RADIOS
DIGITALES

Siete Lunas

Radio Country

Radio Era

Tren de Medianoche

Radio Sofi

Radio Clásica

***

Visite nuetra
PAGINA
ASOCIADA

www.erotismo.cc

***

 

Encuentro ocasional entre personas.

Ver los avisos

Publicar un aviso

 


El matrimonio de mis padres

Un asesor matrimonial aconseja a mis padres acostarse conmigo y mi hermano para arreglar su matrimonio

Hola, mi nombre es Eva y tengo 18 años. Soy bajita, mido 1,58, tengo el pelo negro y liso, mis ojos son azules, en resumen, soy una niña bastante mona. En cuanto a mi cuerpo me gusta mucho cuidarme, eso es algo en común que tenemos todos en mi familia, tengo unas bonitas piernas que desembocan en un culito pequeño pero muy bonito y mi vientre es liso. Mis pechos son de la talla 90, que son de un tamaño considerable con respecto a mi tamaño.

En primer lugar os presentaré a mi familia.

Tengo un hermano de 20 años cuyo nombre es Sergio. Sergio mide 1,75 y es muy guapo, tiene el pelo castaño y los ojos marrones. De cuerpo es delgadito aunque aún así tiene un cuerpazo.

Por otra parte está mi padre. Mi padre se llama Andrés y tiene 43 años. Mi padre es lo que se podría llamar un maduro atractivo. Su pelo es totalmente canoso, sus ojos son azules como los míos y tiene una sonrisa perfecta. Va al gimnasio y su cuerpo es muy músculo, la verdad es que tiene un cuerpo muy bonito para su edad. Y en su muñeca tiene un tatuaje con el nombre de mi madre, el de mi hermano y el mío.

Y finalmente mi madre. Mi madre se llama Lisa y tiene 39 años, de joven era modelo y ahora no trabaja, así que se dedica básicamente a cuidarse. Es morena, ojos marrones, pelo negro y liso. Mide lo mis que yo, y tiene un cuerpo parecido al mío pero algo mas voluptuoso, con la salvedad de que ella se ha operado el pecho y utiliza una talla 100.

Empecemos…

Mis padres llevaban unos meses en crisis, así que se pusieron en manos de un asesor matrimonial.

El asesor matrimonial se llama Miguel, tiene unos 30 años. Mide 1,80, es rubio, ojos verdes, pelo corto y no muy poblado, la verdad es que muy guapo y aparte tenía un cuerpazo.

Tras varios meses de terapia con el asesor matrimonial, mis padres empezaron a resolver sus problemas y cada vez la cosa iba mejor.

Estábamos a viernes, y mis padres no has habían dicho a Sergio y a mi que al día siguiente pasaríamos el día juntos con el asesor matrimonial. Nos dijeron que Miguel pasaba el día con nosotros para ver si había evolucionado mejor la convivencia entre mis padres y acabar así con la terapia.

Tanto mi hermano como yo estábamos jodidos porque se nos había chafado el sábado.

Habíamos quedado por la mañana con Miguel. Ese sábado hacía calor, así que me puse una faldita gris un poco hippie con un cinturón marrón, una camiseta holgada de un blanco rosado con un lacito marrón en el medio y unos botines marrones.

Tras vestirme fui a decirles a mis padres que ya estaba lista. Me dirigí a su cuarto, tenían la puerta entreabierta y se escuchaba una conversación que me dejó petrificada.

_menudo día nos espera, ¿tu estás seguro de lo que vamos a hacer? –le decía mi madre a mi padre

_me ha costado hacerme a la idea pero ahora estoy decidido –respondía mi padre

_no se como hemos llegado a esto

_era algo que llevábamos dentro y que Miguel nos lo sacó

_ya, pero de ahí a intentar follarnos a nuestros hijos hay un trecho largo –dijo mi madre

En ese momento yo estaba de piedra, las palabras “follarnos a nuestros hijos” retumbaban en mi cabeza mientras andaba despacito hacia atrás para que no me escuchasen irme y me encerré en mi cuarto.

Tras cinco minutos mi madre llegó a mi cuarto y me dijo que ya nos marchábamos. Mi madre se había puesto un pantalón corto baquero que le llegaba por encima de las rodillas y un top blanco de encaje muy escotado.

Montamos en el coche donde nos esperaban mi padre y mi hermano. Mi padre llevaba puesto un pantalón vaquero y una camisa negra mientras que mi hermano llevaba un pantalón vaquero y un polo rojo.

Durante el camino en coche todos iban hablando menos yo. Yo no paraba de pensar en lo que había escuchado buscando una esperanza de haberme equivocado en lo que había escuchado. Y por otra parte mi mente buscaba la manera de contarle a mi hermano lo que nuestros sucios padres pretendían.

Llegamos al centro comercial, allí nos esperaba Miguel, el cual estaba trajeado como siempre.

Todos saludamos a Miguel y el nos pidió que actuásemos como si el no estuviese.

Decidimos ir de compras por la mañana. Recorrimos varias tiendas de ropa sin que pasase nada raro, yo empezaba a pensar que me había confundido sobre lo que les había oído hablar a mis padres.

Me encanta comprar ropa, ese día mis padres me estaban permitiendo todos los caprichos y no paraba de comprar ropa.

Habíamos decidido ir a una última tienda antes de comer. Estábamos mirando la ropa y mi hermano se cogió unos pantalones y se dirigió a uno de los probadores. Mientras mi madre y yo empezábamos a coger un montón de ropa para probarnos.

Nos dirigimos a los probadores para probarnos la ropa pero la tienda solo tenía dos probadores y en uno estaba mi hermano, así que entré primero yo y mi madre entraría luego.

Yo estaba en mi mundo probándome la ropa cuando escuché hablar a mi madre desde el probador de al lado.

_¿te importa que me cambie aquí?

_no, tranquila mamá –escuché responder a mi hermano

Eso era muy raro, lo normal sería que si mi madre fuese compartir probador lo compartiese conmigo y en ese momento empezó otra vez a retumbar en mi mente la conversación que había escuchado horas antes.

Mi curiosidad me pudo, así que me subí a la silla que había en mi probador y así podía ver que pasaba en el probador de al lado.

Mi hermano se estaba probando el pantalón mientras mi madre se quitaba el suyo mostrándole a mi hermano unas minúsculas braguitas de color blanco con lunares rojos.

Mi hermano la miraba de reojo mientras ella se probaba una faldita negra muy corta.

_¿te gusta como me queda? –le preguntó mi madre

_si..si –dijo mi hermano medio tartamudeando

_¿y por atrás? –dijo mi madre dándose la vuelta

_muy muy bien mamá

_gracias pero ¿se me ven las bragas si me agacho a coger algo? –dijo mi madre mientras arqueaba su espalda y ponía en culo en pompa

_se ven un poquito –respondió mi hermano a la vez que se aceleraba su respiración

_es que esta falda es para llevar un tanga, colócame la braguita como si fuese un tanga

_¿que? –respondió atónito mi hermano

_si, méteme un poco la braga por la raja del culo como si fuese un tanga

Mi hermano se acercó, le levantó la falda y empezó a meter su braguita por la separación de las nalgas como si fuese un tanga.

_¿ahora mejor? –le preguntó mi madre

_si mamá –respondió mi hermano notablemente excitado

_gracias

_creo que voy a llevarme estos pantalones y te dejo aquí probándote tus cosas –dijo mi hermano con ganas de escapar de esa situación

Mi hermano se dio la vuelta para sacarse el pantalón probado y ponerse el suyo. Pero en medio de este camino interrumpió mi madre.

_no te pongas los pantalones hijo, te he traído unos calzoncillos para que te pruebes

_mejor no, ya tengo muchos calzoncillos –dijo mi hermano seguramente intentando esconder la erección que tenía bajo sus slip

_no seas tonto y pruébalos

_que no mamá

Mi madre se acercó a el, lo agarró del hombro y le dio la vuelta.

_anda hijo, que mamá te ayuda

Mi madre se arrodilló en el suelo y empezó a bajarle el slip negro de mi hermano. La polla de mi hermano en total erección saltó del slip quedándose a un centímetro de la boca de mi madre.

_uyss, ¿Qué te ha pasado? –le pregunta mi madre con un sonrisa

_no…nooo se –tartamudeaba mi hermano

_con esto así no puedes pasar el día, deberías masturbarte

Mi madre agarró la mano de mi hermano y la puso sobre su polla dirigiéndole los primero movimientos de la masturbación. Tras unos segundos asistiendo su masturbación, mi madre dejó que mi hermano se masturbase solo y ella se sentó en la silla del probador sin quitarle ojo.

Mi hermano tenía una polla de un considerable tamaño y yo empecé a sentirme rara. Acerqué mi mano a mis braguitas y noté una humedad que nunca antes había notado.

Eso me asustó, así que me bajé de silla y me senté pensando lo despreciable que era yo y lo despreciables que eran mis padres. Eses pensamientos fueron interrumpidos cuando mi madre volvió hablar.

_acércate aquí cariño

En ese momento yo volví a subirme a la silla. Mi madre se había encendido un cigarrillo y mi hermano se acercaba a ella con su erecta polla.

Con la mano que no sostenía el cigarrillo empezó a masajearle el escroto mientras mi hermano no dejaba de masturbarse.

_dios mamá, creo que ya me voy a correr –dijo mi hermano

_aguanta un poquito más –le dijo mamá

Mi madre se puso de rodillas en el suelo y con una mano empezó a pajear a mi hermano mientras con su lengua lamía la glande de mi hermano como si se tratase de un helado.

_lasppssss, shhiiiii glupssssrr –salían de la boca de mi madre

_ohh mamá, esto no ayuda para que no me corra

_lo se, laspppss, pero así no manchas

Mi hermano empezó a correrse y mi madre abría la boca llenándose la boca de semen.

Yo no podía concebir ese espectáculo. Me bajé de la silla y salí corriendo del probador muy enfadada.

_¿a donde vas? –gritó mi padre al verme salir corriendo

_al baño –respondí yo corriendo mientras se me empezaban a escapar algunas lágrimas

Salí de aquella tienda, me dirigí a uno de los servicios del centro comercial y me encerré en uno de los baños. Y allí rompí a llorar.

Realmente no solo estaba enfadada con mi familia, sino también conmigo misma por haberme humedecido las bragas viendo a mi hermano con mi madre.

Entre lloros, mi mano se acercó a mis braguitas para comprobar si seguían húmedas y la humedad había aumentado considerablemente.

Mi mano no se apartaba de mis braguitas inundándose de la humedad de las mismas. Mi instinto hizo que empezase a olvidarme de lo despreciable que era, acerqué mi mano humedecida a mi boca y empecé a chuparme la mano.

Tenía un calentón enorme. Me puse de pie y me quité mi falda y mis braguitas. Coloqué uno de mis pies sobre el retrete dejando mejor acceso a mi mano para masturbarme.

Entonces me fijé que en la pared del baño había algunos agujeros. Lo había visto en películas, esos agujeros los hacen gente salida para realizar una modalidad de sexo llamada Glory Hole. En mi vida se me había pasado por mi cabeza esa práctica sexual pero en ese momento lo que mas me apetecía era una polla.

Empecé a masturbarme como nunca lo había echo mientras mis ojos no dejaban de mirar aquellos agujeros esperando que apareciesen una polla salvadora.

Y como si un regalo de Dios se tratase, por uno de los agujeros apareció una polla.

No lo pensé, me acerqué a ella y me puse de rodillas.

La manoseé un poco, aún estaba en reposo pero tenía pensado ponerla dura como una piedra para que taladrase mi coño.

La metí en mi boca y empecé a chuparla con cariño. Mi lengua se movía como pez en el agua haciendo que esa polla aumentase de tamaño.

_ohhhgg, uffff., oummmmm –eran los sonidos que emitía la persona que estaba al otro lado de mi baño

Me introduje aquella polla entera en la boca y sin sacar un solo centímetro de mi boca movía mi lengua. Aquella polla empezaba a alcanzar un total esplendor y era muy grande y ya empezaba a no entrarme en la boca.

Cuando conseguí ponerla dura del todo dejé de chupar y la observé. Era enorme, al menos 23centímetros y muy gruesa, con todas las venas muy marcadas. Era un regalo del cielo.

Ese pollón me había puesto aún mas caliente y tenía pensado dejarlo seco.

Mi calentón hizo que empezase a chupar de manera rápida y agresiva.

_gluppsss…glupspsps…glupspsps

_uffff, OHHHGG, aaaHHH

Todo iba perfecto, aquella polla sabía a gloria pero no me esperaba lo que iba pasar en pocos minutos.

Yo estaba chupando la polla cuando de repente un noto en mi boca un chorretón enorme de semen. Aparto mi boca de aquella polla que empezó a disparar semen sobre mi pelo y mi camiseta son que yo pudiese apartarme para no ensuciarme.

Al principio me quedé petrificada por la situación pero en segundos me repuse.

_espero que esa polla aun tenga energías –dije acercándome a la polla

La polla desapareció por el agujero y apareció una mano que se dirigió directamente a mis piernas buscando mi húmedo coñito pero en ese momento…. ¡NO PUEDE SER! En la muñeca un tatuaje con mi nombre junto al de mi hermano y mi madre.

Me aparté de inmediato y la mano desapareció por el agujero.

Me caí al suelo y volví a llorar. ¡Será hijo de puta! ¿Cómo me puede hacer eso? Se la he chupado a mi padre. Miles de pensamientos pasaban por mi cabeza. No llegaba a nada en claro, solo que eso no se volvería a repetir, tenía que andarme con cuidado.

Tras unos minutos me levanté y me puse otra vez la falda y las braguitas. Intenté lavarme un poco las manchas del semen pero aún así se notaban.

Me dirigí hacia la tienda, cuando llegué allí estaban todos esperándome en la puerta y todos con una gran sonrisa. No le dirigí la palabra a nadie.

Fuimos al coche a guardar las bolsas de las comprar y después fuimos a comer a una hamburguesería de comida rápida.

Allí todos actuaban como una familia normal, no como la familia de degenerados que eran  en realidad.

Después de comer mis padres dijeron que iríamos a ver una película. Lo extraño era que eligieron la peor película que había en la cartelera.

Entramos en la sala, solo estábamos nosotros cinco y nos sentamos en primera fila. La película empezó y la verdad era bastante mala.

Pasaron los cinco primeros minutos cuando mi madre se levantó y dijo que iba un momento al servicio y dos minutos después fue mi hermano quien se ausentó con la excusa de comprar palomitas.

Yo me imaginaba lo peor, en realidad estaba segura de que se dirigían al baño hacer sabe Dios el que.

Pasaban los minutos y yo necesitaba saber que estaba pasando así que fui yo la que dije que iba un momento al servicio.

Estaba recorriendo la sala para salir pero observé que el la última fila había algo raro. Me metí como pude entre las butacas hasta que alcancé una visión perfecta de lo que pasaba.

Mi hermano estaba sentado en un butaca mientras mi madre estaba colocado sobre el. Se notaba que estaban follando por los movimientos de mi madre pero desde mi posición solo podía intuir la escena y no podía ni debía acercarme más.

Regresé a mi butaca, que estaba entre la de Miguel y la de mi padre y seguí viendo aquella mierda de película.

Mi padre tenía un paquete de palomitas sobre sus piernas del cual yo estaba comiendo palomitas.

Pasó un rato y Miguel colocó una de sus manos sobre mi muslo. Como ya dije Miguel me parecía una persona muy atractiva y yo estaba muy caliente.

Abrí un poquito mis piernas invitando a Miguel a que metiese su mano, invitación que el entendió y metió su mano dentro de mi falda.

Miguel empezó a masajear mi coñito sobre mis bragas. Aquello me estaba poniendo muy caliente. Lo que mas quería en el mundo era que Miguel me metiese sus dedos, me importaba poco o nada que mi padre estuviese sentado a mi otro lado.

Miguel se pasó cinco minutos masajeando mi coño sobre mis braguitas. Como el no tomaba la iniciativa de masturbarme en condiciones, decidí ser yo quien diese el siguiente paso.

Aparté su mano de mi coñito y me quité las bragas. El volvió a meter su mano dentro de mi falda. Masajeaba mi coño pero no me metía su mano dentro.

Eso no paraba de encenderme y ese antojo que tenía de sexo hacía que no parase de comer palomitas del paquete de palomitas de mi padre. De repente sentí que dentro de ese paquete de palomitas había algo raro.

¡¡INCREIBLE!! Manoseé bien ese elemento extraño. ¡NO ME LO PODÍA CREER! Mi padre había agujereado el paquete de palomitas y metido su polla en el.

Mi mente iba explotar, estaba super encendida y ya no podía mas. Saqué la mano de Miguel de mi falda y me levanté.

_¿a donde vas hijita? –me preguntó mi padre

_al baño

_pero si acabas de ir al baño hace quince minutos

_pero ahora no voy al baño del cine, voy a al baño del centro comercial –le dije desafiándolo con la mirada

Me levanté para salir de la sala, antes de salir de ella pasé por la última fila donde mi hermano y mi madre estaban sentados totalmente desnudos pero no me paré a mirarlos.

Salí del cine hacia el baño y me encerré en el mismo que lo había echo antes.

Una vez en el baño me desnudé totalmente. Fue cuestión de minutos que una polla apareciese por uno de los agujeros. Era la misma polla de antes, el pollón de mi padre, ahora totalmente erecta.

Me acerqué a esa polla, la agarré con mi mano derecha y me quedé unos segundos pensando, esperando que mi conciencia evitase lo que iba a pasar pero mi conciencia no dijo nada.

Me puse de espaldas al agujero, coloqué mi culo en pompa y la polla en la entrada de mi coño. Solo me hizo falta un pequeño movimiento para que esa polla entrase en mi coño.

_OHHMMMMMMM ,ufffffffff –grité yo al meterme prácticamente la polla entera

_ohhh, siiiii, ¿te gusta perra? –escuché decir a mi padre desde el otro lado

_uummm siii mucho, dame mas, dame caña

Mi padre me follaba violentamente por aquel agujero, esa polla era la medicina que necesitaba en ese momento.

Me encantaban las envestidas de la polla de mi padre, era muy violento. Querría que ese momento no terminase nunca pero nada es eterno.

_OHHHGG SIIIIII DAME DAME –gemía yo

_dios, ohggg ufff ¡que coñito! Me voy a correr OHGGG

_AHGRRRR CORRETE DENTROOO

_TOMAAAAA OHHHHHHHHHHHHHHH

Notaba como el semen de mi padre entraba en mi coño y me encantaba.

Mi padre dejó de correrse y sacó su polla de aquel agujero.

Tras unos minutos me vestí y me volví al cine. Ya todos estaban otra vez en las butacas, yo me senté en la mía, al final la película no era tan mala.

Después de la película volvimos a casa en nuestro coche y Miguel también venía a nuestra casa en su coche para cobrar sus honorarios. En el coche todo era normal, yo empezaba a arrepentirme de lo que había echo y tenía la esperanza de poder negar con credibilidad lo que había echo a través del agujero.

Llegamos a casa y yo me sentía sucia, así que fui a darme un baño. Me duché mientras de mi cabeza recordaba todo lo vivido.

Me estaba duchando cuando alguien abrió la puerta del baño y la cerró.

_¿quién anda ahí? –pregunté desde la ducha

_soy yo –dijo mi madre- ¿te queda mucho para acabar?

_un ratito –le respondí

_pues me ducho contigo –dice mi madre abriendo la mampara de la ducha y entrando completamente desnuda

Nuestra ducha en grande así que no nos molestábamos para ducharnos. Al rato se escuchó entrar a alguien el baño que dio un golpe a la mampara con un martillo haciendo un agujero y posteriormente otro golpe para hacer otro agujero.

Y por esos dos agujeros aparecieron dos pollas, una era la de mi padre y por lógica otra era la de mi hermano.

Mi madre se puso inmediatamente de rodillas y empezó chupar la polla de mi padre mientras con una mano masturbaba a mi hermano.

Yo intentaba poder con la tentación pero era imposible. Me puse de rodillas, aparté la mano de mi madre de la polla de mi hermano y me la metí en la boca.

_glup…glup…glup –eran los sonidos que emitíamos mi madre y yo

Estuvimos un ratito chupando aquellas pollas hasta que las sacaron de los agujeros y abrieron la mampara. Tras ella mi padre y mi hermano totalmente desnudos.

_¿podemos ducharos con vosotras? –dijo mi padre

_mmmm no se –respondió mi madre con tono juguetón

_se lo he recetado yo –dijo Miguel entrando por la puerta con su impoluto traje

_pues pasad mientras yo voy a pagarle a Miguel por su trabajo –dijo mi madre

Mi madre salió de la ducha mientras entraban mi hermano y mi padre. Se colocaron uno a cada lado mía tocándome mis pechos y mi culo. Yo giré mi cabeza hacia mi padre y le di un morreo y después hice lo mismo con mi hermano.

Mientras mi madre estaba tirada en el suelo del baño abierta de piernas. Miguel también estaba en el suelo y su cabeza se perdía en el coño de madre.

_ohhh Miguel, cóbrate lo que te debemos –decía mi madre mientras Miguel le comía el coño

_lapsss, lapsss, siii, lappss

_ohggg, que bien manejas la lengua cabrón

Tras un rato besando con mis familiares más directos, mi padre se colocó en el suelo de la ducha con su polla apuntando al cielo. Una polla que quería volver a sentir dentro de mi coñito.

Me coloqué encima de mi padre, que me introdujo otra vez su polla y empezó a follarme.

_¡¡Ohhhh SIIIII!!!! PAPÁA métamela hasta el fondo ¡¡QUE PLACER!!

_¡¡¡Uffff….. que guarra eres hija!!! Y que tetas tienes… te voy a arrancar los pezones

_¡¡AHHHHH!!! ¡¡¡¡UMFFFFF!!!! Me gusta ¡ME ENCANTAAA!!!

Fuera de la ducha, Miguel estaba sentado en el retrete mientras mi madre estaba de rodillas entre sus piernas chupándole la polla.

_ohhhh… siiiii, que bien la chupas, joder con la maduritaa

_glup… gluppp…glupp

Mi padre seguía follándome pero yo no sabía nada de mi hermano. Giré la cabeza y mi hermano estaba detrás de mi masturbándose.

_no te quedes ahí parado, tengo mas agujeros –le dije a mi hermano que se acercó con su polla a mi boca

_Ohhhhh… no me refería a ese agujero hermanito

Mi hermano captó la indirecta y se puso detrás mía. Primero lubricó mi agujero del ano con su saliva y después me metió su polla en mi culo.

_Ahss…ufff..ufff –resoplaba yo mientras entraba la polla de mi hermano

_OHhhh hermanita, eres el sueño de cualquier hombre, te quiero ¡ohhhhhh!!

_¡ahhhng.!! ¡ohhhhh!!! Tenéis mis agujeros llenoss ¡UMMMMMM!!!

Mientras tanto Miguel seguía sentado en el retrete pero ahora mi madre estaba sentada sobre el. La polla de Miguel se perdía dentro del coño de mi madre que se movía como una profesional.

_¿queee? ¿te gusta como te estoy follando el chochete?? –decía Miguel a mi madre

_¡joder! ¡me encanta!! Siiii OHHHHHGG

Mientras tanto yo ya no podía mas, mi excitación había llegado a su nivel más alto.

_¡¡OHHHHHGG DIOOSSSSSSS!! ¡ME CORRO! ¡ME CORROOOOOOOOOOO!! MMMMMMMMMMMMMMMMUMMMMM SIIIIIIIIIII, ¡ME CORRO SOBRE TU POLLA PAPAAAAAAAA!!! AHMMMMMMMMMMMMMMFGGGG

Fue cuestión de segundos que cayese desplomada sobre el pecho de mi padre. Mi hermano sacó la polla de mi culo y mi padre hizo lo mismo dejando descansar.

Tras un minuto recuperando el aire, abrí los ojos y allí estaban en medio del baño. Mi madre de rodillas en el suelo mientras los tres hombres se corrían en su boca.

Tan pronto como acabaron de correrse, me levanté y me dirigía a Miguel.

_¿crees que mis padres necesitarán mas sesiones como esta?

FIN

Han eliminado mi página de Facebook por contenido inapropiado, pero ahora pueden seguirme en mi blog  http://elprostibulodepaula.blogspot.com.es/

Cualquier autor que desee publicar sus relatos en mi blog solo tiene que decírmelo y yo estaré encantada.

Además pueden seguirme en mi Twister @paulalaloba

Y si desean decirme algo envíenme un correo electrónico a paulalaloba@live.com

Paulalaloba

HistoriasDeSeduccion.com (Amor Filial) © Paulalaloba (paulalaloba@live.com)