RADIOS
DIGITALES

Radio Era

Radio Country

Radio Sofi

Radio Latina

Radio Tren de Medianoche

Radio Clásica

***

 

Visite nuetra
PAGINA
ASOCIADA

www.erotismo.cc

***

 

Encuentro ocasional entre personas.

Ver los avisos

Publicar un aviso

 


El consuelo de la viuda del coronel

Mery ha quedado viuda hace pocas semanas, tras la muerte de su difunto marido, un coronel britanico, y está desconsolada por su incierto futuro, pues es una mujer ya algo madurita de casi 40 años, y además con un hijo, su pequeño Tim...

Capítulo I

   El consuelo de la viuda del coronel.

        Escena primera: El hombre de la casa.

 

 

Este relato está basado en la Época Victoriana, así qué quien conozca algo de esa época entenderá mejor algunos detalles qué aparecen en el relato. 

 La palma de la mano de él está pegada al inhiesto pecho de su madre, qué sube y baja al ritmo de su agitada respiración.

   Mery solloza desconsoladamente dejando escapar entre los labios alguna queja sobre que va a ser de ella ahora, de una vieja de 36 años. Mery está llorando desconsolada manteniendo en una de sus manos un pañuelo de algodón, mientras en la otra mantiene la mano de su pequeño Tim.

 

   Tim esta por una parte apesadumbrado por el estado de ánimo de su madre, y por el otro se siente algo "sucio" de sentirse excitado de sentir en la palma de su mano el firme pecho de su madre, aunque no se siente demasiado sucio, por qué disimuladamente está apretando su palma de la mano contra el inhiesto pezón de su madre.

   Mery está sintiendo la mano de su hijo, y lejos de apartarla la mantiene en su pecho e incluso la ha separado algo para permitir así que su salido hijo, disimuladamente por supuesto, acaricie su pezón excitado y duro como un garbanzo.

   En realidad Mery está sintiendo desde hace rato, algo parecido a una descarga eléctrica que ha recorrido toda su espalda hasta llegar a su excitada vulva, consiguiendo que una abundante cantidad de flujo humedezca su abundante y negra pelambrera.

   Tim roza con sus dedos el pezón de su madre, el cuál nota más duro a cada instante y que por la vaporosa tela que lo cubre, tiene la sensación de estar acariciándolo desnudo sin ninguna tela por medio.

   Él no se conforma con esta caricia y está dispuesto a llegar todo lo lejos que haga falta hasta conseguir sus propósitos...

   _Mamá yo er...no quiero verte sufrir así por papá. Tú no te mereces cómo él te ha tratado y dejado de lado durante años, por su pasión por el ejército y por otras mujeres...

   _Tim hijo...no debes hablar así él era tu padre y aunque quizá es cierto lo que dices le debes respetar, está reciente su entierro y no sé qué va a ser de nosotros y de mí.

   Yo ya soy una vieja y es posible que tu padre te haya nombrado su heredero único, y no sé cuáles son tus intenciones con tu vieja y solitaria madre...lo veo todo muy negro hijo...

   _Mamá yo no quiero dejarte nunca quiero permanecer a tu lado, y tú no eres ninguna vieja.

   En ese instante levanta a su madre del sillón y él se levanta a su vez, dejando entrever a su madre la terrible erección que está sufriendo por el manoseo del pecho de ella.

   Mery no puede creer el enorme bulto que luce su "pequeño Tim", que la atrae hacia sí, y la aprieta contra su pecho como intentando aparentar que la quiere hacer sentir arropada y protegida.

   Los inhiestos pezones que parecen querer romper la tela se clavan en el pecho del hijo, qué aprieta a su madre contra él, clavando el bulto de su dura verga contra el vientre, haciéndola sentir en su totalidad la dureza de su erección, dándole a su madre la sensación de que va a poseerla de un instante al otro.

   Tim siente el calor del pubis materno en su acerada verga, haciendo que ésta vibre y pulse como si tuviera vida propia.

   Mery por su parte siente que no controla su caliente vulva y siente como el flujo humedece más cada vez sus ya húmedas bragas o pompones.

   La mirada de Mery no puede disimular la lujuria que le provoca su pequeño con su forma de abrazarla, aunque no sabe si en realidad lo hace queriendo por un deseo sucio cómo el de ella, o es por un amor maternal. En cualquier caso Mery siente como le arde la cara y no sabe hacia dónde mirar, por miedo a que Tim se dé cuenta de lo que provoca en su madre.

   _Mamá tú eres para mí muy importante y jamás voy a dejar que te falte de nada, quiero darte todo lo que necesites, absolutamente todo, y más de una chica estaría celosa de tener el físico que tú tienes, eres una mujer atractiva y sensual...eres mucho más guapa que la mayoría de mujeres que conozco.

   Mery sintió que su sexo se humedecía por momentos e intento frenar al bueno de su pequeño Tim.

   _Hijo...s...soy tu madre no puedes decirme estas cosas, aunque reconozco que me halaga que un joven tan apuesto como tú, aun me sigua encontrando atractiva como dices...aunque creo que lo dices por qué soy tu madre nada más...

   En ese instante aprieta más a su madre contra el aunque esto era ya difícil, y Mery siente latir el duro miembro de su vástago contra su húmedo sexo. Cómo si no hubiese ninguna barrera entre su caliente vulva y la verga invasora.

   _Te equivocas madre...voy a cuidarte y protegerte, si mi padre me ha dejado cómo su heredero nada va a faltarte, voy a vivir contigo a tu lado, si es que tú no me hechas de tu casa.

   _Tim jamás podría hacer algo así, es posible que incluso esta casa sea tuya, y sea yo la que deba marcharse, además debes casarte dentro de un mes y no podemos aplazar tu boda con Beth, vas a ser muy feliz con ella...

   _Mamá ojalá Beth se pareciera más a ti, quiero vivir contigo y con Beth en esta casa, no hay más que hablar, quiero ser el hombre de esta casa y que nada te falte, nada ni nadie nos va a separar.

   Seguro que más de un hombre me envidiaría de tener una hermosa mujer como tú así abrazada como te tengo a ti.

   En ese instante besa a su madre dejando por unos instantes sus labios en la comisura de los labios de ella, haciendo que Mery arda de deseo y lujuria, pero sin apartar la cara.

   _Tim...Y...yo hijo, ¿De verdad estás dispuesto a cuidar de tu vieja madre y a procurar que nada me falte, como dices?

   _Sí mamá desde hoy voy a cuidar de ti como debería haberlo hecho papá, es lo que más deseo.

   Nuevamente vuelve a besar a su madre de igual manera y Mery se deja besar igual, sintiendo aun más cerca de sus labios los de su hijo.

   Mery jamás ha sentido tanta excitación, pasión y lujuria como la que recorre cada poro de su piel en estos instantes, quizá por ello se atreve a hacerle una proposición que ha deseado durante mucho tiempo.

   _Tim tú ¿Harías por mí cualquier cosa que yo te pida? ¿Si te dijera que me siento desconsolada por la pérdida de tu padre, me ayudarías en lo que sea necesario para hacerme sentir menos sola y desdichada por su muerte?

   _Cualquier cosa que me digas mamá no lo dudes ni un instante.

   _Tim me ayudaría mucho que durante un tiempo, hasta que logre superar la dolorosa perdida de tu difunto padre, durmieras con tu vieja madre... ¿Crees que podrías hacer este sacrificio por mí?

   _Ma...e...mam...á ¿Estás seguro de lo que me pides, es eso lo que quieres en serio?

   Sí, necesito no sentirme sola por las noches y notar que tengo alguien a mí lado, pero si te da cierto pudor dormir con una vieja como yo...lo entenderé.

   Mery está tejiendo su tela de araña para pervertir y atrapar a su pequeño, sin sospechar del todo que está a punto de hacer realidad lo que más ha deseado su espabilado y atrevido hijo, desde hace muchos, muchos meses.

    Al oír a su madre no puede dar del todo crédito a lo que acaba de oír.

   _Bien hijo ¿Has tomado ya una decisión sobre lo que te acabo de decir?

   _S...sí mamá he tomado ya una decisión.

   En ese instante suelta a su prisionera madre de su apasionado abrazo, como si despertara de un sueño erótico.

   _ ¿Y bien Tim...?

   _Dormiré contigo todo el tiempo que tu necesites mamá, no te preocupes.

   En ese instante Mery gira sobre sus talones y sale del salón moviendo sensualmente sus caderas, como tratando de llevar la atención de su hijo sobre sus nalgas, cosa innecesaria por qué sabe que su hijo tiene auténtica debilidad por esa parte de su anatomía.

   Y por otro lado el rostro de Mery no puede disimular, de ahí ese rápido giro, la satisfacción de saber que su trampa, ha funcionado a la perfección y que por fin va a poder tener a su deseado hijo en su misma cama, con la excusa de estar consternada por la muerte de su difunto marido, cosa que en realidad no le ha preocupado ni un ápice.

   Lo que quizá no sospecha Mery pero que hace poco tiempo ha constatado y de qué manera...es que su pequeño, no es tan buen chico e inocente como ella creía. Desde la escena en el sótano, cuándo no pudo evitar...ni quiso evitarlo ver a su hijo penetrando, como un animal a Peggy, la sirvienta que tiene un cierto parecido con ella misma, no ha habido día en que no recuerde el grosor y tamaño de la herramienta de su hijo, haciendo que se encienda cada día más el deseo impuro y la lujuria por su pequeño Tim.

   Después de la conversación con su hijo, Mery da las oportunas órdenes para que no sean molestados ni ella ni su hijo, hasta después de haber bajado a desayunar, hasta recibir nueva orden en sentido contrario.

   Así Mery se asegura de que nadie del servicio sospechara nada, aunque sabe que nadie se atreverá a hablar nada de lo que vean u oigan, pero de esa manera guardan las apariencias.

   Esta primera noche siguiendo las órdenes de su madre, se tumba un rato en su habitación hasta que ella le ordena que vaya a su alcoba.

   De esta manera parecerá que ha dormido en su cama, y nada hará sospechar lo contrario.

   En estas fechas en Londres está teniendo lugar una extraña ola de calor, inusual para esta latitud lo que hace que una gran parte de la población, vista ropas más de pleno verano que no de la primavera.

   Nunca ha habido en Londres un junio tan caliente como el de este año, esto hace que en general todo el mundo vaya un tanto acalorado, los ánimos estén más alegres y dispuestos para retozar, más de lo que suele ser habitual, en el frío y fresco Londres.

   En el momento que entra en la alcoba de su madre, su respiración esta agitada y no pierde un momento para meterse en la cama, que durante tantos meses o años ha sido el centro de sus más inconfesables fantasías.

   Tras unos instantes y tras recuperar la tranquilidad, Tim se estira en el centro de la cama acariciando las sabanas, intentando tocar algún rastro de la piel de su madre.

   Su imaginación vuela y a los pocos segundos siente que algo no va bien, y se siente enrojecer por instantes.

   Dirige su mirada hacia el interior de la cama, y levantando las sabanas constata que su miembro, está aumentando por instantes como pocas veces lo ha sentido nunca.

   Sin darse cuenta empieza a acariciarlo, y las leves caricias se convierten en pocos segundos en toda una masturbación, dando pie a que aparte las sabanas y se masturbe abiertamente con todo el miembro a la vista, su mano aprieta lenta pero intensamente la verga hinchada, sin poder evitar que de sus labios escape algo que el deseo más morboso está fabricando en su mente_...Mamá...

   Mery en esos instantes acaba de cambiarse y tras ponerse una transparente combinación, aun más vaporosa y ligera que el vestido que ha llevado esa tarde, se pone por encima una bata y se dirige hacia su alcoba.

   Hace unos instantes se ha mirado y se ha sentido extraña, por qué ha notado su sexo extrañamente húmedo, y al pasar su mano ha constatado que efectivamente su vulva, está excitada y dilatada, además de muy húmeda.

   Sabe cuál es el motivo de su excitación, pero no puede entender cómo es posible que sea una madre, tan perversa y tan pervertida que no puede evitar que su cuerpo reaccione así, por saber que su hijo está esperándola metido en su cama.

   En el instante que está a punto de abrir la puerta, Mery ve a su hijo o mejor dicho la enorme herramienta de este, oscilar entre la mano como si estuviera viva y dejando escapar alguna gota de líquido pre seminal, por la excitación y la inminente eyaculación.

   Los ojos de ella observan atónita sin perder detalle de la verga, como aprendiendo de memoria su forma, tamaño, grosor, sus labios permanecen levemente separados y su sexo deja escapar unas gotas de flujo, por el espectáculo al que está asistiendo.

   Sin hacer ningún ruido da unos pasos atrás y carraspea como si fuera a toser, dando tiempo al bueno de Tim de guardar su hinchado y excitado miembro.

   En el instante que Mery llega a la altura de la cama, ve a su hijo que se hace el adormilado, y se alegra de que así sea por qué se nota el liviano body muy húmedo y pegado a su caliente sexo.

   El body aun siendo negro es como si no llevara nada encima, puesto que es de una gasa muy fina que deja translucir absolutamente todo lo que hay debajo de la tela.

   Con los ojos medio cerrados observa como su madre se desprende de la bata, y mira el culo rotundo y respingón de su madre que da la sensación de no estar cubierto por tejido alguno.

   Al meterse en la cama Mery siente que su corazón se le va a salir por la boca de un momento a otro.

   Tras unos instantes de tensión y silencio pesados, es ella quien lleva la voz cantante.

   _ ¿Estás bien hijo, no te sientes mal por estar con tu madre aquí en mi cama? No quiero que lo pases mal por mi culpa.

   _No mamá...estoy bien no te preocupes, me gusta poder estar cerca tuyo y cuidar de ti, quiero ser el hombre de la casa, ya te lo he dicho.

   Él se giro hacia ella y le dio un beso de buenas noches en la mejilla, pero como en la tarde muy cerca de la comisura de los labios.

   Al aproximarse a su madre, su duro miembro se aprieta contra el muslo de ella quemándola el contacto y encendiendo las mejillas de ella y algo más...

   Ella gira sobre sí misma y le da la espalda, echando levemente el culo hacia él.

   Tras unos minutos muy largos toma una decisión que a Mery, le confirma que su Tim no es tan inepto como ella ha supuesto.

   _Mamá tengo mucho calor... ¿Te importa si me quito el calzón? Es que no consigo dormirme, yo aunque nunca te lo he comentado antes...tengo la costumbre de dormir sin el...

   _Oh... es eso...er n...no hijo claro que no me importa. No tienes por qué preocuparte por eso, es cierto que hace calor, yo misma me he puesto un body muy fino por eso mismo.

   _Gracias, que por cierto tu body es si me lo permites muy bonito mamá.

   Mery siente que su boca se queda sin saliva, no sabe que decirle a su pequeño.

   _Este...sí hijo, bueno en realidad casi nunca me lo había puesto antes.

   Lo cierto es que Mery se lo había comprado hacia poco, y precisamente con la idea de utilizarlo para atraer la atención de su hijo, pero eso ella no iba a decírselo.

   _Mamá ¿Que tal estas te sientes mejor conmigo así cerca de ti?

   _S...sí hijo la verdad es que sí me siento mejor contigo cerca mío.

   _Yo también me siento bien de cuidar de ti y tenerte así cerca, te quiero mucho mamá, de verdad.

   Se acerca más a su madre y le pasa una mano por su cintura dejándola caer encima del vientre materno.

   El miembro cada vez más duro se apoya contra las casi desnudas nalgas, que parecen recibirlo con deseo por lo apretado de los cachetes, que parecen querer agarrarlo.

   _ ¿Mejor así mamá...o quizá te molesto al estar más cerca de ti?

   Ella siente que la verga de su hijo le está quemando las nalgas, y su sexo no puede estar más húmedo de lo que ya está.

   Realmente está sorprendida y sofocada del atrevimiento de su pequeño Tim, aunque realmente su vulva le esté diciendo otra cosa muy distinta, sentir ese intruso incrustado entre sus nalgas la está poniendo caliente y excitada por momentos.

   _Oohh...hijo...n...no me molestas solo que no pensaba que te sintieras así de atento conmigo, en realidad me...gusta sentirte así.

   Mery creyó que ya no sucedería esta noche nada más, y cuándo ya estaba  casi dormida se volvió a sorprender al sentir como la cabeza del duro miembro de su hijo, se aprieta esta vez entre sus muslos intentando abrirse paso entre estos.

   Tim se ha acercado más a ella sin que se diera cuenta y tiene su rostro entre su melena negra, no sabe si está despierto o lo hace en sueños.

   La dura y gruesa cabeza quema sus muslos, que siente como se humedecen por las gotas de flujo sensual que deja escapar su hambrienta vulva, realmente Mery está excitada como nunca y no puede evitar dejar escapar un leve gemido por la calentura que la embarga_...Aagg..._

   Mery permanece atenta y siente la presión del lujurioso invasor, siente que no quiere evitar que ese duro miembro que tanto la excita acaricie sus muslos.

   El calor del glande de su hijo pegado a los labios de su sexo, la está torturando haciendo que no pueda evitar mojar con su flujo, la fina gasa y el miembro.

   Sin darse cuenta Mery separa los muslos, y así permitir al invasor que pueda rozar más su caliente vulva.

   Tim más hábil de lo que su madre cree se hace rogar, y comprueba como ella al notar que el invasor no penetra la barrera de los muslos, empuja imperceptiblemente sus nalgas buscando la verga que la está quemando de pura lujuria y morbo.

   En ese instante Mery siente como la cabeza hinchada y caliente del vergajo, roza los labios de su sexo y sigue hasta aparecer unos centímetros por delante de sus muslos, ella no desaprovecha el atrevimiento de su Tim, deja su mano próxima a la vulva, para así acariciar la caliente carne en cada envite.

   Mery no puede evitar pensar en palabras obscenas mientras siente la verga de su hijo... (Culo, coño, polla, follar)...rozar los labios de su húmeda vulva, solo cubierta por una insignificante gasa empapada del flujo de su caliente y deseosa cueva.

   Tim tiene su cara entre el cabello de su madre, lo huele excitándose aun más todavía, después de sentir como ella ha empujado su culo contra él, buscando el contacto de su duro mástil. Y acariciando con disimulo su verga al aparecer entre sus muslos, para notar lo dura que está.

   Ahora embiste los muslos de su madre, pero haciendo que su duro tronco roce sobre todo los labios del sexo, que no deja de manar flujo a cada embestida.

   Mery al sentir la verga rozar más su sexo, no puede evitar sollozar y gemir de placer, al notar la verga de su Tim así de dura, rozarla con esa intensidad y descaro..._Oogg...mmm...oohh...ssíí...aahh...aahh...

   Nunca ha estado Mery tan caliente como lo está en estos momentos y no puede evitar que su mano, acaricie la dura y palpitante cabeza al verla aparecer entre su húmeda y oscura pelambrera, como si en realidad la estuviera poseyendo.

   Siente el calor del tronco de carne, que le quema los labios de su vulva en cada envite, como su sexo humedece lujuriosamente la verga de su pequeño Tim...

   Jamás se ha sentido tan cercana al orgasmo, tan excitada ni acariciada así con esa lujuria que esa verga, tan descarada la está llevando a unos niveles de perversión y morbo nunca sentidos.

   Mery decide soltar los corchetes de su liviano body, que la impiden sentir directamente la ardiente piel de la verga incestuosa, entre los labios de su vulva hambrienta y húmeda.

   En ese momento Tim, al notar que su madre ha soltado los corchetes que cerraban el body en su entrepierna, gime de gusto llamándola morbosamente, mientras libera los pechos fuera de la tela y titila los pezones duros e inhiestos de excitación.

   _ Aahh...oogg...mamá...aahh...

   Ahora embiste a su madre más fuerte procurando, que ella note más como la cabeza de la verga le roza sus abiertas ninfas.

   Mery al oír como la llama perversamente su hijo, y sentir sus manos liberando y acariciando sus pezones con esa lujuria, atrae hacia ella su hijo acariciando su nuca contra su melena, con la otra acaricia morbosamente el mástil de carne que le quema su sexo incestuoso, lo aprieta contra su sexo sintiendo como laten al unísono vulva y verga.

   _Oohh Tim...nadie me ha hecho sentir así...coge así mis pezones hijo...aagg...me quemas con tu caliente verga...ah...ah...consuela a mamá

   _Mamá...tienes unos pechos preciosos y siento tú...tú...

   _Dilo hijo no te de reparo...tu qué...

   _Aagg...tienes tu vulva muy caliente y húmeda, la siento quemar mi verga.

   _Sí hijo tú también me quemas con tu caliente verga, nunca tu padre me hizo sentir tan bien como tú...

   _Mamá quiero lamer tus pezones...quiero chuparlos y morderlos.

   En ese instante sin esperar respuesta de su posesiva madre, ensaliva y choca su lengua contra el duro pezón.

   Mery siente que su sexo se humedece con cada caricia de la lengua, que la tortura provocándole un placer sexual, su temperatura sube por instantes.

   Su mano aprieta la verga dura y caliente contra su sexo abierto, se acaricia su excitado clítoris repetidamente con el hinchado y duro glande de su hijo.

   _Sí hijo muerde los pezones de tu madre así...aagg... ¿Quien te ha enseñado a chupar así...? Oohh...hijo tu...tu...

   Ahora es ella la que siente que la lujuria y el morbo, la hacen dudar de cómo llamar, a ese trozo de carne dura y caliente que la hace perder el sentido, con el cuál Mery está rozando su clítoris y los labios abiertos de su vulva, cómo si los pintará de vicio y depravación...

   Tim la incita a que hable más sucio y le diga morbosamente lo que ella tanto desea.

   _ ¿Mí qué mamá...? Dímelo como deseas decirlo...

   _Oohh...hijo me quieres hacer que pierda el dominio...eres un pequeño pervertido...ssíí tu lengua cariño...mmm, chupa mis pezones así aahh hijo que perverso eres con tu madre...

   _Dilo mamá...sé que lo deseas...aagg tu vulva está abierta esperando mi polla dura y caliente...Oogg... me quema tu coño mamá...

   _Hijo...aagg que vicioso eres...pero sí, aagg...necesito que acaricies mí coño así con esta polla tan dura...oohh, lo has conseguido.

   _ ¿Solo quieres eso mamá...aagg...que acaricie tu sucio sexo así con mi dura polla o deseas algo más?...mmm oh mamá que caliente estás.

   _Ooh hijo que perverso ¿Realmente quieres que tu sucia mamá te lo pida? lo que tanto deseo...

   _Si mamá quiero oírtelo decir...aagg...me encanta como acaricias así tus hinchados labios con mi dura cabeza...mmm Oohh que rico mamá...

   Mery está llegando a unas cotas de depravación difíciles de imaginar por ella misma.

   Su sexo no puede mostrarse más húmedo y abierto de deseo por sentir dentro de ella la verga de su hijo, no esperaba que el bueno de Tim la pudiera hacer sentir tan sucia y lujuriosa como se está sintiendo.

   Mery acaricia con maternal vicio y morbo la dura verga de su hijo, que no pierde su dureza por el trato que recibe.

   _Hijo...penetra a tu sucia mamá con tu dura verga...y...yo te necesito dentro mío...hazme tuya no puedo esperar más.

   _Me gustaría que la llamaras más sucio como lo hice yo hace un instante, hazlo mamá vamos...

   Mery no se hace rogar más pues su sexo es una fuente de flujos cálidos, que espera con sus labios abiertos al incestuoso invasor.

   _Tómame hijo...haz tuya a mamá con tu dura polla, consuela a tu madre como tú sabes que lo necesito.

   Mery de escucharse hablar así de sucio y vulgar, siente que su vulva rezuma más flujo, ella misma guía con su mano la dura verga de su hijo, apoyando el glande en sus abiertos y excitados labios menores.

   _Oohh mamá, como he deseado este momento durante tanto tiempo.

   _Empuja no me hagas sufrir...mete tu polla a tu sucia madre.

   _Sí mamá tómala toda entera...así en tu caliente coño...aagg... ¿Así la quieres sucia y viciosa mamá?

   Sin dudarlo penetra a su madre de una profunda embestida, penetrando el duro mástil en su totalidad, haciendo que su madre lo sienta en lo más profundo de su sexo.

   Mery siente que las sucias palabras de su hijo, lejos de hacerla sentir ofendida la encienden aun más si ello es posible.

   El resultado es que la consigue excitar hasta cotas increíbles, haciéndola gemir y sollozar, sin controlar que palabras soeces y sucias le dice a su hijo, sintiéndose arrastrada en una bacanal de perversión e incesto.

   _...Aagg...me estas pervirtiendo con tu forma de hablarme...ah, ah, ssíí hijo así la quiero, oogg...como te siento dentro de mi coño...métesela toda a tu sucia mamá...así, así, aagg... no pares de hacerlo ...estamos cometiendo incesto.

   Aahh...sí, háblale sucio a tu mamá...oh, oh, como siento tu polla llenarme toda, que dura y gorda la siento...oogg...ssíí...no pares.

   El sexo de Mery aprisiona con autentico placer y lujuria el duro musculo, que la penetra sin prisa como queriendo hacerla sentir más su grosor y dureza.

   Tim está sintiendo más placer del que jamás ha imaginado que podría sentir, nota como la vulva de su madre, se cierra con espasmos lujuriosos sin dejar de rezumar flujos empapando su verga en cada embestida.

   _Mamá...aagg tu coño no deja de humedecer mi polla y apretármela muy fuerte...oohh...sí tómala toda entera...siento tu coño muy caliente y suave.

   Que caliente y sucia eres mamá...aagg...sí toma mi polla  así toda dentro...así, así, así...oogg que dura y gorda me la has puesto, que bien te follo mamá, oogg voy a correrme muy pronto si me sigues apretando así la polla.

   Las palabras de Tim hacen que Mery se excite más y llegue al orgasmo sin control ninguno, encendiendo a su hijo morbosamente con palabras sucias, soeces, invitándolo a llegar juntos al orgasmo. Mery atrapa entre sus muslos a su hijo impidiéndole que pueda eyacular fuera. Llegando a un nuevo orgasmo al sentir como la quema por dentro con su abrasadora lava.

   _Ah...ah...ah...oogg que sucio eres hijo, me estas clavando tu gruesa polla...mmm, ssíí hijo, métemela así toda perver...tido.

   Tu polla...sí, me roza todo mí coño...ag...ag...ag...como me follas...¡¡FOLLAME CARIÑO!!...

   me voy hijo...mmm, no pares de metérmela que me voy...ahora...oh...

   oh...métesela más a tu sucia madre...me voy sí, así...sí...vente con tu madre...ag...ag...ag que bueno...yaaa...yaaa... ahora.

   _Mamá me voy contigo tómala toda dentro así...oh tu coño que rico, toma toda mi polla ahora me voy...oh me tienes cogido con tus muslos...ah que sucia eres...sí toma mi polla así, así, así...

   _Si...lléname con tu caliente leche...aagg...aagg...me quemas...oogg me voy otra vez...ah...que gorda la tienes si...métela así de rico en el coño de mamá...me voy otra vez...llena de leche a mamá...aah que bueno...

   _Sí viciosa...toma mi polla toda ah...ah... te lleno, tómala toda me voy yaaa...yaaa...toma mi leche caliente...

   _Oogg...sí tu leche...así me quema oogg me estoy viniendo más ag...ag...

   _Oh...sí que rico llenarte así...mmm, oh ha sido muy excitante, espero que no te arrepientas de lo que has hecho conmigo.

   _Puedes estar seguro que no voy a arrepentirme de nada.

   ¿Sabes que tu madre, te ha deseado durante mucho tiempo?

   Pero nunca creí que jamás fuera a cometer un incesto contigo, aunque lo he deseado muchas veces, ésa es la verdad.

   _Yo también lo he deseado muchas veces mamá, y te he espiado en alguna ocasión mientras te bañabas o recibías algún masaje.

   _Tim que pervertido eres hijo...has salido a mí en todo.

   _Sí mamá eso es cierto.

   Tras unos instantes de vacilación y mientras la abraza y la atrae contra él, la besa apasionadamente ahora sí jugando perversamente con sus lenguas, consiguiendo que el sexo de Mery vuelva a humedecerse de nuevo, aunque no haya dejado de estarlo.

   Mery vuelve a tejer más la tela de araña, esta vez asegurándose que su Tim aunque se case con Beth, no va dejar de ser suyo.

   Aunque para ello deba comportarse como una suegra pervertida y enamorada de su hijo, que es la realidad dicho sea de paso.

   Mery sabe que su amiga intima, además de prima hermana y futura consuegra, la madre de Beth, Victoria jamás creerá lo que le cuente sobre su especial relación con su hijo.

   Victoria es una ingenua moralista, que no puede si quiera imaginarse que tales perversiones puedan si quiera llegar a existir.

   _ ¿Tú crees que Beth entenderá que quieras cuidar de mí, consolarme, y que sigas durmiendo conmigo, una vez te hayas casado con ella?

   _Creo que Beth si me quiere debe entender por lo qué tu estas pasando mamá, espero sea comprensiva y atenta contigo.

   _Hijo espero no equivocarme pero creo que Beth, no te tiene demasiado afecto y de verdad no te molestes con tu vieja madre, pero esa chica no te merece hijo, tú vales mucho.

   Al oír a su madre la atrae más contra él y la besa en los labios, saboreando la lengua de ella que sale a recibirlo.

   En pocos segundos mete de nuevo la gruesa cabeza de su verga, entre los abiertos labios de la vulva materna.

   Mery acoge la dura y gruesa verga de su hijo, con lujuria y deseo contenido, facilitando la penetración disimuladamente a la vez que deja escapar una digna exclamación como de desaprobación, mientras empuja sus caderas para que la verga la penetre totalmente...

   _¡Tim...!...Oohh...oh...trátame con respeto...

   _ ¡Mamá!...mmm eres una viciosa...que estas deseando ser follada por mí de nuevo...y lo sabes, si Beth me quiere va a tener que aceptar que yo cuide de ti por un tiempo, y que durmamos juntos los tres en tu cama, es suficientemente ancha.

   Mery al sentir cómo le habla y la perversa y morbosa idea de su hijo, sintió que su vulva se humedecía como una cascada para recibir al incestuoso falo invasor, que la vuelve a penetrar profundamente, haciéndola sentir lujuriosa y perversa.

   _Aagg...aagg...ssíí...consuela a mamá así...ag...ag...ag... ¡Tim follame!

   _Tienes el coño muy húmedo y caliente mamá. Aahh...que justa entra...ssíí...me la aprietas mucho con tu coño...qué bien te follo así...sí, tómala toda assíí...mamá que buena estás...no pensé que te excitara tanto sentir cómo te penetro con mi polla...aahh...aaahhh...que placer me das...cógeme fuerte con tus muslos.

   Las encendidas palabras de Tim no hacen sino excitar y calentar más a su madre, aunque ella protesta queriendo hacerse la digna y negar estar tan excitada como él dice...Mery atenaza a su hijo por las nalgas con sus torneados y rotundos muslos,

   _Nooo...no es cierto lo que dices...Aagg...Aagg...no te la estoy apret...an...ah...ah...ah..., oogg ssíí...oogg...como la siento toda dentro...aagg...aagg...nunca me han follado tan así...de bien aahh...aahh...aahh...me estás haciendo perder el control, te siento llenarme toda...oh cariño...que placer me da que seas tú quien me folla así...ssíí...ssíí...¡FOLLAME MÁS ASSÍÍ...!

   _Oogg...mamá...sí, como me aprietas para que te la meta más, ssíí tómala toda...que rico sentirte así de caliente, me voy a correr...pronto...ah, ag, ah...

   _Me estas matando de placer hijo...Oh...Oh...más sí, no dejes de follar a mamá así, yo también voy a correrme cariño, oh como me quemas con tu grueso rabo, que salida haces que me sienta hijo...córrete dentro mío...ssíí, se te está poniendo más gorda...

   Aagg...sí métela hasta el fondo de mi coño...así...así...me corro Tim...Mmm, no puedo más...yaaa...yaaa... ssíí córrete hijooo...

   _Aahh...sí, me aprietas la polla al máximo...oh, oh, oh... me corro dentro tuyo mamá, mmm noto como me mojas la polla con tu flujo, toma mi leche mamá...sí, sí, sí,..tómala   toda...me corro yaaa...yaaa...

   _Ah...Ah...Ah...sí...tu leche...oogg...oogg... me quemas oohh...no pares de follarme...oogg...lléname así...así...me matas de placer con esa polla que tienes...,sí lléname toda...no paro de correrme...mmm, como rozas mi coño ladrón...que placer me das hijo...me tienes loca...oh que gusto me has sabido dar Tim...Te quiero.

   _Mmm...es increíble cómo me has hecho disfrutar mamá, me ha excitado la forma tan caliente en que me has rodeado con tus muslos...aahh, como me gusta follarte y ponerte muy caliente.

   _Haces que pierda el control hijo, no puedo evitarlo cuándo me hablas tan sucio, me pones muy caliente.

   Creo que es hora de dormir por qué si no, mañana no vamos a tener fuerzas para nada, y debemos encargarnos de tu boda con Beth, aun quedan muchas cosas pendientes.

   _Es cierto debemos organizar aun muchas cosas, buenas noches mamá que descanses.

   Tim se hecho al lado de su madre y le estampo sus labios encima de los de ella.

   Mery no rechazo el beso sino que abrió sus labios y acaricio con su lengua la de su hijo.

   _Buenas noches cariño, descansa de este agotador día para los dos. Mery busco con su mano el falo de su hijo, y lo cogió como si fuera de su propiedad, disponiéndose a dormir así, con la verga de su Tim bien cogida.

Azalais copyright ©

  

   Continuara...

Azalais

HistoriasDeSeduccion.com (Amor Filial) © Azalais (azalais2@hotmail.com)