RADIOS
DIGITALES

Siete Lunas

Radio Country

Radio Era

Tren de Medianoche

Radio Sofi

Radio Clásica

***

Visite nuetra
PAGINA
ASOCIADA

www.erotismo.cc

***

 

Encuentro ocasional entre personas.

Ver los avisos

Publicar un aviso

 

***


ESTIMADO LECTOR

Si algunos de los relatos son de tu agrado, no dudes en enviar un mail al autor.
Es el mejor reconocimiento y estimulo que le puedes dar.

 

***

 


El vídeo de mi hija

Esta es la historia de un padre que recibe una llamada del instituto de su hija. El motivo de esa llamada es un video casero en el que su hija es la protagonista

Me dirigía al instituto de mi hija, el director del colegio me había llamado diciéndome que me reuniese con el urgentemente. No sabía que era lo que pasaba pero resultaba extraño porque mi hija siempre se ha portado genial y sus notas son excelentes.

Llegué al instituto, la secretaría del instituto me hizo esperar unos minutos antes de que me recibiese el director.

_hola señor Villanueva –me dijo el director

_hola director Sande

_pase y siéntese –me dijo con mala cara

_¿pasa algo? –pregunté mientras me sentaba en la silla y el se sentaba en su mesa

_lo que le voy a decir no es fácil

_me está asustando

_ha llegado a manos de muchos alumnos y a manos del colegio un video de su hija

_¿puede ser mas concreto?

_un video porno

_¿QUE?  No… no me lo creo

_es un video en el que sale teniendo sexo con un chico, suponemos que otro alumno del instituto pero no se le ve la cara en ningún momento

_¡joder! No se que decir

El director empezó a teclear en su ordenador durante unos segundos y luego giró la pantalla para que pudiese ver el video. El director aun no había pulsado el “play” pero ya se veía la cara de mi hija con sus ojos cerrados, su cara ocupaba toda la pantalla y por la parte de debajo de la misma se veía un pequeño trozo de un pene que se perdía en la boca de mi hija.

_el vídeo está en esta página, tienes que denunciar el video y luego ir a la comisaría para denunciar que han subido a Internet un video de una menor de edad

_claro, lo haré cuando salga de aquí

_excelente, pues tome –me dijo dándome un papel con la dirección de la página Web donde estaba alojado el video

_gracias director, ¿y ustedes van a tomar alguna represalia contra mi hija?

_no, su hija lleva muchos años con nosotros y su comportamiento ha sido siempre perfecto, así que no diré nada a la junta esta vez

_muchas gracias, pues si no tiene nada más que decirme me voy, tengo que hacer que este video salga de Internet

_claro señor Villanueva, y tienes que saber que es imposible controlar la vida sexual de nuestros hijos pero si podemos inculcarle que tengan una vida sexual sana y que estos actos pueden tener mas repercusión de lo que piensan en un futuro

El director y yo nos despedimos, le estaba muy agradecido por haberme llamado y por no tomar represalias contra mi hija. Me dirigía a casa a coger algún papeleo para poner la denuncia, de camino a casa estaba muy enfadado con mi hija tanto por lo que había hecho como por las consecuencias que aquello podía tener.

Llegué a casa, no había nadie, mi mujer estaba trabajando y mi hija estaba en el instituto. Ya había cogido los documentos que necesitaba y estaba dispuesto a ir a la comisaría cuando de repente pasé al lado del cesto de la ropa. En ese momento, sin saber el motivo, me quedé paralizado al lado del cesto de la ropa sucia. Sentimientos contradictorios empezaron a brotar dentro de mi cabeza, el enfado empezaba a desaparecer y un sentimiento extraño ocupaba su lugar.

Los documentos que había cogido se me cayeron al suelo, me agaché para recogerlos pero en vez de recoger los documentos pero en vez de eso introduje mi mano en el cesto de la ropa sucia y cogí un tanguita rojo de mi hija. Me lo acerqué a mi nariz y respiré muy fuerte por la nariz para sentir el aroma del conejito de mi hija. Sentí como mi pene sufría un espasmo.

En ese momento no era yo, dejé caer el tanguita al suelo y me dirigí a su habitación. Me comportaba como un zombie, no sabía a lo que hacía, lentamente entré en su habitación. Mientras entraba me hacía una imagen cerebral de mi hija, mi hija tiene tan solo 16 años, mide 1,58, es morenita, pelo negro liso con flequillo, su cuerpo aún es delgadito, precioso, sus pechos y culo todavía están desarrollando pero ya son preciosos y deseables.

Abrí la cómoda de su habitación, tenía toda su ropa interior enfrente de mis dilatados ojos, empecé a manosearla, no sabía para que hacía eso pero esta buscando sus bragas más bonitas hasta que encontré unas braguitas de color púrpura con pequeños lunares blancos y un encaje blanco alrededor. Eran preciosas, volví a acercármelas a la cara pero esta vez no olían a ella, estaban completamente limpias.

Pero eso no fue un impedimento para que no me acercase a la cama de mi hija con sus braguitas, me tumbé sobre su cama y durante varios minutos simplemente jugaba con aquellas braguitas en mi mano.

Sentía que mi polla se estaba poniendo tremendamente dura, como ya dije no sabía lo que hacía ni lo que sentía. Metí mi mano en el bolsillo y saqué mi móvil, accedí a Internet desde el mismo e introduje el nombre de aquella página Web, tenía en mi mano el video de mi hija con solo darle al “play” y en ningún momento pensé en las implicaciones éticas que aquello conllevaba. Pulsé el “play” y el video se puso en marcha.

Al empezar el video se veía la cara de mi hija con una polla en la boca, era un video grabado por el chico en primera persona. Tan solo podía ver una polla bastante grande que se perdía en la boca de mi hija. El chico que grababa disminuyó el zoom de la cámara y ahora tenía una visión más amplia. La polla era mas grande de lo que pensaba, mi hija se metía la polla hasta donde la boca la permitía y el resto de la polla del chico la manoseaba con su mano.

Pero aquella visión más amplia me mostró que el video había sido grabado en la habitación de mi hija, en su cama, justo en el sitio donde yo ahora estaba colocado.

Inconscientemente volví a cometer una pequeña locura, desabroché mi pantalón y me lo bajé lo justo para liberar mi erecta polla. Con una mano agarré mi polla y noté lo superdura que estaba. Con las braguitas de mi hija envolví mi polla y empecé a manosear mi polla.

Seguía viendo el video, mi hija recorría con la lengua la polla de aquel chico, incluso podía ver el piercing de mi hija en lengua. Aquello me excito muchísimo y empecé a sentir que yo era el protagonista del video, que mi hija rozaba con su lengua mi polla.

Ella chupaba tan solo la cabeza de la polla, era caliente y el sonido que salía del video era muy guarro, se escuchaba muchísimo como la chupaba.

_vamos, sigue así hija mía –se escapó de mi boca mientras me masturbaba

Mi hija no dejaba de mamar, muy lentamente, solo la cabeza de la polla mientras con la mano manoseaba el resto. Era muy caliente, de vez en cuando, mi hija levantaba un poquito su cuerpo y podía ver como sus tetitas le colgaban. Joder, me estaba encantando aquello.

_me encantan tus tetitas cariño –se volvió a escapar de mi boca

Mi hija dejó de chupar la polla y se incorporó un poco, en ese momento tuve una mejor visión de sus tetitas, especialmente se sus preciosos y rosados pezones, esa visión solo duró unos segundos porque mi hija simplemente se apartó un poco el pelo y volvió a acercarse a la polla. Justo antes de volver a metérsela en la boca miró a la cámara y sonrió. Ahora su mamada era mas profunda, su culo estaba mas en pompa y podía ver que llevaba un tanguita rojo, quizás el mismo que yo había aspirado antes, mmmm, que morbo.

Ahora casi toda la polla se perdía en su boca y cada vez que llegaba hasta el fondo se quedaba unos segundos quieta en los que se escuchaba la saliva de mi hija por la polla y que le costaba respirar.

_mmmm joder cariño, sigue así –dije mientras me masturbaba lentamente

Mi hija se sacó la polla completamente de la boca y un hilo de saliva unía la boca de mi hija con la polla. Mi hija dejó caer un pequeño esputo sobre la polla y volvió a meterla en la boca.

_que caliente es esa boquita, no pares nena

Mi hija chupaba más rápido y de vez en cuando levantaba sus ojos para mirar a la cámara, parecía que en su mente miraba la cámara enviándole un mensaje,  “me gusta que me grabes, me gusta chuparte la polla, me gusta que todo el mundo vea como te chupo la polla, que vean lo puta que soy”

Siguió chupando la polla durante dos minutos mas mientras yo no paraba de masturbarme con sus braguitas envolviendo mi polla y sintiendo como aquella mamada la estaba recibiendo yo.

_¡como la chupas nena! ¡como la chupas nena! Mmmmm, me encantas

Mi hija paró de chupar aquella polla, se incorporó totalmente quedándose se rodillas pero mostrándome completamente su cuerpecito. Estaba buenísima, sus tetas estaban mas desarrolladas de lo que yo pensaba y que acompañado de su liso vientre adornado por su piercing en el ombligo hacían que ese cuerpo fuese el mas deseoso que había visto en mi vida.

_que buena estás cariño

La cámara hizo un zoom en sus tetas, me encantaban sus pezones, deseaba tenerlos en mi boca. La cámara empezó a bajar, recorriendo su vientre, mostrándome el piercing del ombliguito hasta llegar a su tanguita rojo.

Ahora la imagen que veía era la polla del aquel chico, que ahora estaba masturbándose y el tanguita de mi hija, se lo bajó un poco hasta enseñar su depilado  conejito y con una de sus manos empezó a tocárselo tan solo unos segundos. Se puso de pié y se quitó el tanguita y se lo bajó. La cámara estaba justo debajo de su coño, ella volvía a tocárselo y se lo abría un poquito para que la cámara lo captase en todo su esplendor. Volvió a ponerme mas caliente cuando acercó su mano a la boca y esputó sobre ella antes de volver a tocar su caliente coñito.

_tócate para tu papaito mmmmm

Pero se notaba que mi hija necesitaba una ración de polla porque duró muy poquito tocándose y empezó a agacharse hasta que su coño se acercó lo suficiente para pedirle a aquella polla se perdiese en el.

_¿a que esperas para follar a tu papá?

Mi hija agarró la polla con su mano para colocarla a al entrada de su coño y cuando lo consiguió bajó poquito a poco ofreciendo una visión perfecta de cómo la polla entraba en su coño mientras ella esbozaba un prolongado y excitante gemido.

_parece que te encanta, ¿te parece grande el rabo de papá? Mmmm

Mi hija estaba incorporada y era ella quien se movía poquito a poco para disfrutar lo máximo la polla de su papi, perdón, quería decir la polla de aquel chico.

_muévete así nena, a ti tu papi le encanta, ¿a ti te gusta?

Yo seguía masturbándome, mi polla estaba cerca de reventar, estaba perdiendo también el control de mis funciones y mi mano recorría cada vez más rápido mi polla.

Mi hija no paraba de gemir con mucha dulzura y eso me encantaba.

Para terminar mi hija incorporó sus piernas sentándose sobre la polla y empezó a follar aquella polla impulsándose sus piernas para poder subir y bajar a mas velocidad, cabalgando aquel pollón.

_ohh si nena, me encanta lo bien que follas mmmm ¡dios mío!

Al principio de aquella posición solo podía ver la polla perdiéndose en el coño de mi hija pero ahora el chico disminuyó el zoom de la cámara y ahora volvía a ver todo el cuerpo de mi niña, que se agarraba y apretujaba sus pechos con sus manos.

Los gemidos de mi hija empezaron a ser más intensos y yo estaba a punto de correrme. Por suerte el video estaba terminando y ambos nos corrimos a la vez. Y al igual que el protagonista del video yo sentía que también me corría dentro del coño de mi hija.

_mmmmm dios mío ¡que maravilla cariño!

Cogí con mi mano las braguitas de mi hija y las coloqué para que mi corrida se dirigiese directa sus sexys braguitas.

_mmm ¡toma zorrita! Toma semen dentro de tu coño mmmm uffff, seguro que esto te encanta

Una buena cantidad de semen salió de mi polla para descansar en sus braguitas mientras en el video se interpretaba que aquel chico se corría dentro de mi adolescente hija.

El video terminó en ese instante, yo recuperaba el aliento al mismo tiempo que mi desaparecida condura.

Me levanté de la cama y guardé sus braguitas manchadas con mi semen en su cajón de la ropa interior.

No sabía muy bien que hacer ahora, no sabía si denunciar o no, no sabía si regañar a mi hija o no, ni siquiera sabía si contarle a mi hija que sabía lo que había hecho, pero lo que si sabía era que no esta no sería la última vez que vería ese video.

FIN, espero que le haya gustado

Si desean hacerme algún comentario en privado, pueden enviarme un correo electrónico a esta dirección paulalaloba@live.com

Y busquen mi página de Facebook “los relatos de Paula”

 

 

Paulalaloba

 

HistoriasDeSeduccion.com (Amor Filial) © Paulalaloba (paulalaloba@live.com)