RADIOS
DIGITALES

Radio Era

Radio Country

Radio Sofi

Radio Latina

Radio Tren de Medianoche

Radio Clásica

***

 

Visite nuetra
PAGINA
ASOCIADA

www.erotismo.cc

***

 

Encuentro ocasional entre personas.

Ver los avisos

Publicar un aviso

 


Familia Perdida

Una familia sin saberlo realmente esta totalmente perdida en el rico mundo del incesto.

Viernes 11 de Agosto de 1995

Hoy me he despertado a las 5 de la mañana cuando sonó el despertador, apenas y pude escucharlo pues mí cansancio es tal que desearía seguir durmiendo unas horas más, de inmediato viene a mi mente lo sucedido hace 40 años.

Mi nombre es Alfredo y tengo 55 años de edad. Nací en Monterrey Nuevo León pero me vine a vivir a la ciudad de México cuando tenía 15 años de edad. Mis padres eran maestros y yo decidí estudiar turismo por lo que me mude de ciudad para entrar en la universidad que por aquél entonces más me gustaba.

Mis tíos Enrique y Josefina que vivían en la ciudad de México desde hacía ya algún tiempo me dieron hospedaje en su casa. Mi relación con ellos era buena, cuando yo era pequeño ellos vivían en Monterrey.

Mis padres siempre trabajaron los 2 por lo que no tuvieron mucho tiempo para mí. A mi tío Enrique que era el hermano mayor de mi padre yo desde pequeño aprendí a verlo como un padre y a mi tía Josefina como una madre debido a las largas horas que pasaba yo en su casa a su cuidado mientras mis padres trabajaban. Ellos al contrario de mis padres les gustaban mucho los niños y eso era de notarse pues habían tenido 6 hijos en poco tiempo 2 varones y 4 mujeres.

Al llegar con todos me llevaba bien pero con la que mejor me llevaba era con mi prima Verónica que era la menor de su familia pero mayor que yo por un año pues en ese entonces tendría ella 16. Con los demás siempre fue una buena comunicación y trato amable y respetuoso pero todos ellos eran mayores que yo y me veían como un niño por lo que nunca hubo un acercamiento mayor entre nosotros. Cuando llegue la casa de mis tíos era muy grande, contaba con 7 habitaciones, cada una tenía medio baño y en el pasillo había un baño completo.

Mis tíos decidieron que lo mejor sería que yo me quedara en la habitación de mi prima Vero que era la más chica y además con la que mejor me llevaba pues los otros de mis primos querían mantener su privacidad y no veían de buen modo el que yo invadiera sus cuartos, así que fue mi prima Vero la que acepto darme lugar en su habitación. Tenía una cama matrimonial en su habitación por lo que mi tío Enrique me pidió que durmiera por lo pronto en el piso que estaba alfombrado al menos hasta que lograran vender la cama matrimonial y comprar unas individuales ya que no estaría bien que mi prima y yo durmiéramos en la misma cama siendo que ya teníamos edad como para no ser tan niños ustedes saben. Yo no podía ponerme mis moños, acepte y las primeras noches así lo hice.

La relación con mi prima Vero cada día era mejor andábamos siempre juntos y casi no nos separábamos. Cuando llegaron las vacaciones de verano nuestra relación se hizo más fuerte. Por lo general nos gustaba ir a la alberca pública que había 2 cuadras hacia atrás de la casa de mis tíos. Mi prima Verito era una muchacha guapa. Estaba apunto de cumplir los 17 pero su cuerpo era el de toda una mujer. Era de piel blanca, alta 1.68 aprox., ojos color miel, cabello castaño claro, unos senos pequeños del tamaño de 2 limones pero unas nalgas y unas piernas que infartarían a cualquier persona que sufra de problemas cardiacos.

Yo nunca había tenido novia y no es que sea muy feo si no que más bien desde pequeño he sido muy tímido. Por su puesto yo por mi prima sentía mucha atracción física y de un tiempo acá sentía mucho cariño por ella. Nunca me había llevado tan bien con una mujer como me llevaba con ella. Mi prima por su parte era todo lo contrario, a su corta edad había tenido muchísimos novios y la verdad es que no me extrañaba nada pues era bastante bonita y muchos hombres volteaban a verla especialmente cuando íbamos a nadar. A mi esto me causaba enojo. No me gustaba que vieran a mi prima de esa forma, realmente me ponía de malas pero yo siempre trate de esconder este sentimiento pues no estaba bien que un primo celara a su prima e intentara alejarle cuanto pretendiente se le ponía enfrente o si?

No fue hasta una noche en la que como de costumbre dormía yo en el suelo y mi prima en la cama que me dijo:

Vero: Alfred (es como solía llamarme mi prima) no tienes frío?

Alfredo: No Vero con esta cobija tan grande que me hicieron favor tus padres de darme y la alfombra del piso es difícil que me de frío, mas bien tengo calor.

Vero: Ah te decía porque yo me estoy muriendo de frío…

Alfredo: en serio? si quieres te presto la cobija que tengo, es mucho mas grande que la que tu tienes.

Vero: Hmmm bueno

Cambiamos las cobijas, ella me dio la suya y yo le di la mía. Al descobijarse mi prima no pude evitar ver lo que tenía puesto para dormir. Tenía una playera bastante guanga sin nada debajo por lo que se le notaban apenas sus 2 senitos y sus pezones duros por el frío supongo y era lo único que traía por lo que pude verle sus piernas desnudas. Las tenía lindisimas, muy bien formaditas y bastante bellas, no pude evitar recorrer con mi vista desde la punta de lo largo de sus piernas hasta su linda cara. Al llegar a su cara mi prima tenía una sonrisa linda y me dijo:

Vero: anda Alfred aquí esta tu cobija travieso.

De nuevo me acomode en el piso con su cobija e intente dormir para dejar de pensar en mi prima que ya me tenía con la verga a medio parar.

A los 10 minutos mi prima volvió a llamarme:

Vero: Alfred. Alfred sigues despierto?

Alfredo: Si Vero que es lo que pasa?

Vero: Lo que pasa es que tengo mucho frío todavía Alfred…

La verdad no estaba haciendo tanto frío por lo que pensé que tal vez mi prima se sentía mal.

Alfredo: Te sientes bien Vero?

Vero: si, bueno no se…

Alfredo: sientes escalofríos? tienes calentura?

Vero: no siento escalofríos Alfred… pero creo que si tengo calentura.

Alfredo: quieres que te preste mi cobija?

Vero: no Alfred, mejor ven. Acuéstate aquí conmigo y abrázame tal vez eso me haga sentir mejor.

Alfredo: pero recuerda lo que dijo mi tío.

Vero: No pasa nada Alfred. No vamos a hacer nada malo además todos están durmiendo ni cuenta se van a dar de que viniste a mi cama. Además me siento mal Alfred estoy muy caliente.

Alfred: Esta bien Vero.

Me puse de pie y me metí en la cama con mi prima. De inmediato se acerco a mi cuerpo y me abrazo. Quedamos muy cerca el uno del otro y le dije:

Alfredo: Déjame tocarte para ver si tienes calentura.

Vero: si

Puse mi mano en su frente y estaba fría.

Alfredo: No parece que tengas calentura Vero, mas bien estas fría.

Vero: No Alfred lo que pasa es que donde siento muy caliente es aquí mira.

Tomo mi mano y la metió debajo de las cobijas. De pronto la guió hasta donde estaba su entre pierna y mi mano choco con un conejito bastante peludito. No traía calzones mi prima. Acaso ya tenía pensado hacer todo esto?

Vero: sientes Alfred?

Me quede sin habla mi mano seguía tocándole su puchita a mi prima y sus mejillas comenzaban a ponerse de color rojo mientras acercaba su rostro al mío y ahí fue cuando me dio mi primer beso. Solo una palabra puede describirlo: Delicioso!

Metió su lengua en mi boca y yo sin saber que hacer solo la deje que la moviera a su antojo. Soltó mi mano pues ya no había la necesidad de que ella me la sostuviera para que yo la mantuviera ahí. Me encantaba sobarle la conchita a mi prima y ni de loco la hubiera retirado pues esa nueva sensación realmente me agradaba y me calentaba y si no que se lo pregunten a mi verga que para ese entonces estaba mas que erecta.

Mi prima con su mano tomo mi verga y por encima del short comenzó a sobarmela. A los pocos minutos logró despojarme del short y la playera y ella se saco su única prenda que traía. Nos besábamos pegando nuestros cuerpos desnudos mientras yo le tenía ya un dedo adentro de su conchita y ella me estaba pajeando la verga como nunca.

Mi prima soltó mi verga solo para perder su cara debajo de las cobijas, cuando llegó a mi verga lo primero que hizo fue empezar a darle lamidas como si se tratara de una paleta para después devorar todo el tronco llegando hasta el final. Dios… fue delicioso. Nunca me habían dado una mamada y mi prima a la que tanto quería me estaba dando mi primera mamada y la verdad es que no me arrepiento que haya sido ella la que me mamara por primera vez la verga y se hiciera dueña de esta.

Yo estaba en el cielo tirado boca arriba con los ojos cerrados recibiendo una rica mamada cuando sentí que mi prima se desprendía de mi verga no me dio tiempo ni de abrir los ojos cuando ya mi prima intentaba ensartarse en mi verga para empezar a cabalgarme. Cuando encontró la manera de deslizar mi palo hasta el fondo lo hizo y de un sentón se la hundió en su conchita.

Vero: AAAAAAAhhhhhhhhhhh por dios! primo!

Su grito se oyó en toda la casa se los puedo asegurar, me dio miedo de que alguien nos fuera a encontrar pues la puerta estaba entre abierta y como la mayor parte de la casa estaba alfombrada las pisadas ni se oían si alguien se acercaba por lo que mi vista se fijo en la puerta.

Alfred: Ohhhh

Vero: Anda primo comienza a darme duro! aaaahhh no te preocupes que nadie vendrá ,están dormidos… dale a tu prima duro con ese pedazo de carne tan rico que tienes primito… aahhh

Yo me deje llevar y comencé a bombearla con todo sin dejar de mirar a la puerta.

Vero: Aaaaahhhh eres un cabronazo primo aaah ya decía yo que con ese pedazote que tienes me quitabas la calentura hmmmmmmm

Alfredo: Aahhhh y tu estas como quieres primita eres una delicia!!

Follamos como 2 bestias salvajes esa noche. Después de una venida esperábamos 30 minutos besándonos y volvíamos a follar como locos. Mi prima era una experta en el sexo, se notaba que tenía mucha experiencia. Sabrá dios con cuantos haya estado antes de mí. Yo por mi parte intentaba estar a su nivel y me esmeraba mucho en regalarle mis mejores movimientos de verga en su rica conchita. Estaba decidido a ser yo el hombre de su vida y que en mi tuviera toda la verga que pudiera desear.

La mañana siguiente actuábamos de lo más normal respecto a mis tíos y primos, pero cada que podíamos nos dábamos una escapada o esperábamos a estar solos para volver a follar como locos o darnos besos como amantes, incluso llegue a meterle la verga en la piscina un día en el que no había tanta gente.

Una noche mis tíos recibieron una llamada de parte de la familia de mi tía Josefina en la que le decían que una hermana suya había enfermado y se encontraba en estado grave. Mi tía pidió a Vero que fuera ella y 2 de sus hermanas las que la acompañaran a ella y a su padre por lo que de irse con ellos no habría forma de amarnos al menos durante lo que durase la visita.

Alfredo: No vayas Vero. Mejor quédate conmigo imagínate toda la privacidad que tendríamos si decides quedarte conmigo.

Vero: No es que yo quiera ir Alfred. Si no que mis padres me llevan. Mejor vamos a hacer una cosa porque no vas con nosotros.

Alfredo: daría lo mismo Vero haya no podríamos tu sabes… además no quepo en el carro no creo que quieran.

Vero: bueno pero al menos no estaríamos alejados.

Mi prima trato de convencer a mis tíos de que yo fuera pero el primer pretexto de ellos fue que no cabría. Después de tanto suplicar e incluso hasta llorar mi prima termino por convencerlos alegando que ella se iría sentada en mis piernas.

 

No hubo más discusión y como pudimos nos acomodamos, adelante iban mis tíos, mi tío que iba conduciendo y su esposa mi tía de copiloto, mis otras primas que llevaban sus faldas al igual que su madre y mi prima Vero (hasta parecían uniformadas) se acomodaron en la parte de atrás conmigo, así que mi prima Vero se me sentó en las piernas, no era del todo cómodo pero ni modo, además quien me quitaría el placer de llevar rozando esa colita tan linda que tiene mi prima con mi verga.

El viaje duraría bastante tiempo alrededor de 12 horas por lo que salimos a eso de las 8 de la noche para llegar haya entre 7 y 8 de la mañana y no agarrar sol en la carretera.

A cada rato le decía a mi prima que se acomodara mejor con el pretexto de que me dolían las piernas la verdad es que quería acomodarla mejor para tener su cola mas a disposición de mi verga estábamos en eso cuando en una de sus tantas acomodadas que se dio sentí que mi prima quedo de tal forma que su conchita desnuda (para variar no se puso calzones la muy traviesa) estaba justo encima de mi verga cubierta por el pantalón que traía.

Mi prima al sentir el bulto de mi verga en su conchita disimuladamente empezó a frotarse hacia delante y hacia atrás, cada vez era más evidente para mis primas lo que estaba pasando, mi prima osease su hermana se estaba masturbando con el bulto que se formaba en el pantalón donde estaba mi verga, ya su carita estaba colorada, respiraba excitada y a cada rato volteaba a ver a sus hermanas que se encontraban con la cabeza recargada en el respaldo con los ojos cerrados como durmiendo, aprovecho esto para decirme:

Vero: Que rico Alfred, siento bien rico tu verga, pero ten mucho cuidado que nadie se de cuenta.

Alfredo: No te preocupes prima tu sigue disfrutando mira ten esto.

Le pase una cobija de las que habíamos subido por si nos daba frío en el camino. De inmediato la coloco de tal forma que cubriera todo nuestro cuerpo yo con esto casi quede con la pura cabeza descubierta.

Yo seguí como si nada estuviera pasando pero animado por la cobija que nos cubría ante los ojos de los demás fui pasando mi mano y la puse en su pierna, le fui acariciando su pierna por encima de la falda, para después a duras penas y sin hacer tanto escándalo bajarle la falda y dejarla completamente desnuda de cintura hacia abajo, de cualquier forma la cobija nos cubría y quien se imaginaría que tenía a mi prima desnuda y con la verga apunto de entrarle en la rica concha. Yo saque del cierre del pantalón mi verga como pude y ya estaba apuntando la punta de esta hacia la concha de mi prima.

Mi prima acerco su boca a mi oído y me dijo:

Vero: Despacio Alfred, hazlo despacito que no quiero gritar.

Comencé a metérsela muy despacito… a duras penas mi prima contenía sus gemidos y se mordía los labios para no gritar. Yo se la estaba metiendo lo mas despacio que podía luchando contra el deseo de clavársela de golpe y empezarla a coger como loco. En esto estábamos cuando de pronto un hoyo en la carretera hizo que el carro se sacudiera fuertemente y con esto mi verga se hundiera de golpe en la vagina de mi primita causando que mi prima pegara un grito enorme.

Vero: Aaaaaahhhhhhhh!!!!

Mis primas que iban dormidas se despertaron y mi tío rápidamente volteó por el retrovisor y dijo:

Enrique: Que pasa! estas bien?

Mi prima no recuperaba aun las fuerzas ni para hablar, yo ya era hombre muerto. De seguro se darían cuenta y me bajarían a puro golpe.

Enrique: Te estoy hablando hija que pasa? Espera deja detengo el auto.

Vero: No pares papi. No pasa nada papi es que me espante eso fue todo.

Mi tío la miraba por el retrovisor desconcertado. Ese no había sido un grito de miedo. Había sido un grito mezcla de dolor y de placer, era inconfundible el grito.

Enrique: porque se cobijan que tienen tanto frío si la verdad es que no hace tanto.

Afortunadamente llevábamos la ventana abierta y esto le sirvió como una buena excusa a mi tía intervino.

Josefina: No pasa nada Enrique. La niña solamente se ha de haber espantado eso es todo además míralos llevan la ventanilla abierta así a cualquiera le daría frío.

Mis primas nos miraban como intentando ver que era lo que sucedía debajo de las cobijas pero ninguna de ellas se atrevía a quitarnos la cobija y averiguar. Pasaron 10 minutos y todo pareció volver a la tranquilidad, mis primas se colocaron de nuevo en posición para dormir y mi tío pareció concentrarse en el camino. Mi verga estaba semi flácida pero mi prima rápido la animo con sus movimientos disimulados de atrás hacia delante como no queriendo.

Vero: que pasa primito. Apoco no es excitante la adrenalina?

Alfredo: Para nada. Sabes que mejor aquí le dejamos deja saco mi verga y te paso tu falda.

Me incline un poco hacia delante con todo y mi prima para pasar una mano por mis pies a donde había caído su falda, cuando la sentí la tome y la fui subiendo por dentro de la cobija. No se como pasó pero el chiste es que cuando se la di para que la pusiera a mi prima, la falda salió por una abertura de la cobija y fue a parar a la carretera saliendo disparada por la ventanilla. Mi prima volteó a verme sonriendo y me dijo:

Vero: Uuuups se me fue…

Mi prima la había lanzado no había duda a la muy condenada le gustaban las emociones fuertes. Ahora como saldría cuando llegáramos a la casa de su tía. Ni modo que bajara desnuda de abajo.

Alfredo: Te pasas…

Vero: en serio primito?

Comenzó a mover la cola ahora mas descaradamente mientras veía al retrovisor. Su mirada y la de su padre de vez en cuando se cruzaban y se miraban fijamente a los ojos. Mi prima como buena actriz sonreía y su padre la veía con curiosidad tratando de descubrir que era lo que hacía su hija. Si supiera que mientras sus miradas se cruzaban mi prima estaba ensartada en mi verga cabalgándome y haciendo que me sintiera sumamente excitado como para valerme todo lo que pudiera pasarnos si éramos descubiertos. Cuando sentí que no aguantaba más sujete a mi prima fuertemente de las cadera y aprovechando un camino empedrado taladre con fuerza su conchita y vacié todo mi semen en su interior.

Vero: hmmm

Alfredo: Aaaah

Apenas y nos salían los gemidos de placer a mi prima y a mí. Mi prima se echo para atrás recargándose en mí pecho y cuando pensó que era el momento volteó su cara hacia la mía y me dio un pequeño beso en los labios y me dijo:

Vero: Gracias primito me gusto mucho.

Yo fije mi vista en el retrovisor y me encontré con los ojos de su padre. Nos había visto! estaba seguro que nos vio. Todo por culpa de mi prima que no había podido esperar a que llegáramos y agradecerme en privado en un lugar solos. Pero peor sentí cuando su padre sin decir nada orillo el carro. Ahora iba a pasar lo peor.

Josefina: Que pasa Enrique porque paramos?

Me va matar pensé.

Enrique: No pasa nada solo que estoy muy cansado ya. Porque no me ayudas a manejar.

Mi tía no sabia manejar muy bien de hecho mi tío nunca le pedía que ella manejara pues decía que era muy histérica para eso y es que cuando manejaba se perdía por completo. No quería que nadie le hablara ni la distrajera y siempre sus ojos en la carretera como si fueran ojos de zombi.

Josefina: Tan cansado estas para pedirme a mi que maneje?

Enrique: si Josefina

Cambiaron posiciones, ahora mi tía manejaría y mi tío iría de copiloto. Pero antes de arrancar mi tío dijo:

Enrique: Espera por favor. Verónica ven pásate acá adelante conmigo.

Mi cara se puso pálida del miedo y mis manos empezaron a sudarme, la de mi prima de estar colorada pasó a estar blanca blanca.

Vero: Es-esss-te no papá acá voy bien

Josefina: Déjala haya Enrique de sirve de que no me distrae.

Enrique: Nada de eso tu fija tu viste enfrente y no veas nada más que el camino como sueles hacerlo. Nadie de nosotros te vamos a distraer. Tu Verónica ya me oíste pásate enfrente que es una orden, además ya deja descansar a tu primo que seguro ya tiene cansada la… (Hizo una pausa y luego dijo) las piernas de tanto… (Otra pausa) de tanto estar aguantando tu cuerpo encima.

De inmediato trate de intervenir.

Alfredo: No señor por mí no hay ningún problema…

Enrique: Verónica ya te dije es la última vez. Pásate adelante!

Cuando se puso de pie mi prima de inmediato intente acomodar mi verga en su lugar pero no pude por lo que puse mis manos encima de esta cubriéndola, su flacidez ayudo mucho para que con mis manos la tapara. Con todo y cobija y con las piernas temblándole mi prima salió del auto y se pasó adelante con su padre. Mis primas que ya habían despertado no perdían detalle alguno.

Su padre la sentó en sus piernas y cerrando la puerta dio marcha mi tía al auto.

Yo estaba muy nervioso si su padre le habría la cobija se iba a dar cuenta de que mi prima traía la cola desnuda y seguro se nos iba a armar. Yo seguía con mis manos cubriendo mi verga para que mis primas no vieran. Una de mis primas Juliana que tenía 20 años para ese entonces volvió a dormir como no dando importancia a lo que sucedía, pero mi otra prima Marcela de 18 años se quedo despierta mirando hacia mis manos, y para terminarla de fregar empezó de curiosa.

Marcela: Que pasa primo que es lo que cubres?

Alfredo: este… nada prima duérmete.

Marcela: bueno.

Por supuesto que no se iba a quedar así como así. Me iba a hacer la vida difícil la cabrona.

Marcela: Me das chance de recargar mi cabeza en tus piernas?

Alfredo: No Marce lo que pasa es que…

Marcela: Ándale primo que te cuesta.

Todavía ni me convencía y ya estaba acomodándose en mis piernas. Para cuando se acomodó uso mis manos como almohada pues fue justo ahí donde puso la cabeza, pero lo peor no era eso si no que más adelante se animo a girar la cabeza hasta poner su cara encima de mis manos las cuales se fueron abriendo poco a poco por la presión que mi prima estaba haciendo en ellas con su cara la muy cabrona. Con esto quedo una parte de mi verga suelta. Mi prima para sorpresa mía retiró mis 2 manos de mi verga que no se porque diablos estaba erecta y se puso a contemplarla para después tomarla y hundírsela en la boca.

Marcela: Mmmm

Que puta es mi prima Marcela!.- me dije

Apenas voltee a ver como su cabellera rubia subía y bajaba a lo largo de mi tronco cuando quise gritar del puro placer pero me aguante si no imagínense la que se me iba a armar con mi tío… mi tío! en eso recordé a mi tío y al voltear a enfrente vi a mi prima Verónica con sus ojos llenos de lagrimas mirándome fijamente.

Pero que había pasado? Porque mi prima estaba volteada hacia mí mirándome?

Retrocediendo en el tiempo

Esto fue lo que sucedió 15 minutos antes de estar perdido en otro mundo peleando con mi prima Marcela por ver si se podía recargar en mis piernas, después dejar que esta me la chupara y ver a mi prima Vero con lágrimas en sus ojos viéndome.

En el asiento del copiloto mi tío Enrique discutía con Verónica.

Enrique: Porque no quieres que te quite la cobija.

Vero: No papa! ya te dije que no, tengo frío.

Mi tío a la fuerza logró despojarla de su cobija y cuando vio que mi prima tenía la cola completamente desnuda y ver que mi tía seguía sin distraerse solo mirando el camino para sorpresa de mi prima dijo:

Enrique: Ya veo porque tienes frío…

Se bajo el short de su equipo favorito de fútbol que traía mi tío y con la verga bien parada le dijo:

Enrique: Ahora yo también tengo mucho frío dame de tu cobija hija.

Así fue como montó a mi prima Vero de tal forma que su cara quedara viendo hacia atrás, una de sus piernas llegara hasta donde inicia la parte trasera del auto y su colita encima de su verga por lo que mi tío no desaprovecho la oportunidad de ensartar a mi prima Vero con su verga.

La dejo caer en su verga con fuerza y mi prima soporto el dolor como ya antes lo había hecho con mi verga. Mi tío la bombeo un buen rato. Para cuando yo me di cuenta que mi prima me miraba esta ya debía tener unos 10 minutos sentada en la verga de su padre quien le decía toda clase de cosas al oído. Cosas que después por medio de mi prima me entere que eran:

Enrique: Aaaahhhh hijita linda tienes una cola fabulosa

Le agarraba las nalgas y le daba cada vez mas duro.

Enrique: hmmm aaaah Crees que no me di cuenta que estabas sentada en el tronco de tu primo? por quien me querías tomar por un idiota? ooohhhhh para que veas que papi también sabe tratar a las putitas como tú… Aaaaaah

Ver a mi prima siendo ensartada por mi tío su propio padre, y Marcela comiéndome la polla me estaba haciendo acabar… no se porque pero me excitaba mucho presenciar esta escena… no se si Vero lloraba por ver como su hermana me chupaba la verga o porque su padre le estaba dando verga en la conchita.

Cuando ya no pude soportar más le vacié toda la leche a Marcela la cual tragó con mucha dedicación.

Mi tío Enrique comenzó a moverse tan bruscamente que hasta Marcela se dio cuenta del asunto pues su sillón del carro se movía fuerte y mi tía ni en cuenta…

Marcela: Papa!!

Fue lo único que alcanzó a decir Marcela entre dientes. Mi tío acabo por llenarle la concha de semen a mi prima Vero. Mi tía no se dio cuenta o si? la verdad eso nunca lo supe…

El viaje fue aburrido, hice las paces con Vero y juramos amarnos de por vida. Su padre no volvió a tocarla después de eso. Pero una cosa si sucedió, mi prima quedo embarazada….

En eso estaba recordando esa etapa de mi vida cuando…

Verito: Papá!!! se nos va hacer tarde. Despierta a mi madre el avión nos va dejar!

Esa es mi hija Vero, estamos apunto de ir en familia a Sudáfrica y aquí comienza una nueva historia. Pero eso se los relatare en un futuro. Claro si ustedes me lo permiten…. Continuara.

Jose

HistoriasDeSeduccion.com (Amor Filial) © Jose (jalardonado@hotmail.com)