RADIOS
DIGITALES

Siete Lunas

Radio Country

Radio Era

Tren de Medianoche

Radio Sofi

Radio Clásica

***

Visite nuetra
PAGINA
ASOCIADA

www.erotismo.cc

***

 

Encuentro ocasional entre personas.

Ver los avisos

Publicar un aviso

 

 


INCESTI (III): El abuelo

Mi madre tendrá que ir a recoger al abuelo y a mi vuelven a engañarme

Yo estaba metida en la cama, aunque la temperatura era agradable yo tenía muchísima calor. No conseguía dormir más de dos horas seguidas y cada vez que me despertaba mi mente recordaba la artimaña de mi padre para que le chupase la polla.

Aún eran las primeras horas de la mañana cuando me levanté de la cama y me dirigía a la cocina para desayunar. Llegué a la cocina y allí estaba mi padre tomándose el primer café de la mañana.

_Hola papá, ¿Qué haces despierto tan pronto?

_Hola cariño, no pegado ojo en toda la noche

_yo tampoco

Yo empecé a calentarme un poco de leche en el microondas cuando giré la cabeza y pude ver los ojos de mi padre clavados en mi culo, yo simplemente sonreí y seguí esperando que acabase de calentarse la leche.

Sin ningún motivo mi coño empezó a inundarse, la leche acabó de calentarse y me senté a beberla al lado de mi padre.

_siento lo de ayer –dijo mi padre rompiendo el silencio

_¿a que te refieres? –respondí sabiendo a que se refería

_no te hagas la tonta

_quizás sea un poco tonta y no se a que te refieres

_ya sabes, lo que pasó ayer debajo de la mesa del restaurante

_vamos, dilo como dios manda –le dije a la vez que posaba la mano en su muslo

_siento haberte engañado para que me chupases la polla –dijo visiblemente nervioso

Subí un poco mi mano por su muslo hasta rozar tímidamente su entrepierna y acerqué mis labios a escasos centímetros de los suyos.

_no te creo –dije sensualmente

_¿el que no crees?

_no creo que te arrepientas de lo que pasó ayer

Mi padre estaba nervioso, mis dedos jugaban cerca de su entrepierna y yo era incapaz de reconocerme en esa actitud.

_dime, ¿no volverías a engañarme para sentir mi lengua jugar con tu polla?

Por suerte o por desgracia, algo rompió aquel momento.

_Buenos días, habéis madrugado mucho –interrumpió mi madre entrando por la puerta de la cocina

Instantáneamente yo aparté mi mano del muslo de papá y mi coño perdió su humedad al instante.

La cosa acabó así, los tres desayunamos y fuimos al salón donde mi hermano ya estaba esperando para continuar con aquel juego.

Nos sentamos alrededor del tablero, era el turno de madre y le tocó un 5.

“ve a buscar a tu padre al casino”

_¿como que al casino? –preguntó mamá extrañada

De repente sonó el teléfono y mi madre fue a responde, en unos minutos mi madre volvió al salón a explicarnos que pasaba.

_Me han llamado del casino de la ciudad para que vaya a recoger al abuelo

_¿que ha hecho? –preguntó mi padre

_no tengo ni idea

_te acompaño

“no, vosotros os quedareis en casa esperando” –apareció en el centro del tablero

Mi madre subió a cambiarse a su cuarto porque todavía estábamos con los pijamas. Mi madre se puso lo primero que cogió, que fueron unos vaqueros y un jersey marrón. En pocos minutos mi madre ya había salido de casa.

Yo decidí aprovechar para ducharme y vestirme. Me metí en la ducha con el agua muy caliente. Mi mente empezó a recordar lo que había pasado durante el desayuno, no entendía porque había actuado de aquella manera pero el hecho de recordarlo provocaba que mi coño volviese a humedecerse. No pude esquivar la tentación de acercar la alcachofa de la ducha a mi coño para que la fuerza del agua lo golpease continuamente.

Aquello empezó a aliviar levemente mi calentón y de repente una polla asomó tímidamente por la cortina de la ducha. Sólo podría ver la polla pero era evidente de que se trataba de mi padre.

Me puse de rodillas en la ducha y empecé acariciar los testículos, en segundos la polla se puso dura como una piedra. Eso me gustaba, era la señal de las ganas que tenía el dueño de aquella polla de que se alojase en la boquita de su dulce niña.

Abrí mi boca e hice que la polla de mi padre se perdiera dentro y empecé a disfrutarla.

_glupppss!! Glupppss!!! Tenía razón ¡¡glupppss!! Te encantó como te la chupé ayer

_ommmm ohhh!! Ohhh!! –gemía mi padre

_mmm ¡que rica! Mmm ¡gluppsss! Y grande ¡¡gluupppsss!!

Yo chupaba la polla de mi padre con gozo, me encantaba lo sabrosa que era. En ese momento la mano de padre asomaba por la cortina y agarraba mi cabeza forzándome a hacer movimientos más rápidos en aquella mamada.

Yo casi no podía respirar y los gemidos de mi padre eran cada vez más fuertes. Mi coño se hacía agua y mi mente me decía que había llegado el momento de romper otra barrera e invitar a mi padre a destrozarme el coño.

Pero aquella polla empezó a correrse dentro mi boca sin previo aviso y dejando una cantidad muy grande de semen dentro de ella.

_Papá, ¡entra y fóllame! –le ordené yo tras tragarme su semen

Pero hizo caso omiso de mi orden y su polla desapareció tras la cortina de la ducha. Se me quedó cara de tonta y no me quedó más remedio que meterme mis deditos para bajarme mi enorme calentón. Tras jugar un poco con mi conejo fui a mi cuarto a vestirme. Ya no estaba tan caliente pero sentía ganas de provocar, me puse una faldita rosa y una camiseta blanca escotada.

Baje al salón, los ojos de mi padre y mi hermano se clavaron en mi cuerpo. Yo sonreí y me senté al lado de mi padre.

_¿esta vez también te obligó el tablero? –le pregunté con tono pícaro refiriéndome a lo ocurrido en la ducha

_¿de que hablas? –preguntó mi padre realmente extrañado

En ese momento miré a mi hermano y a la sonrisa de culpabilidad que se dibujaba en su cara, el muy cabrón también me había engañado para que la chupase la polla.

Pero no hubo tiempo para reproches, la televisión del salón se encendió y se veía a mi madre aparcando el coche en el aparcamiento del casino. Mi madre salió del coche y entró en el casino.

_Buenos días, mi padre es el señor Gómez, me han llamado para que venga a recogerlo

_esta aquí la hija del señor Gómez –dijo la recepcionista a través de un teléfono interno

A los pocos segundos apareció por allí un señor vestido de uniforme que parecía ser miembro de seguridad del casino.

_acompáñeme señora –le dijo a mi madre

Mi madre acompañó el señor hasta una pequeña sala parecida a los que utiliza la policía para realizar interrogatorios, y en ella estaba el abuelo.

_papá ¿Qué has hecho? –le preguntó mi madre al entrar en la sala

_vine a jugar a la ruleta y cuando me quedé sin dinero pedí un préstamo al hotel

_¿de cuanto?

_5000 euros

_yo no tengo tanto dinero papá, ya sabes que Juan y yo nos hemos quedado sin trabajo, ¿en que estabas pensando?

_no lo se

En ese momento entró en aquella sala un señor de unos 60 años, apenas llegaba a 1,70, su pelo y su barba eran canosos y estaba vestido con un traje.

_buenos días –dijo al entrar

_¿quien es usted? –preguntó mi madre

_soy el director del casino

_nosotros no tenemos tanto dinero

_pues entonces tendré que llamar a la policía

_¿y no hay ninguna manera de arreglar esto?

_puede

_¿puede?

_levántate y da una vuelta sobre ti misma

Mi madre se levantó y dio una vuelta sobre si misma enseñando su precioso cuerpo.

_bien, la otra manera de arreglar esto es que usted se acueste conmigo

_creo que se equivoca, yo no soy una prostituta

_no tengo intención de negociar ni de discutir, acuéstate conmigo o su padre irá a la cárcel

Mi madre se mantuvo pensativa durante varios segundos hasta que por fin dio una respuesta.

_acepto acostarme contigo

_me alegro –dijo el director del casino sacándose el cinturón

_¿aquí?

_si

_¿delante de mi padre?

_si, quiero que vea lo que ha tenido que hacer su hija para salvarle el pellejo

_pe… pero…

_desnúdese despacio o llamo a la policía

Mi madre se levantó de la silla y empezó a sacarse su jersey, por debajo había un sujetador negro muy sencillo totalmente relleno por sus enormes pechos.

Mientras el director del casino se había sacado sus pantalones y calzoncillos, y se había sentado para mirar a mi madre mientras manoseaba su pequeño miembro viril.

_quiero ver ya esas tetas –dijo el director

Mi madre le hizo caso y se desabrochó el sujetados mostrándole directamente las tetas al director y también al abuelo que seguí inmóvil en su silla.

Mi madre seguía a lo suyo, desabrochándose los botones del vaquero y poco a poco fue bajándose sus pantalones bajo la atenta mirada de los hombres de la sala.

_joder, ya no aguanto mas, ponte sobre la mesa y ábrete de piernas –dijo el director totalmente erecto

Mi madre se sacó sus bragas y se colocó sobre la mesa.

_Voy a destrozarte el coño –decía mientras colocaba su polla a la entrada de la vagina de mi madre

Parecía que le director del casino no era un hombre de preámbulos ni de juegos, directamente metió su polla y empezó a follar a mi madre a toda velocidad.

_ohhh si ¡que buena estás! ¿te gusta mi polla? Ohhhh

_mm me estanca ohhh ohhhh –se notaba fingir a mi madre

_ohhh ohhhgggg ahhhh seguro que te encantan las pollas pero nunca has tenido dentro una tan grande como esta

Aquel señor era un poco creído y no dejó de hacer comentarios sobre lo grande que era su polla durante los TRES minutos que tardó en correrse.

_ohh diosss me corro ouhhh dios me corro ¡toma en todo el chocho! OHGGG OMMMMM –gemía mientras se corría

_ufff que bien me ha sentado –mentía mi madre

Mi madre y el director empezaron a vestirse. Mi abuelo no había dicho nada durante todo el tiempo que duró aquel polvo pero tampoco había perdido detalle de lo sucedido.

_puedes irte y espero no volver a verte por aquí –le dijo el director a mi abuelo- y tu vuelve cuando quieras –le dijo a mi madre

_eso haré –dijo mi madre con mucho sarcasmo en su tono

Mi madre y el abuelo salieron del casino y se montaron en el coche. La cara de mi madre era de enfado y conducía sin dirigirle la palabra al abuelo, hasta que este rompió el silencio.

_siento lo que voy hacer ahora –dijo el abuelo

_¿que vas hacer?

_hace años que no tengo una erección y hoy el pene se me ha puesto muy duro –dijo mientras levantaba el culo del asiento para bajarse los pantalones y mostrar su enorme polla empalmada

_¿que haces papá? Súbete los pantalones

_lo siento pero hace años que no me sentía así y quiero aprovecharlo

_¿aprovecharlo para que?

_quiero hacerme una paja

_no, no y…. –se interrumpió mi madre al ver el tamaño de la polla del abuelo

_¿pasa algo hija? –preguntó el abuelo sabiendo que el tamaño de su polla había sorprendido a su hija

_no… no… nada –dijo mientras seguía conduciendo

_entonces ¿te importa que me masturbe?

_haz lo que quieras

Mi abuelo empezó a menear su polla, sin dejar de mirar a mi madre mientras esta conducía mirando de vez en cuando de reojo la polla del abuelo.

_puedes mirar si quieres

_no digas bobadas papá

Mi abuelo seguí masturbándose y cada vez mi madre giraba mas amenudo su cabeza para ver el enorme miembro del abuelo.

_¿que te parece mi polla?

_es… es enorme

Llegaron a casa del abuelo y mi madre aparcó el coche en la puerta.

_ya llegamos, baja del coche

_espera a que me corra

El abuelo seguía tocándose la polla, poquito a poco mientras que mamá miraba su rabo totalmente hipnotizada.

_parece que te gusta mirar

_si, es muy grande –dijo embobada

_¿quieres tocarla?

_¿puedo?

_depende ¿me dejas verte las tetas?

Mi madre no se lo pensó ni un segundo y se sacó su jersey y el sujetador.

_mmmm, son enormes, me encantan

_y a mi tu polla

_pues tócala

_que durita –dijo mi madre al agarrar la polla del abuelo

_menéala un poquito

Mi madre empezó a masturbar al abuelo, el cerraba los ojos de placer pero después de dejarse masturbar un minuto decidió dar un paso adelante desabrochando el botón del vaquero de mamá y metió sus manos dentro de las braguitas de mamá.

_ohhh papá, como mueves los dedos ¡¡ JODER!!

_¿le gusta esto a mi hijita?

_ohhh si papi ohhh sii, me encanta

_ufff, creo que me voy a correr cariño ohhhhh

_hazlo sobre mis tetas papá –dijo mi madre acercando sus tetas a la polla del abuelo

_OHHHHH UMMMMM TOMA OHHHHH –disfrutaba el abuelo al correrse sobre los pechos de mamá

Mi abuelo sacó la mano de las bragas de mamá y empezó a recuperar el aire después de su corrida. Mientras mamá empezó a recuperar la cordura.

_baja de coche papá

_¿no quieres pasar a casa?

_no, esto fue un error, vete

_pero hija…

_¡QUE BAJES DEL COCHE! –gritó mamá

El abuelo se bajó del coche y mamá arrancó el coche para volver a casa. Y mientras tanto en casa, papá tenía cara de estar tremendamente enfadado y simplemente se levantó y se fue de casa.

Media hora más tarde, mamá llegó a casa y no tenía muy buena cara.

_¿habéis visto lo que ha pasado? –preguntó al entrar en casa

_si mamá

_no entiendo que me ha pasado –dijo casi llorando

_no llores mamá –le dije acercándome a ella

_¿y vuestro padre?

_no lo se, salió de casa tras ver lo que hiciste

Mi madre se fue a su cuarto y lloró desconsolada, aquello se nos estaba escapando a todos de las manos. Habían pasado varias horas y papá no había regresado a casa, todos estábamos muy preocupados porque no contestaba al teléfono, así que mi madre me envió a buscarlo.

Me dirigí en taxi a un bar que mi padre frecuentaba a menudo, llegué allí y el camarero me contó que mi padre había estado allí bebiendo pero ya se había ido. Lo busqué por un par de sitios más pero no lo encontré. Ya era tarde y no sabía donde mas buscarlo, así que me iría para casa. Paseaba por la calle en busca de un taxi hasta que por fin encontré a mi padre, estaba en la zona de prostitutas que habíamos llevado a mi hermano y el estaba hablando con una de ellas, concretamente con su supuesta hija bastarda.

CONTINUARÁ… próximamente INCESTI (IV): Celos

Si desean hacerme algún comentario en privado, pueden enviarme un correo electrónico a esta dirección paulalaloba@live.com

Y busquen mi página de Facebook “los relatos de Paula”

 

Paulalaloba

 

HistoriasDeSeduccion.com (Amor Filial) © Paulalaloba (paulalaloba@live.com)