe este juego me iré de casa e intentaré que ella se enamore de mí

No me podía creer lo que acababa de escuchar, no solo se había acostado con su hija, sino que también sentía algo por ella. Aquello me puso celosa y enfadada, no sabía como responder a eso pero me sentía ridícula estando desnuda. Me fui a poner otra vez el vestido y papá aprovechó para salir del baño.

Acabé de vestirme y bajé al salón, mamá tenía la cara llena del semen de mi hermano y este se estaba subiendo los pantalones.

_es mi turno –dije yo al sentarme

_no, papá ha salido de casa, no podemos continuar –dijo mamá

Aquello me enfadó muchísimo, estaba segura de a donde había ido mi padre. No sabía aún como actuar pero pondría todo de mi parte para hacerle olvidar a su otra hija.

Mamá fue a lavarse de la cara el semen de Miguel y a vestirse, al volver al salón me pidió que la acompañase a hacer la compra.

Ambas nos fuimos al supermercado, entre nosotras no hablábamos de nada de lo ocurrido, simplemente comprábamos y hablábamos de temas sin importancia. La sorpresa la encontramos cuando volvimos a casa.

Entramos por la puerta y allí estaba mi tía, la hermana de mi madre. Ella estaba sentada en el sofá con Miguel y su mano estaba apoyada sobre su rodilla.

La hermana de mi madre se llama Lisa y tiene 37 años. Mide 1,60, es morena, ojos marrones, realmente es muy guapa, mantiene una figura envidiable aunque es cierto que no tiene muchas curvas.

_parece que no te alegras de verme María –dijo Lisa

_¿que raro tu haciendo una visita?

_pues si, esta mañana me desperté con muchas ganas de venir aquí

_que raro –respondió mi madre

La verdad es que mamá y su hermana siempre actuaban como si tuviesen algún tipo de rivalidad, yo nunca lo entendí muy bien. Mamá y yo fuimos a la cocina a dejar las cosas que habíamos comprado mientras Lisa y Miguel se quedaron el salón hablando.

Tras colocar todas las cosas, volvimos al salón y parecía que había un tonteo entre ellos dos.

_has crecido mucho Miguel, estás guapísimo –le decía Lisa

_tu también estás muy guapa

Mamá y yo nos sentamos en otro de los sofás mirando aquella escena.

_no digas bobadas, yo ya soy vieja –decía con voz inocente Lisa

_pues a mi me parece que estás buenísima

Ambos reían, yo también me reía por no ser maleducada pero mamá parecía no hacerle mucha gracia.

Ellos seguían hablando, mamá se levantó y se fue a su habitación. Mientras yo seguía allí sentada viendo la mano de mi tía cada vez más cerca de la entrepierna de Miguel.

De repente apareció mi madre vestida con tan solo un albornoz de ducha lo suficientemente entreabierto para que se viesen parte de sus pechos. Era evidente que a mamá no le gustaba el tonteo entre Lisa y Miguel y quería cortarlo a cualquier precio.

_Miguel, el grifo de la ducha no funciona, ¿puedes venir ayudarme? –dijo mamá con voz sensual pensando que Miguel saldría corriendo detrás de ella

_que vaya Paula –respondió sin ni siquiera mirarla

_pero Paula no sabe arreglar el grifo

_pues dúchate con agua fría o luego

Yo miraba la cara de mamá y se veía la decepción en su rostro, creo que ella también se estaba poniendo celosa.

_¿me enseñas lo que me dijiste? –le dijo Lisa a Miguel

_claro, vamos

_¿el que le vas a enseñar? –preguntó mamá

_tu hijo me va enseñar su colección de sellos –respondió con una gran sonrisa

_¿su colección de sellos? ¿y se puede saber desde cuando te gustan los sellos? –volvió a preguntar mamá

_desde siempre, me apasionan los sellos –respondió Lisa con un tono burlón

_y tardaremos bastante en bajar porque quiere que le explique la historia de todos los sellos –interrumpió Miguel con un tono similar al de Lisa

Ambos se fueron al cuarto de Miguel y escuchamos como cerraban la puerta con llave, no se que es lo que pasó allí en aquel momento pero todo indicaba que no iban a ver sellos precisamente. Y creo que mi madre tenía el mismo pensamiento que yo, su cara mostraba un enfado descomunal.

Pasaban las horas, Lisa y Miguel no salían de la habitación de Miguel, mamá estaba encerrada en su cuarto y yo paseaba por la casa dándole vueltas a la cabeza hasta que el sonido del teléfono interrumpió mis pensamientos.

_si –respondí yo al teléfono

_hola Paula, ¿Cómo estás? –dijo mi abuelo desde el otro lado del teléfono

_bien abuelito

_¿está tu madre en casa?

_si, está en su cuarto

_¿puede decirle que venga a mi casa? Es una urgencia médica

_¿estás malo? –pregunté preocupada

_no, es una tontería pero estaría mas tranquilo si viniese tu madre

_vale, yo se lo digo ahora

_perfecto, dile que la espero, adiós Paula

_adiós abuelo

Me dirigía a la habitación de mi madre para decirle que el abuelo había llamado y que quería que fuese a verlo. Pero algo me lo impidió, me di la vuelta y me dirigí a la calle.

Esperé en la calle hasta que pasó un taxi y lo dirigí para que me llevase a casa de mi abuelo. Llegué  a su casa y toqué el timbre.

_¿Paula? ¿Qué haces aquí? –dijo sorprendido

_mamá se encontraba mal y he venido yo ¿Qué te ocurre?

_eh eh nada, ya estoy bien

Ambos nos dirigimos al salón de su casa y nos sentamos juntos en el sofá. Noté que el abuelo estaba incómodo en el sofá y solo tardé unos segundos en notar el motivo, bajo su feo pantalón de pana noté un enorme bulto. Creo que la supuesta enfermedad del abuelo era follarse a su hija.

_y cuéntame, ¿Qué era lo que te pasaba?

_ehh…ehhh.. Solo me dolía la cabeza

_entiendo, pensé que era otra enfermedad, mamá me dijo que era una enfermedad que yo podía curar –le dije colocando mi mano a un centímetro de la entrepierna del abuelo

Aunque yo no lo sabía, mi cuerpo me había dirigido a casa del abuelo por algo, yo era la única que no he follado desde que empezó el juego. Además ese pollón me haría olvidar a papá durante un tiempo.

_y… y… ¿Qué tal por la escuela? –preguntó el abuelo nervioso

_no muy bien, unos chicos me dijeron que tenía las tetas pequeñas, ¿a ti que te parecen?

_ohh a mi….a mi me parecen perfectas

­_¿seguro? –dije acercando mi escote a su cara

_si… si

_quizás deberías tocarlas para estar seguro

Mi abuelo empezó a tocarme tímidamente uno de mis pechos, yo agarré su otra mano y se la llevé a mi otro pecho.

_si, son grandes, redondas y perfectas, no entiendo porque no le gustan tus tetas a los chicos de tu escuela

Mi abuelo empezaba a manosear mis pechos mas intensamente, parecía que empezaba a perder el nerviosismo.

_¿y tienes algún problema mas en la escuela?

_si abuelito, el otro día un chico me enseñó su pollita y como soy muy inocente, no se si era grande o pequeña –le dije chupándome uno de mis dedos

_quizás yo pueda ayudarte

El abuelo se levantó y bajó sus pantalones, su enorme pollón empalmado salió disparado y mis ojos se iluminaban con esa preciosa visión.

_parece grande abuelito –dije haciéndome la inocente

_si, lo es, ¿la de ese chico era así de grande?

_no abuelito, ¿y es normal que esté tan dura? –dije agarrándola con la mano

_puede estar dura o blanda

_mmm ¿y que tendría que hacer para que estuviese mas blanda? –dije haciéndome otra vez la inocente

_si quieres que se ponga mas blandita tienes que chupármela

_¿y eso como se hace?

_utiliza tu lengua y lame mi polla

El abuelo estaba de pié y yo sentada en el sofá, aquel juego me estaba encantando. Agarré su hipnótico pollón y con mi lengua empecé a lamerlo.

_lapss!! Lappss!! Que rico abuelo lapp!!

_muy bien mi nieta ¡¡ohhmmm!!! ¡¡uffff!!

_lappss!! Lappp!! ¿sabes abuelito?

_ohh mm dime Paula

_lapppss!! No hace falta que me enseñes, soy una comepollas profesional

_¿que?

En ese momento abrí mi boca lo máximo que pude e intenté que su pollón entrase lo máximo posible en mi boca.

_OHHHHJJJJ MMMMM PAULAAA dioossss!!!

_gluppsss!!! Glupppss!! Gluppsss!! Mmmm ¿te gusta? Gluppsss

_¡joder Paula! Como te mueves la lengua ¡¡ohhhh!!

_glupppss!! Mmmm gluppppsss ¿esta era la enfermedad que querías que te curase mami? Gluppss!!

_ohhh siiiii, que putón eres OHHHHH, viniste con intención de comérsela a tu abuelo MMMMM

Me estaba encantando la polla de mi abuelo y mi coño se hacía agua con la idea de que ese pollón lo penetrase pero de algo perturbó el momento. Sonó el timbre varias veces seguidas.

_glupppsss!! Glupsss!! No abras abuelo

_para Paula, ohhh, es un minuto, voy a mirar quien es

El abuelo sacó la polla de mi boca y se acercó a la mirilla tras subirse los pantalones.

_escóndete Paula, es tu madre

Yo fui corriendo a la cocina, no quería que mi madre supiese lo que estaba ocurriendo. El abuelo esperó a que yo me escondiese y abrió la puerta.

_hola papá –dijo mi madre

Desde mi posición podía ver la entrada de la casa del abuelo, mi madre estaba en la puerta, vestida con una faldita azul y una camisa blanca que mostraba sus enormes pechos.

_¿que haces aquí?

_he venido a terminar lo que empecé ayer

Mi madre directamente se puso de rodillas, desabrochó su pantalón y sacó su polla. Mamá empezó a comerle la polla al abuelo como si fuese la última polla del mundo.

_gluuuuuuuuuuupppss! Ahhhjjjj mmmmm que rica papi

_ohhhh diooss cariño mmmm me corro

_gluppppssss ¿Qué? Glupppssss

_que me corro cariño ohhhhmmmm

_gluuuuppssss ¿YA? glupppssss

_si ooohhh cariño ¡OHHH DIOOSSSSS!!!

_OHMMMMM GLUPPPSSS JODER PAPI, CUANTA …… ¡¡MMMMM!! CORRIDA

Ni quince segundos tardó mamá en acabar el trabajo que yo había empezado.

_que rápido te has corrido papá

_ufff sii, es que la chupas muy bien

_vámonos juntitos a la ducha y te la vuelvo a poner dura

Mamá y el abuelo se fueron juntos a la ducha, y yo me quedé sola en la cocina de la casa del abuelo. Otra vez más me había quedado sin mi ración de polla.

Salí de casa del abuelo y un taxi me llevaba a casa. Mi orgullo estaba más que herido pero todavía no me rendía e iba utilizar mi último as del día,

El taxi me llevo a la zona de prostitutas donde trabajaba la hija bastarda de papá, me dirigí al motel en el que había visto entrar a papá la noche anterior.

_hola, ¿está este señor hospedado en el motel? –le dije al recepcionista enseñándole una foto tamaño carnet de mi padre

_si, en la 19

Me dirigí a esa habitación, llegué allí y se escuchaban leves gemidos dentro de ella. Me saqué toda mi ropa hasta que solo que quedé con los tacones y toqué en la puerta.

_ohhmm ¿si? –escuché la voz de una chica desde el otro lado de la puerta

_servicio de habitaciones –dije yo

_¡no hemos pedido nada! –escuché a mi padre

_es un obsequio de la casa

La hija bastarda de mi padre abrió la puerta, la tenía enfrente de mi, totalmente desnuda como yo y al fondo de la habitación estaba mi padre desnudo con su miembro en su máximo esplendor.

_¿cu… cual es el obsequio? –preguntó con cara de sorpresa mi nueva hermana

_otra puta

CONTINUARÁ…

Si desean hacerme algún comentario en privado, pueden enviarme un correo electrónico a esta dirección paulalaloba@live.com

Y busquen mi página de Facebook “los relatos de Paula”

 

 

Paulalaloba

 

HistoriasDeSeduccion.com (Amor Filial) © Paulalaloba (paulalaloba@live.com)